Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿LA VIAGRA ES UN MEDICAMENTO O UN AFRODISÍACO?

La impotencia sexual o disfunción eréctil peneana, últimamente en boca de todos por la aparición de la Viagra (cuyo principio activo es el Sildenafilo), puede definirse como la incapacidad para conseguir una erección que posibilite el coito. Esta disfunción, que tan notablemente repercute en la calidad de vida de muchas personas, afecta (con severidad variable) al 15% de la población masculina de 40 a 70 años y al 52% de los mayores de 70 años.

 

La erección es un complejo fenómeno, determinado por la acumulación de sangre en el pene. Este órgano dispone de unos cuerpos cavernosos que, a modo de esponjas, están rellenos de celdillas. A través de las arterias les llega sangre que, en condiciones normales, es evacuada por el sistema venoso. Cuando el flujo de entrada de sangre y salida son similares y equilibrados, el pene se encuentra en situación de flacidez. Con los estímulos que activan el deseo sexual, las arterias y cuerpos cavernosos se relajan, entra más sangre y las venas son comprimidas contra las cubiertas del pene. Esto impide el retorno venoso; así, entra mucha más sangre de la que sale y el pene adquiere volumen y consistencia hasta llegar a la fase de rigidez que hace posible la relación sexual.

El Sildenafilo (la Viagra) es una medicación que ha creado grandes expectativas al evitar estos tratamientos. La vida sexual es clave para una buena calidad de vida en personas que por su edad, problemas vasculares u otras enfermedades, no disfrutan de relaciones sexuales frecuentes y satisfactorias.

No debe administrarse la Viagra alegremente, como si uno fuese a tomar un afrodisíaco. Es un medicamento, una sustancia activa que incrementa la liberación de sustancias relajantes y vasodilatadores a nivel no sólo del pene, sino también de otros órganos y vísceras por lo que puede presentar complicaciones y efectos secundarios en algunas personas. De hecho, y como se sabe, se han registrado muertes asociadas a la toma de este producto.

La Viagra hay que tomarla, siempre, bajo indicación del médico y después de estudiar el problema concreto de impotencia del paciente, tras realizar el diagnóstico correcto de su causa. Inicialmente, y según reza el folleto informativo de la Viagra, es adecuada para casi todos los tipos de impotencia, pero las respuestas pueden ser distintas y hay un porcentaje de fallos y de respuestas nulas al medicamento.

Para un uso correcto de la Viagra

CONSULTE SIEMPRE A SU MEDICO

Es un medicamento que ha generado muchas expectativas pero que tiene efectos secundarios y algunas contraindicaciones. No puede administrarse alegremente. Si la necesita, acuda a su médico, y expóngale el problema. Y si es necesario, hágase una revisión, hable con su pareja. Pero no la tome a hurtadillas, sin control.

No se debe tomar cuando se ingieren nitratos para tratar afecciones cardiacas.

La cimetidina y la eritromicina hacen que la concentración de sildenafilo (principio activo de la Viagra) en sangre aumente, por lo que si toma alguno de estos medicamentos hay que comunicárselo al médico. La dosis de Viagra debe ser menor a la normalmente prescrita.

Las reacciones adversas más frecuentes después de su ingestión son: dolor de cabeza (16% de los usuarios), bajada de tensión (10%), molestias gástricas (7%), congestión nasal (4%), disturbios visuales, se ve azul nublado (3%). Con menor frecuencia, se han registrado también diarrea, sarpullidos y mareos.

No han sido estudiadas las repercusiones de las combinaciones de la Viagra con otros tratamientos para la impotencia. Por tanto, no deben realizarse combinaciones.

Si tiene problemas hepáticos o renales, consulte con su médico.

Hay un incremento del riesgo cardiaco asociado a la Viagra, por lo que hay que hacer siempre una valoración cardiovascular antes de su toma.

No deben utilizar Viagra quienes sufren patologías del pene, como deformaciones, fibrosis u otras afecciones.

Quienes padecen algunas formas de leucemia o mieloma múltiple, que predisponen al priapismo (erección mantenida durante horas), deben abstenerse de tomar Viagra, al igual que quienes sufren de retinosis pigmentaria, ya que estas pastillas generan disturbios visuales.

Para el responsable de la Unidad de Andrología del Hospital Gregorio Marañón, Ignacio Moncada, «los estudios realizados con Viagra confirman el buen perfil de seguridad de este medicamento». Según dijo, no se ha diagnosticado ningún caso de rechazo grave por parte de los consumidores. «Los efectos secundarios son siempre leves y pasajeros: dolores de cabeza, trastornos gástricos, enrojecimiento de la piel, congestión nasal o visión borrosa».

Tres millones de pastillas de Viagra compraron los españoles en dos años

Las ventas de Viagra en España durante el año 2000 ascendieron a 15,45 millones de euros (2.571,8 millones de pesetas), lo que supone un incremento del 49,3 por ciento respecto a 1999.

Por unidades, las ventas de la píldora contra la impotencia de Pfizer han alcanzado las 468.900 unidades, un 46,7 por ciento más. Viagra tendrá, previsiblemente, dentro de unos meses un medicamento rival en el mercado fabricado por Abbott (Uprima), que ya ha recibido el visto bueno previo de las autoridades europeas, antes de su aprobación definitiva para ser comercializado.

La Seguridad Social financia en España algunos tratamientos para la impotencia, como las prótesis de pene o las inyecciones intracavernosas, pero no contempla la posibilidad de financiar Viagra. Lo contrario de países como Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca Austria o el Reino Unido, en donde sí se financia este producto.

«Si tuviéramos que dibujar un mapa sociológico del consumo de Viagra en España se podría decir que la zona caliente se encuentra en las dos grandes ciudades, Madrid y Barcelona, y en toda franja del Mediterráneo, desde Gerona hasta Almería. La zona más fría habría que situarla en la meseta castellana, mientras que Extremadura, Galicia, el País Vasco, Cantabria, Asturias, Aragón, La Rioja, Navarra y la Andalucía central y occidental estarían en la franja más templada», explicó Ignacio del Moral.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar