Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿POR QUÉ LA AMBICIÓN LABORAL GENERA CULPA?

A María aún le funciona esa asociación culpabilizadora, según la cual, la mujer que es madre debe postergar sus intereses y 'sacrificarse' por los suyos. Por esta razón no buscó ayuda ni consiguió convencerse de que su marido podía hacerse cargo de los niños como ella. Aunque la teoría la tenía clara, en la práctica estaba llena de contradicciones.

 

Clara, sin embargo, había elaborado esa culpa que hace a muchas mujeres 'castigarse' en sus ambiciones y renunciar a aquello que excedía la labor de sus madres. Lucía continúa inmersa en ese discurso tradicional y recriminatorio hacia la mujer que tiene éxito, como si fuera culpable por no abandonar algo de lo que quiere.

La ambición se reconoce como un valor específico de la masculinidad, no de la feminidad, quizá porque cuanto más ambiciosa es una mujer menos dominable resulta. Con todo, es la crítica de ellas la que más molesta, pues en ella se ve reflejada la censura interna que la propia mujer se hace cuando traspasa ciertos límites.

El sacrificio de las ambiciones, cuando son lícitas y no hacen daño, lo paga la mujer con frustraciones y síntomas neuróticos, muchos de los cuales se resuelven en somatizaciones o depresiones. Nosotras nos hacemos cargo de muchas tareas imprescindibles para que la sociedad funcione.

El ámbito doméstico y la educación de los hijos todavía recae sobre sus espaldas en un alto porcentaje. ¿Pero deseamos ocuparnos de todo o son deseos impuestos porque han sido asociados a la identidad de la mujer?

El conflicto aparece cuando no sentimos lo que hacemos como nuestro, o cuando no somos capaces de reconocer nuestros deseos y hacernos cargo de ellos por miedo a ser 'castigadas' socialmente.

Sin embargo, es a esas mujeres que se arriesgan a la crítica de los demás a las que debemos la posibilidad de pensarnos de otra forma, con más expectativas que, simplemente, reducirnos al ámbito de lo doméstico.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar