Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

CÓMO TRATAR LA EYACULACIÓN PRECOZ

El chico eyacula cada vez más rápidamente desde aquella vez que lo hizo antes que su chica y ella le preguntó (de un modo inocente o con malicia): “¿ya está?”.

 

Ninguno de los dos sabe cómo se ha consolidado esta situación, ni cómo resolverla.
Y si han roto, el joven se encuentra sólo con un problema que se acentúa en cada ocasión que intenta mantener relaciones sexuales.
¿Qué se puede hacer ante una situación así?


Los mitos sobre su origen
Antes de nada conviene olvidar los mitos que existen sobre sus causas.

Está muy extendida la creencia de que su origen está en un aprendizaje realizado durante los primeros apresurados escarceos sexuales de los varones.

Hay quien dice que la causa son las primeras relaciones sexuales con prostitutas que urgen a eyacular rápido para atender a más clientes. Pero actualmente los jóvenes se inician más con sus amigas que con prostitutas y no por eso se ha reducido el número de eyaculadores precoces.

Otros afirman que se debe al inicio con sus novias en lugares donde tienen que actuar deprisa para no ser descubiertos. Pero si fuera cierto, casi todos los jóvenes serían eyaculadores precoces, cosa que no es cierta.

También se dice que se debe a que los chicos se acostumbran a eyacular rápido cuando se masturban deprisa para no ser descubiertos. Pero no se entiende que la misma situación no afecte por igual a las chicas, que también se masturban con rapidez durante su adolescencia, sin que por eso se transformen en “orgasmadoras” rápidas.


Nada de esto es cierto a pesar de que se encuentra escrito en numerosos libros y páginas web que ignoran los resultados de las investigaciones más recientes al respecto.

Miedo, Ansiedad y excesiva Responsabilidad
Lo que importa no olvidar es que en el origen de la eyaculación precoz está el miedo o la ansiedad y la excesiva responsabilidad de los hombres, a quienes se les carga con el peso de su propio placer (conteniéndolo) y el de sus parejas (resolviéndoselo).

Esa ansiedad activa en exceso al sistema nervioso adrenérgico (responsable último de la eyaculación) con lo que bastará un estímulo leve para que se dispare y desencadene la eyaculación.
Son precisamente esos elementos los que hay que combatir para evitar la eyaculación precoz.

Dejarse asesorar por especialistas
Pueden utilizarse algunos fármacos. No son específicos para la eyaculación precoz, pero pueden ayudar.
Los tranquilizantes reducen la ansiedad, los antidepresivos serotoninérgicos y otros fármacos con actividad anticolinérgica tienen como efecto secundario retrasar la eyaculación.
El problema es que en algunas personas también pueden ocasionar disfunción eréctil o un descenso general de la libido, con lo que “resulta peor el remedio que la enfermedad”.
Por eso conviene dejar este tipo de abordajes en manos especializadas que valoren lo que debe hacerse en cada momento.


Alguna recomendación
Se ha recomendado que el paciente se masturbe antes de mantener una relación sexual, porque al quedar sexualmente satisfecho, podrá aguantar más en el coito.

Es una recomendación deprimente porque deja al hombre a solas con su problema, se le añaden responsabilidades (esta vez también sobre su problema) y con una solución un tanto fría.
Otra cosa bien distinta es que lo haga delante de su pareja, como parte del juego sexual, o, mejor aún, que sea ella la que le masturbe para que aprenda también que no está sólo y que hay alguien más que se responsabiliza del tema.


Soluciones
Lo que conviene hacer para resolver la eyaculación precoz es reducir la ansiedad y la responsabilidad que siente el hombre durante las relaciones sexuales, e incrementar la de la mujer tanto con su propio orgasmo como con el del hombre.

Eso significa que el tratamiento de la eyaculación precoz ha de abordarse en pareja.
El tratamiento consiste básicamente en acostumbrar al hombre a sentir sus sensaciones genitales sin la responsabilidad del orgasmo de su pareja.
Para ello conviene que tengan encuentros sexuales relajados y sin premura de tiempo.
Ambos, desnudos, pueden acariciarse uno al otro por todo el cuerpo simplemente con la intención de apreciar las sensaciones que se producen.
Olvídense los genitales de momento y, sobre todo, debe quedar muy claro para ambos que el coito está prohibido.


Cuando hayan experimentado de esa manera un tiempo, ella le puede coger el pene y acariciárselo con suavidad.
El objetivo no es que tenga un orgasmo, sino que sienta las sensaciones eróticas. Pero las caricias deben ser muy específicas: ya saben que la zona más sensible del pene está en el frenillo.
Si el hombre siente que se acerca peligrosamente al orgasmo, debe avisar a su compañera (verbalmente o con un gesto; del modo que previamente hayan acordado).
Y entonces ella podrá hacer dos cosas:

Aplicar la técnica de parada-arranque
Es decir, cuando él le avise dejará de estimularle hasta que se le pase la mencionada sensación, para volver a iniciar el ciclo parando cada vez que él note esa aproximación al orgasmo.

Aplicar la maniobra de Semans.
Dejar de estimularle como antes, y coger el glande del pene con el dedo pulgar sobre el frenillo y los dedos índice y medio al otro lado... y apretar fuerte durante unos segundos, hasta que a él se le pase la sensación de urgencia eyaculatoria (proximidad del orgasmo).
Después volverá a iniciar el ciclo aplicando la maniobra cada vez que él note esa aproximación al climax.

Se recomienda que hagan eso cinco o seis veces en cada sesión. En el último ciclo de cada sesión, ella no parará, continuará el estímulo hasta que él tenga su orgasmo y eyacule.

Como puede apreciarse, los papeles se han intercambiado. Ahora es ella quien controla y tiene la responsabilidad del orgasmo del chico.
Una responsabilidad compartida pues ella actúa a ciegas y depende de que él le avise a tiempo para actuar correctamente.


Hay quien cree que este tipo de maniobras también la pueden hacer los hombres a solas durante la masturbación.
Pero es absurdo, pues se ha comprobado fehacientemente que los eyaculadores precoces no lo son durante la masturbación.
Así que obtienen poco beneficio de esas maniobras solitarias.
Lo que necesitan es resolver su ansiedad de ser cumplidores con la pareja.


A los diez encuentros resueltos de ese modo, se repetirá todo, pero con la chica sentada encima de él. Introducirá el pene erecto del chico en su vagina y se mantendrá quieta durante un tiempo.
Lo sacará y volverá a repetir la acción.
Si él avisa de que va a llegar al orgasmo, sacará el pene y aplicará la maniobra de Semans. Así cinco o seis veces. Terminarán la sesión masturbándole ella para que llegue al orgasmo.

Diez encuentros después, podrán hacer lo mismo, pero cuando introduzca el pene en la vagina, la mujer realizará pequeños movimientos de vaivén, como en el coito.
Cuando él avise, sacará el pene.. ¡y maniobra de Semans al canto!
Así cinco o seis veces y en la última le dejará eyacular dentro de la vagina.

A los diez encuentros resueltos de este modo, se puede hacer lo mismo pero con él encima (es algo más complicado por la postura).
Al final de este último ciclo él debe tardar bastante más en eyacular que antes de iniciar el tratamiento.


Cubrir las necesidades femeninas
Eso tiene tres objetivos:

El alivio de las tensiones sexuales de ella
Él comprueba que la chica puede obtener orgasmos por su cuenta sin necesidad de él
Él aprende cómo se lo hace ella para cuando le toque estimularla; cosa que harán cuando las relaciones sexuales se normalicen.

Cuando tengan relaciones sexuales normales, conviene que en algunos de ellos, la mujer advierta al hombre de que va a masturbarse durante la cópula para llegar al orgasmo; eso le restará responsabilidad a él y podrá centrarse más en sus propias sensaciones.

Cómo solucionar el problema sin pareja estable
Sin pareja estable, resultará más difícil el tratamiento, pues ya he advertido que la maniobra de Semans o la de parada-arranque no son útiles en soledad (a pesar de lo que dicen muchos manuales).
Sólo queda una opción para reducir la ansiedad y el exceso de responsabilidad: despreocuparse de los orgasmos de ella durante el coito.
Y cuando él termine, llevar a la chica al orgasmo de otra manera, o pedirle a ella que lo haga por su cuenta.
Aunque esta última opción resulta difícil de contemplar en relaciones sexuales esporádicas, pues él quedará como un gran egoísta si ellas no conocen el problema.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar