Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

APRENDER A GOZAR DEL SEXO EN LA MADUREZ

Envejecer no es sinónimo de enfermedad ni de senilidad. Tampoco lo es de sedentarismo, de cansancio y mucho menos lo es de inapetencia sexual. Hay muchos ejemplos de mujeres que cada día nos demuestran que su máximo esplendor en muchas facetas de su vida, incluida la sexual, lo han alcanzado en edades avanzadas.

 

En la mujer la menopausia, psicológicamente supone el comienzo de la vejez. Los problemas que acompañan a la menopausia: adelgazamiento de las paredes vaginales, disminución de la lubricación, menor flexibilidad de la vagina, etc. en ocasiones pueden ser la causa de una inapetencia sexual al provocar malestar durante el coito. La realidad es que en la mayoría de los casos no existe un cambio fisiológico que determine la disminución del deseo sexual en la mujer sino que es más bien achacable a factores psicológicos.

Las causas fisiológicas son fácilmente atajables y se pueden resolver administrando hormonas femeninas, ya que es su deficiencia, típica de la menopausia, la que las provoca. Las causas psicológicas son más difíciles de abordar, aunque afortunadamente las mujeres cada día tienen más claro que la tarea reproductora no es la única a tener en cuenta para gozar de una vida sexual plena.

Las mujeres mayores también necesitan satisfacer sus necesidades sexuales y afectivas. A menudo, la imposibilidad de realizar el coito puede cohibir estas necesidades, pero la solución es buscar conductas alternativas igualmente satisfactorias.

Una alternativa muy común sería la masturbación. Los juegos preliminares, las caricias, la sensación de intimidad, los masajes, etc., serían distintas formas de alcanzar una vida sexual con plenitud. La madurez es sin duda alguna buena época para dar rienda suelta a la imaginación y disfrutar de los juegos sexuales, ya que la experiencia es un grado. Fomentar la comunicación, ser creativos y huir de la monotonía es asegurarse una larga e íntegra vida sexual.

La vejez no es el final; todo lo contrario: puede ser el principio. El secreto está en conocer y asumir nuestros cambios cuando éstos lleguen. Es posible que con la madurez las relaciones sexuales carezcan de rapidez e intensidad, pero si se llenan de afecto, no se pierde el interés y se encuentra un compañero con quien compartir inquietudes, el resultado es siempre positivo: una vida sexual gratificante y repleta de alegrías.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar