Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

ERRORES A EVITAR EN LA PRIMERA CITA

El inicio de un romance, con el abismo de expectativas y temores, suele ser una de las mayores causales de temor y ansiedad. Después de todo, llegados al primer encuentro formal en el que explícitamente nos reuniremos con la persona con la que deseamos establecer una relación sentimental. 

 

Para responder acabadamente a las consultas que recibimos en torno a este problema, ordenamos las consideraciones en torno a estos puntos. 

El primer error que notamos es olvidar la naturaleza del encuentro. Indudablemente sí existe un peso sentimental de enorme gravitación. Se siente mucho y se fantasea más rodeando los matices de todo cuanto podría ocurrir. La evocación del encuentro conjurará fantasmas, ángeles y demonios en nuestro interior. Aflorarán nuestros más arrojados escenarios y los más intimidantes temores. 

Pero, en estricto rigor, ese encuentro aún no se produce. Y nada de lo que temamos o degustemos por anticipado ha ocurrido aún. Resiente decirlo, pero las cosas podrían salir mucho mejor o mucho peor de lo que en cualquier escenario proyectamos. 

El mejor consejo posible para este punto es repasar internamente todas las posibilidades. Y, sobre éstas, trabajar los mejores y peores desarrollos. Esto va mucho más allá de apartar las fantasías alocadas, que carecen de cualquier posibilidad seria de hacerse realidad. Esto significa que a cara “pero” opondremos una respuesta fiable. Que a cada “desearía” responderemos con una posibilidad de que eso no resulte tan ideal. De esta manera legaremos al feliz momento, con los pies en la tierra y la cabeza sobre los hombros. Así será muy difícil que perdamos el control y, por el contrario, será mucho más factible que triunfemos en todo y con todo lo que anhelamos. 

El segundo error consiste en transmitir nuestros sentimientos con propiedad. Nada más contra producente que congelarnos en un gélido mutismo o en sobrepasarnos en demostraciones de afecto. 

Por lo general, no damos un paso emocional sin señales concretas por parte de la otra persona. Si bien es frecuente que sean los varones quienes actúen con la iniciativa de su parte, no es menos cierto que lo harán en la medida que sienten una invitación de la contraparte para dar el movimiento de acercamiento. 

Es equívoco, por tanto, suponer tanto que los primeros minutos serán los que decidirán la cita como que el ritmo de los acontecimientos define el resultado final. 

Los seres humanos somos esencialmente racionales. El proceso de conquista es fundamentalmente intelectual. No basta con el atractivo físico: es preciso convencer de que somos deseables. Del mismo modo, la “ceremonia de cortejo” bien podría tomar horas hasta que la parte resistente de un convencido “si quiero”, y el acercamiento tiene lugar. 

Si acaso nos preparamos convenientemente, como citamos arriba, y despejamos de nuestra mente las falsas expectativas, este autocontrol en el manejo de las cercanías y pasos a dar será una de las claves fundamentales del éxito. 

Otro error de no menor frecuencia radica en el desprecio que se da a la conversación. Si la fe, como dicen las Sagradas Escrituras, viene por el oído, el amor viene por aquí. Del uso de la palabra nace el amor en quien deseamos conquistar. 

Una conversación pobre, plagada de desaciertos, petulancia, resentimiento o lascivia es la verdadera enemiga del inicio de una relación de pareja. Incluso el propio aspecto no suele poseer tanta importancia cuando la conversación se torna interesante y las señales que emitimos, y a las que respondemos, apuntan a generar la cercanía vital que buscamos. 

Un error también común suele ser la desproporción en las respuestas. Como en cualquier aspecto de la vida, la moderación y prudencia son las que coronan el éxito. Evitaremos, entonces, arrojarnos encima sin una señal nos reveló que causamos simpatía, así como colgarnos del teléfono los días siguientes para asegurarnos que gustamos y que somos deseados para acordar un segundo encuentro. El control de sí mismo será la clave. 

Finalmente, el principal error siempre será no estar seguros de desear esa relación. Con mayor frecuencia que los anteriores errores se nos presenta, paradójicamente, la inseguridad o incluso miedo al compromiso. Hermanados con este error están las sobre o infravaloraciones sobre nosotros mismos, del otro o de la vida en común que puede comenzar. 

Y si acaso el cierre de la cita no fuese tan feliz como nos hubiese gustado, ya fue valiosa por la sola experiencia adquirida, por la puesta en práctica de tantas estrategias y escenificaciones. Sin duda, a fuerza de ensayo y error alcanzaremos el control de nosotros mismos que concluirá cuando encontremos a esa persona especial que siempre estuvimos buscando.

 

VER MÁS SOBRE PAREJAS >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar