Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES

En estos últimos años se está produciendo en España un aumento de las patologías provocadas por una mayor exigencia en el trabajo. Entre estas enfermedades destacan el estrés, el "burn out" y el "mobbing" entre otras. Todas ellas tienen como consecuencia daños a la salud y sufrimiento psicológico: la baja autoestima personal, sentimiento de incompetencia e incapacidad laboral, ansiedad, depresión, insomnio, frustración, miedos al día a día, entre otros síntomas.

 

Definamos cada una de estas enfermedades:

Estrés
Es una enfermedad debida a una mayor exigencia y dedicación en el trabajo. Hasta hace unos años era una enfermedad vinculada a los ejecutivos, pero en estos últimos tiempos se ha generalizado a todos los niveles jerárquicos de la empresa debido en parte a las nuevas tecnologías y a una mayor competitividad en el mercado laboral.

Burn out
También conocido como alguien "quemado" en el trabajo. Es un tipo de estrés laboral que provoca el "chasco laboral", es decir, cuando pese al esfuerzo se ven defraudadas las expectativas personales de uno. También se encuentra bastante imposibilitado en el control o en la modificación de la situación laboral y de la puesta en práctica de las ideas.

Mobbing
También conocido como acoso moral. Se trata de comportamientos que tienen como objetivo causar daño a uno o varios trabajadores con acciones hostiles, ofensivas o humillantes, que se repiten de forma frecuente y constante en el tiempo. Al principio se trata de acciones sutiles y que parecen normales, con el paso del tiempo estas acciones se convierten en más frecuentes y más violentas consiguiendo aislar y debilitar a las personas que lo sufren.

Las estrategias de acoso moral pueden ser muy diversas: en un primer momento son actuaciones basadas en la indefinición de las tareas y condiciones de trabajo, falta de control y falta de apoyo social como, por ejemplo, dar demasiado trabajo o demasiado poco, dar los peores trabajos, dar tareas por debajo de la categoría profesional y trasladar al trabajador a un sitio aislado entre otras cosas.

En un segundo momento, se producen estrategias que tienen como blanco la intimidad y las actitudes, ideología o creencias de la víctima, como por ejemplo criticar o reírse de la vida privada, hacer que la persona parezca estúpida y dar a entender que tiene problemas psicológicos.

Finalmente las estrategias se convierten en comportamientos explícitos de violencia verbal y física, como por ejemplo hablar gritando o insultando, críticas permanentes de la persona y acentuar la importancia de sus errores y proposiciones sexuales.

Consecuencias
Los efectos para la salud de las víctimas pueden ser devastadoras como los demás casos derivados de la organización del trabajo, afecta a la salud de las personas mediante la interacción entre procesos fisiológicos y psicológicos de distinto tipo que cambian la personalidad de la víctima: emociones, ansiedad, depresión, apatía, sentimiento de fracaso, pérdida de la autoestima y puede provocar consumos de drogas, alcohol y otro tipo de adicciones. A todo esto se suman actitudes de desconfianza hacia el entorno que le rodea, problemas de inadaptación social. La excesiva duración o magnitud de la situación puede dar lugar a patología más graves, los efectos pueden llegar a ser irreversibles hasta el punto de tener que apartar a la persona del mundo laboral.

Es muy importante que la persona que padece este tipo de hostigamiento actúen poniendo estos hechos en conocimiento de los delegados de prevención en caso que hayan, a la empresa y en caso de no ser atendida ponerlos en conocimiento de la autoridad laboral, pero sobre todo ponerse en contacto con profesionales de la medicina.

Acción sindical
Cuando se tenga conocimiento del hostigamiento a algún trabajador, se debe proteger a la persona para que no siga sufriendo. Lo primero es saber si el trabajador se siente con ánimos de afrontar el problema estando en la empresa. En caso negativo, es recomendable coger una baja médica. Si el origen de la baja es por las condiciones de trabajo, esta baja debe ser catalogada como causa profesional, legalmente debe ser considerada como accidente de trabajo puesto que no está en la lista de enfermedades profesionales. El mayor problema radica en que quien debe reconocer este tipo de baja es la Mutua y generalmente no lo hace. Ante esta situación se deberá iniciar el proceso por el facultativo de la seguridad social para su reconocimiento como accidente de trabajo.

Que se reconozca la baja médica como causa profesional es prueba inequívoca de que el origen está en las condiciones de trabajo.

Si la empresa, después de que se haya intentado por la vía de la negociación corregir estas actitudes que dañan la salud de los trabajadores, continúa ignorando o permitiendo que pase, se deberá poner una denuncia de estos hechos en la inspección de trabajo.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar