Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿ES MEJOR EL SEXO CON DROGAS?

Desde siempre el hombre ha buscado el placer en las drogas, en el sexo... Y equivocadamente o no, se ha creído que tomar determinadas sustancias pueden estimular el deseo sexual o incluso potenciarlo. Algunas pueden estimular, otras alterar o incluso hacerlo desaparecer, causando impotencia temporal.

 

Cuando se habla de este tipo de sustancias, además de las drogas se incluyen algunos medicamentos que por sus efectos pueden alterar la libido sexual, como por ejemplo los utilizados en tratamientos para combatir úlceras, los antihistamínicos o los ansiolíticos. Los efectos se agravan cuando además se combina la toma de estos medicamentos con otros.

  • Alcohol
    La droga por excelencia ha sido siempre y es el alcohol, utilizada por muchos para vencer esa timidez inicial o para desinhibirse en un momento determinado, puede engañosamente parecer que nos potencia la sexualidad y las ganas de mantener relaciones, pero cuidado con ella porque a dosis un poco altas produce impotencia. Uno de los efectos inmediatos del alcohol es la disminución de la producción de hormonas sexuales, de testosterona en el hombre y de estrógenos en la mujer, dificultando la posibilidad de mantener relaciones con normalidad.

    Muchas personas desconocen su adicción al alcohol, creen que beber de forma habitual no les crea ninguna dependencia, no es así, muchos de ellos no podrían mantenerse sin tomar alcohol diariamente y aunque sin darse cuenta, esa dependencia camuflada puede llevarles a una vida sexual insatisfactoria.

     

  • Tabaco
    El efecto inmediato del tabaco es ir taponando las arterias y por consiguiente las va endureciendo, esto está directamente relacionado con el mayor o menor flujo de sangre por ellas. Las venas en casos de grandes fumadores se hacen más estrechas cada vez, haciendo que la cantidad de sangre que pasa por ellas sea menor cada vez. La erección en el hombre es debida a una afluencia de sangre hacia el pene, si esa afluencia se ve minorada por cualquier motivo, el hombre puede tener problemas para conseguir una erección normal.

     

  • Un afrodisíaco natural
    Es la testosterona, hormona sexual masculina que parece quedar demostrado que puede potenciar el deseo sexual. Los especialistas sin embargo, no suelen administrarla sin antes saber claramente que existe una merma de esa hormona y que esto es la causa de la disfunción sexual.

     

  • Marihuana
    Tanto los hombres como las mujeres que fuman asiduamente marihuana coinciden en que sus relaciones sexuales son más satisfactorias por el hecho de esta hierba les ayuda a relajarse mejor y por tanto aumentan su sensibilidad por todo el cuerpo. Sin embargo, tomada en dosis elevadas o de forma habitual la marihuana afecta sobre todo al hombre en su erección.

     

  • Heroína
    Las personas adictas a este tipo de droga, los hombres concretamente, presentan problemas para mantener una erección, por tanto dejan de mantener relaciones sexuales con normalidad. La morfina, utilizada sobre todo a nivel médico para aliviar el dolor, si se toma en dosis importantes también puede llegar a inhibir el deseo sexual.

     

  • Cocaína Tomar cocaína de forma habitual dicen que estimula el apetito sexual, la gente que la toma asegura que no serían capaces de mantener relaciones sin tomarla. Sin embargo, en la práctica se ha demostrado que la cocaína tomada de forma reiterada afecta el sistema nervioso y a dosis altas inhibe completamente el deseo.

Después de todo lo visto se puede asegurar que las drogas en ningún caso potencian el deseo sexual, sino que enmascaran momentáneamente un aumento de la libido para dejarnos en la mayoría de los casos con una impotencia difícil de solventar. Recurramos a los medios más tradicionales e igual de efectivos... una pareja que nos resulte atractiva... una noche de cena... unas velas... música tranquila... y ¡acierto seguro!

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar