Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

VAGINISMO

Las claves a partir de las cuales podemos tratar el vaginismo desde un enfoque integrador ...

 

¿Que entendemos por vaginismo?
Se llama vaginismo al problema sexual que se manifiesta en el momento de intentar la penetración, haciendo el coito imposible o extremadamente doloroso, debido a la contracción de los músculos que rodean la entrada de la vagina. El espasmo es una respuesta involuntaria que muchas mujeres no reconocen, sufren sus consecuencias pero no saben porqué ocurre.

Parece ser que en la construcción de la historia psicosexual se produce una asociación de la penetración vaginal con la sensación de peligro; es como si el sistema defensivo estuviera en extremo activado, de manera que cualquier intento de penetración produce esta respuesta refleja, es como si existiera una orden programada, un sistema de alarma activado que la mujer no puede controlar.

• Una muralla impenetrable.
Las mujeres que presentan este trastorno sienten una gran ansiedad ante la idea de introducirse algún objeto en la vagina, ni siquiera pueden intentarlo con un dedo o un tampón. De esta forma se va desarrollando una especie de miedo a la penetración vaginal y se presume que sería dolorosa.

Cualquier intento de penetración las pone tensas, parece que tuvieran una hipersensibilidad a la distensión vaginal. Esta tensión produce una respuesta que tiene tres signos típicos: arqueamiento de la espalda (lordosis), cerrar las piernas (contracción de los músculos aductores de los muslos) y espasmos involuntarios de los músculos que rodean la vagina.

En estas circunstancias como podemos observar en el dibujo (Figura 1) la penetración es muy difícil si la mujer esta tumbada de espaldas, tal como suele ser habitual en los primeros intentos de penetración, ya que la entrada de la vagina queda en una posición no adecuada. Unido a esto la tensión en los muslos que impulsan a la mujer a cerrar las piernas, seguido de un movimiento de retirada, de ir arrastrándose hacía atrás, que tantas veces hemos oído relatar a las parejas de estas mujeres, dejan al hombre paralizado ante una comunicación tan contundente, ante un NO tan rotundo, aunque de la boca de ella salga un "¡inténtalo ahora!".

• La exploración ginecológica. Un martirio más.
Para muchas mujeres los intentos de exploración ginecológica también producen el mismo efecto impidiendo que el médico pueda explorarla. La mujer se muestra muy nerviosa y enseguida aparecen los signos mencionados.
Si la el profesional consigue realizar la exploración no encuentra nada anormal desde el punto de vista anatómico. Esto, a la mujer le produce confusión ya que no sabe a que atribuir sus molestias

• Destapar la caja de Pandora.
En las mujeres que padecen vaginismo la sensación de que algo puede entrar en la vagina, de que algo pueda penetrarlas, se convierte en inusual y extremadamente desagradable. Como si esa parte de su cuerpo estuviera desprovista de toda función, a modo de sitio cerrado, vetado, donde a modo de caja de Pandora, los fantasmas sexuales están recluidos y desterrados, siendo peligrosa cualquier intromisión en su desconocido mundo. Sin embargo, buena parte de estas mujeres, pueden ser unas estupendas amantes, desear a su pareja, disfrutar del placer de la relación sexual, orgasmar, siempre que no se incluya el intento de penetración en el juego. El mito de mujer frígida debe quedar rotundamente descartado.
No podemos transmitir la idea de que la mujer con vaginismo vive de espaldas al placer sexual, es frígida utilizando este anticuado.

• Tratamiento: El problema tiene solución
Las claves a partir de las cuales podemos tratar el vaginismo desde un enfoque integrador pasan por explicar los mecanismos del vaginismo; comparar su caso con muchos otros que se han resuelto favorablemente; prohibir los intentos de relaciones coitales hasta que haya desaparecido la contracción y muscular; repasar cuestiones básicas sobre anatomofisiología sexual; ayudan a comprender mejor la raíz de problema y rebajan el grado de ansiedad favoreciendo el proceso terapéutico. Junto con: la propuesta de ejercicios especializados adecuados a cada caso además de favorecer las estrategias de comunicación en la pareja. Si el tratamiento se realiza en pareja es mejor el pronostico, aunque si una mujer sospecha que tiene que tiene vaginismo es mejor acuda a consulta aunque no tenga pareja. Cuanto antes se realiza la consulta es mejor el pronóstico.
El vaginismo es debido a causas psicológicas que se expresan en el cuerpo y se viven en pareja, y como tal debe ser tratado. Actualmente el diagnóstico de vaginismo se puede realizar de manera sencilla y su tratamiento es un ejemplo de enfoque integrador, abarcando las causas psicológicas más profundas, los factores ambientales y socio-educativos, el trabajo con el cuerpo y por supuesto, la relación de pareja.
La mayoría de las consultas sobre este tema, son solicitadas por parejas.

• ¿Cuánto dura el tratamiento?
El tiempo medio de tratamiento es de cuatro o cinco meses; una sesión semanal. En los casos en los que las sesiones se tienen que aplazar, el tratamiento se prolonga en el tiempo pero el número de sesiones suele ser similar.
El ritmo del proceso es muy importante. No podemos entender el tratamiento del vaginismo como una rápida meta para la penetración. La intervención terapéutica es un proceso armónico donde tiene absoluta prioridad el ritmo que marca la paciente, nosotros le acompañamos en ese camino y le ayudamos a conocer mejor sus necesidades.
Los ejercicios no pueden ser recetas mecánicas, tienen que ser especialmente elaborados para cada caso y presentados en el momento oportuno y con los apoyos adecuados.
Un buen diagnóstico, un análisis minucioso del caso señalando las áreas prioritarias de intervención, son condiciones necesarias. La tensión de la paciente tiene que oscilar entre un cierto grado de ansiedad que posibilita que algo nuevo ocurra, pero no tanta como para que se convierta en angustia y la paralice en su aprendizaje. Los pequeños logros son siempre muy reforzados, ya que el terapeuta sabe bien el esfuerzo que les supone.

• Ideas claras sobre vaginismo
- Las mujeres con vaginismo pueden disfrutar de su sexualidad. Decir vaginismo no es decir negación del placer sexual. Sólo existen problemas en el intento de penetración.
- Aunque el vaginismo es una disfunción muy incapacitante, las causas psicológicas subyacentes oscilan desde anomalías muy leves a otras más difíciles de tratar.
- Las mujeres con vaginismo no son "raras", ni anticuadas, ni evitan a los hombres.
- Las intervenciones quirúrgicas que ensanchan la entrada de la vagina están completamente descartadas en el tratamiento del vaginismo.
- El vaginismo es uno de los problemas sexuales con mejor pronóstico. El 90% de los casos se resuelve favorablemente con una terapia breve.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar