Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LO IMPORTANTE NO ES EL TAMAÑO

Se cree comúnmente que las mujeres disfrutamos más de la unión sexual con un hombre "bien dotado" y el refranero español recomienda "caballo grande, ande o no ande". Pero aparte de los mitos populares, existen estudios psicológicos y estadísticos que indican que desear la cantidad por encima de la calidad, responde más bien a un estereotipo cultural que a la realidad de una unión sexual verdaderamente satisfactoria.

 

Los avances científicos han puesto a disposición de los hombres una variedad de técnicas quirúrgicas y médicas para aumentar el tamaño del miembro sexual masculino. Muchos hombres temen que por no tener un pene grande su hombría no sea suficiente. Según un reciente estudio realizado en Estados Unidos entre 800 hombres de todas las tallas, razas y alturas, se llegó a la conclusión de que el tamaño medio del pene es de unos 14 centímetros y el pene erecto mediano tiene una longitud de 18 centímetros.

Los sexólogos consideran que los hombres que creen que tener un miembro más grande los convierte en mejores amantes, son como las mujeres que no se sienten suficientemente atractivas cuando sus senos son pequeños. Estos hombres carecen de autoestima y centran su frustración en el tamaño de su pene. No cabe duda de que para algunas mujeres es importante tener un buen elemento con el que "jugar", pero es lo mismo que ocurre con los hombres que están obsesionados con unos buenos pechos.

El clítoris y la entrada de la vagina, las zonas más sensibles de la mujer
En la mujer, aproximadamente, el 90% de los tejidos sensibles se encuentran en el primer tercio de la vagina, a la entrada, y en el clítoris. La vagina está compuesta por tejidos musculares capaces de contraerse al ser estimulada. Es capaz de presionar al pene o un dedo, de esa manera se adapta al tamaño del miembro que se encuentra en ella. Aunque muchos hombres creen lo contrario, la mayoría de mujeres requieren estimulación directa al clítoris para poder lograr un orgasmo.

En general, las principales variables para determinar el placer sexual son psicológicas por naturaleza y relacionadas al carácter y valores de cada persona. Teniendo en cuenta estos factores, cualquier tamaño de pene, sea pequeño, mediano o grande, utilizado correctamente, puede estimular perfectamente las zonas sensibles de la vagina. Al aplicar presión en la parte exterior de la vagina, se estimulan las zonas sensibles de la vagina y conjuntamente el clítoris.

No cuenta el tamaño del barco sino el movimiento del océano
Para la escritora y sexóloga norteamericana Janalee Beck, "lo que vale es el grosor". En su obra "La mujer multiorgásmica", Beck señala: "Algunos hombres se enorgullecen del tamaño de sus atributos, pero 'no es el tamaño del barco sino el movimiento del océano lo que cuenta'. En cuanto a las dimensiones, es el grosor del pene y no la longitud, con la que tanto se bromea, lo que más importa. Hablando en serio, un pene más grueso es más fácil que cree la fricción necesaria en el clítoris, lo que resulta imprescindible en la mayoría de los orgasmos; cuando el pene se mueve dentro de la vagina, a mayor grosor se produce más presión, la cual, a su vez, estimula el capuchón y la flecha del área más sensible de la mujer".

De hecho, un pene más grande de lo habitual puede hacer disminuir el placer de una mujer, a no ser que él se tome el tiempo de lubrificarla debidamente y penetrarla de forma lenta. Muchas mujeres pueden adaptarse a ese tipo de hombres, sin duda, y disfrutar de los resultados. En cualquier caso, la vagina sin tensar tiene una longitud de doce centímetros, pero es muy elástica. La mayoría de las vaginas pueden acomodarse al pene de un hombre, sea cual sea su tamaño.

Hay para todos los gustos, al final lo que importa son las personas. Como podemos ver, cuando se trata del tamaño ideal del pene, mucho depende del gusto de la mujer. A algunas mujeres les puede gustar la penetración con un pene pequeño o grande, con ritmo lento, rápido, fuerte, suave o profundo, pero por lo general, lo importante es que los puntos claves sean estimulados. Y la mejor forma de saber qué le gusta a una mujer es preguntándoselo.

Lo que dice el Kama Sutra
El Kama Sutra, manual por antonomasia de la sexualidad oriental, contempla el tamaño del pene para clasificar los distintos tipos de unión sexual que se puede dar entre un hombre y una mujer. "El hombre se divide en tres clases, a saber: el hombre-liebre, el hombre-toro y el hombre-caballo, según el tamaño de su lingam. La mujer por su parte, según la profundidad de su yoni, suele ser una cierva, una yegua o una elefante hembra. De esto se desprende que existen tres uniones iguales entre personas que se corresponden y seis uniones desiguales, cuando las dimensiones no se corresponden", indica el tratado.

Las uniones recomendadas por el Kama Sutra -es decir, las más aptas para el amor y el disfrute- son las que se dan entre iguales. El tratado oriental establece que, cuando el hombre sobrepasa en dimensiones a la mujer (por ejemplo un hombre caballo, el que tiene el lingam de mayor tamaño, y una mujer cierva, la que tiene el yoni de menor tamaño), se produce la denominada "unión muy alta", mientras que cuando es la mujer la que sobrepasa en dimensiones al hombre (por ejemplo, una mujer elefante, con un hombre liebre), la unión se denomina "unión muy baja" y ninguna de éstas es recomendable.

Sin dejar de lado la importancia de lo físico en una relación sexual, no es válido para la pareja, sea esta homosexual o heterosexual, que toda la energía erótica sea concentrada en un área tan limitada como el pene o la vagina. No son realmente el pene y la vagina los que hacen el amor, sino ambos protagonistas. El gozo sexual debe derivarse de todo el cuerpo y de todos los sentidos, con los mejores sentimientos y afecto mutuos.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar