Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LAS CAUSAS MÁS FRECUENTES DE LOS PROBLEMAS SEXUALES

Algunos problemas sexuales pueden resolverse con una lección de anatomía. Aunque parezca increíble, no debe sorprendernos, ya que hay muchos pacientes que tienen un conocimiento superficial de los elementos esenciales de anatomía y fisiología sexual y los cambios normales de envejecimiento. A pesar de que usted piense que "no tiene nada que aprender" sobre este tema, deje que su médico le explique el proceso del acto sexual de manera detallada.

 

La clave es que usted entienda que los problemas sexuales tienen una causa y que ésta no tienen por qué estar localizada solamente en los órganos genitales. Todo puede influir: el hecho de iniciar las relaciones a edades tempranas o tardías, cómo se ha desarrollado el aprendizaje sobre el sexo, los traumas psicológicos, el modo en que se acepten las tensiones de la vida, etc.

Posteriormente, quizá su médico considere que usted debe conocer los mecanismos fisiológicos que conducen a la excitación sexual, como paso previo para intentar tratar su problema. Aquí es válido lo mencionado anteriormente.

La excitación más básica parte de un reflejo espinal activado por un estímulo, a menudo localizado, pero no necesariamente, en el área genital. Esto se interpreta en el cerebro y es moderado por las emociones. La respuesta sexual puede describirse como un circuito eléctrico que puede empezar en cualquier parte de la mente, el cuerpo, o la afectividad, pero que debe implicar a estas tres áreas para ser plenamente satisfactoria.

El primer problema ocurre cuando el estímulo produce una respuesta paradójica o dolorosa. El dolor puede cancelar automáticamente cualquier posibilidad de respuesta. Esto puede ocurrir, en el caso de la mujer, si coexisten problemas en el clítoris, y en el caso del hombre, si el estímulo del pene tiene una respuesta diferente con la edad (algo relativamente frecuente).

Otro problema (y probablemente el más importante) ocurre en el terreno emocional, si un paciente puede verse presionado por el miedo al fracaso, la ansiedad, o la presión para culminar el acto sexual. Otras emociones negativas incluyen conflictos irresolutos en cualquier área de vida, resentimientos no asimilados y las reacciones de duelo propias de la pérdida de un ser querido.

Igualmente, puede ser perjudicial el hecho de que la mente esté demasiado ocupada para que el individuo esté relajado y despierto. Un ejemplo de esto, común en los hombres con el trastorno eréctil, es el de convertirse de "espectador" de uno mismo, es decir, cuando la mente se enfoca en observar la actuación del pene, y esta fijación lleva a la exclusión de casi todo lo demás.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar