Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

RECUPERAR EL DESEO SEXUAL NO ESTA EN LA MENTE

Vistos desde fuera, Eduardo y Lola eran la pareja ideal: se querían, tenían trabajo estable, una casa estupenda y una niña preciosa de un año. Pero, en la intimidad, y desde el parto de Lola, compartían un problema: las constantes excusas de ella para no hacer el amor con él. No es que no quisiera a mi marido; seguía enamorada de él. El problema era la falta de deseo sexual, y la angustia que eso me producía.

 

Manuela, de 46 años, casada y con dos hijas adolescentes, le extirparon el útero y los ovarios hace 7 años, cuando le diagnosticaron varios fibromas y un quiste ovárico. Sin embargo, la intervención le dejó un efecto inesperado: la falta de deseo sexual. Fue una profunda sensación de pérdida, me sentía como castrada.

El problema de Lola y Manuela es todo menos una anécdota. Se calcula que entre el 20 por ciento y el 30 por ciento de las mujeres de entre 18 y 60 años sufren de lo que se conoce como desorden del deseo sexual hipoactivo (DDSH), que combina bajo deseo sexual y ansiedad personal derivada de este problema. El trastorno es especialmente frecuente en mujeres a las que les han extirpado los ovarios y menopáusicas. Y un número creciente de expertos señala que el riesgo parece aumentar también tras el parto y durante la lactancia. Lola y Manuela han tenido suerte. Están siendo tratadas por un ginecólogo con una visión holística (no parcial, sino total) de la salud de la mujer; y su caso no ha sido despachado con la consabida frase de todo está en tu mente.

Tras el examen físico y varias pruebas, como un análisis para comprobar los niveles de testosterona, tanto Lola como Manuela están en tratamiento con gotas orales con de esta hormona, especialmente formuladas por el ginecólogo y que prepara un farmacéutico de confianza, ya que las inyecciones de testosterona, únicos suplementos de esa sustancia de venta en España, vienen en dosis masculinas, demasiado altas para ellas. Desde entonces, ambas aseguran que su vida sexual ha dado un giro de 180 grados. Como explica Manuela con una sonrisa: 'disfruto del sexo; mi marido está encantado y yo más'.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar