Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿ESTÁ BIEN FLIRTEAR CON MI JEFE?

No cabe duda que la simple pregunta es más que atractiva. Sin mencionar las veces que en tu mente le has arrancado a tu jefe los botones de la camisa y le has quitado los pantalones violentamente para tener un encuentro candente en su oficina.

 

Alguna vez se ha columpeado por tu mente tener una aventurilla con tu jefe; obviamente las conservadoras dirán un “NO” rotundo. Eso no significa que las liberales estén de acuerdo o lo aprueben. Simplemente cabe la posibilidad de hacerte la pregunta ¿Está bien flirtear con mi jefe?

Definitivamente esa respuesta solamente la tendrás conforme las miradas que vienen y van se hagan más frecuentes, y se vaya acentuando el placer por ese mariposeo que produce clavarse la mirada uno al otro.

Está bien si eres cuidadosa y usas buen juicio, responde Susan Wilson Solovic, autora de The Girl´s Guide to Power and Success dice “Reír y bromear puede crear una corriente de simpatía, pero no deben tocarse ni hacerse insinuaciones sexuales” sino estás dispuesta a concretar un encuentro íntimo con él, pues puede traer problemas futuros.

Antes de iniciar una relación con el jefecito debes pensar en las posibles consecuencias que te puede traer.

Primero: pones en riesgo tu carrera o profesión, pues estarás vinculando indirectamente tu trabajo con un área personal.

Segundo: tu reputación y la de él, quedará mal vista si se sabe de la aventura o llegará a ser un secreto a voces.

Tercero: puedes afectar a terceras personas, si es que alguno de los dos tiene alguna relación por aparte. Y eso si está muy mal, ¿no crees?

Además, si existiera alguna objeción de él hacia tu trabajo, o ya sea un despido lo más seguro es que lo tomes personal y pienses en entablarle una demanda por acoso sexual.

Lo más importante de iniciar una relación es que ambos se sientan cómodos, no afectar a otras personas y que no existan desigualdades y mucho menos que te quedes en desventaja ante él por poseer un puesto más bajo, o a la inversa.

Muy aparte es lo emocionante de las situaciones que podrían darse detrás de las persianas de la oficina del jefe y otra cosa es ponernos en riesgo ante circunstancias que están lejos de ser experiencias edificantes y buenas para uno mismo. Así es que si no eres capaz de controlar una aventurilla de ese calibre, mejor saca la idea absurda de tu cabeza, que podrías causarte mucho daño.

En una encuesta realizada recientemente por la newwomancom.uk, de 2,000 mujeres entre la edad de 18 y 35 años, el 28% han mantenido relaciones sexuales en su oficina y el 65 por ciento de ellas no lo lamenta.

El 82 por ciento de las mujeres trabajadoras coquetean con un colega masculino y el 89 por ciento cree que un poco de coqueteo es bueno para su salud y les da más seguridad en si mismas. De alguna manera es saludable un gesto amable o flirteo, si esto te hace sentir mejor o más sexy, entonces por qué no hacerlo.

Un 20 por ciento de mujeres, dijo estar preparadas para mantener relaciones sexuales con su jefe “sin importarles si les gustaba o no, si esto representaba un ascenso seguro en su carrera"". Lo cuál es caer muy bajo y llevar la dignidad puesta de arete.

Dos de cada 10 mujeres han tenido relaciones sexuales con su jefe y el 15 por ciento de éstas terminó casándose con él.

Y entre los lugares más populares para tener sexo en el trabajo fueron: “la oficina de él” con un 25 por ciento y “la de ella” con un 16 por ciento.

Algunos otros lugares favoritos para tener sexo son: el escritorio del jefe con un 30 por ciento, el estacionamiento cinco por ciento, el comedor cuatro por ciento, y el baño.

Lo cierto es que sea donde sea y con quién sea, tener sexo es bueno y lo que lo hace mejor es sentirte bien contigo misma y con la otra persona.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar