Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL CAMINO HACIA EL EMPLEO

Cada vez más estudiantes buscan tener alguna experiencia laboral antes de graduarse. Muchos trabajan durante el verano, aunque sea en algo no vinculado con sus carreras. Las pasantías y los programas de jóvenes profesionales son buenas opciones. Consejos de los especialistas.

 

¿Cómo olvidar la ansiedad de los primeros días de vida escolar o las ilusiones que alumbraron aquel fulminante amor adolescente? Es casi imposible no recordar las emociones que entrañan las vivencias iniciadoras.

Pero hay una experiencia primeriza que para muchas personas no pertenece a la memoria, sino a un presente cargado de expectativas. Como sucede con aquellas que se lanzan a cruzar el umbral del mundo laboral que, a diferencia de lo que sucedía no tantos años atrás, son cada vez más jóvenes, según coinciden los especialistas consultados. Y no sólo por razones económicas, sino también por la necesidad de acreditar alguna experiencia, aunque sea mínima.

"Muchas veces, las empresas requieren jóvenes con experiencia laboral sin advertir que lo que tienen que valorar es el potencial de la persona", dice Verónica Albajari, responsable del área de empleos de la Asociación Mutual Israelita (AMIA). Y Paula Molinari, titular de la consultora Whalecom, explica: "Los jóvenes están valorizando mucho más el hecho de tener experiencias laborales tempranas por más que no sean de su futura profesión. Muchos aprovechan el verano para trabajar, y eso los favorece a la hora de ingresar en una organización porque ya tienen todo un aprendizaje hecho".

Lejos de ser un camino llano, la búsqueda del primer empleo requiere ante todo, y aunque parezca obvio no lo es tanto entre los más jóvenes, "tener en claro cuáles son las inclinaciones y aspiraciones de cada uno para saber adónde apuntar", según recomienda Martín Szurman, socio consultor de Emplear.

Una vez definido el horizonte, las dificultades del trayecto varían según el nivel de estudio alcanzado, las circunstancias y características personales. Aunque el terror a la página en blanco cuando hay que armar un currículum sin poder mencionar experiencias anteriores, porque no las hay o son muy escasas, es una valla casi segura. Una forma de compensar esa falta de información en el currículum es "destacar el nivel académico -detalla Szurman-, las habilidades personales para el deporte, el arte o mencionar los hobbies, por ejemplo, ya que permiten identificar algunos rasgos de la personalidad; además del dominio de idiomas y de herramientas de computación".

Frente a las entrevistas

Aquello de conócete a ti mismo es también un buen as en la manga a la hora de enfrentar las siempre inquietantes entrevistas de trabajo. Al no poder explayarse sobre los logros laborales, tratar de exponer con claridad tanto las capacidades como las áreas en las que a uno le gustaría desarrollarse ya es un punto a favor. Además, investigar en Internet sobre la empresa con la que se realizará la entrevista, para saber a qué se dedica, cuáles son sus productos, cómo está posicionada, permite incluir en la conversación algún bocadillo que puede ser diferenciador del resto de los candidatos. "Una recomendación: ser totalmente genuino, espontáneo, porque todo lo que uno tiende a falsear se nota. Otra, preparar el discurso, pensarlo, escribirlo, practicarlo, para saber qué se va a decir", aconseja Molinari.

Para intentar llegar al ansiado primer empleo, las vías son múltiples. Además de los avisos clasificados de los diarios, de las bolsas de trabajo que ofrecen muchas instituciones, de las pasantías y los programas de jóvenes profesionales instrumentados por las empresas, la Web también permite ingresar a las páginas de las compañías y las consultoras para enviar el currículum. Sin embargo, la red de contactos continúa brindando más oportunidades. Y para aprovecharla "es preferible no hacerlo de manera informal, hay que tratar de pedirles a los conocidos una entrevista en el ambiente de trabajo para anunciarles la búsqueda y dejar un currículum, porque de esa forma se comprometen más", sugiere Szurman. Pero si el éxito corona la búsqueda, queda aún pendiente el desafío de afrontar la adaptación al nuevo trabajo. Con el fin de evitar que esos días sean tan traumáticos, Molinari aconseja que "se preparen para las situaciones no ideales: suele suceder que cuando llegan nadie los atiende, no tienen escritorio ni computadora, o que el jefe se fue de vacaciones. Entonces, es bueno tomarse la primera semana para hacer un conocimiento del terreno, ya que uno entra en una organización en pleno funcionamiento, con lo cual hay que escuchar mucho y no tener miedo de preguntar todo lo que no se sabe. Y cuánto más rápido se entablen relaciones con los compañeros, más rápido se irá el estrés".

Equiparse con todos los conocimientos disponibles, además de las cuotas necesarias de constancia y optimismo, para no tropezar con obstáculos que podrían evitarse, aun en este frágil mercado laboral, parece ser el mejor paso para que la búsqueda del primer empleo no se convierta en un angustioso presente. Ni en un mal recuerdo, claro.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar