Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LOS ADICTOS AL AMOR

¿Quién dice que todas las drogas son malas? Según una investigación reciente, el amor provoca que actuemos como adictos, igual que cuando se consume alguna droga. La diferencia está en los daños a largo plazo. Pero, al principio, los síntomas son muy similares.

 

¿Qué se siente cuando uno está enamorado? Unos científicos aseguran que la sensación es muy similar al consumo de cocaína o de éxtasis; pero sin los graves efectos secundarios de las drogas.

El doctor John Marsden, jefe del Centro Británico de Adicción del Hospital Maudsley (Londres, Reino Unido), ha descubierto que “los efectos de la primera etapa de una relación, la fase de lujuria, produce exactamente las mismas reacciones en el cerebro que la cocaína o el speed. Es como una droga natural”.

Las drogas y el enamoramiento provocan que la dopamina, una sustancia químico, estimule las regiones del cerebro que regulan el placer.

Estimulados los reguladores del placer, se libera adrenalina y, entonces, la sangre llega antes a determinadas zonas del cuerpo, como los órganos de reproducción. La razón de esta urgencia es que el Orebro cree que estos órganos pueden ser útiles en breves, explicó Marsden.

Estas prisas de la sangre provocan las mismas palpitaciones del corazón en la persona que se está enamorando que en la que se está drogando. La diferencia es que la droga provoca paranoia, ansiedad, fallos cardiacos y respiratorios y disminución de la libido.

Una vez que se ha conseguido el objeto de deseo, el amor de una persona o una droga concreta, la similitud entre los síntomas de las dos adicciones continúa.

“Si pensamos que la persona que amamos está saliendo con otro, si se tiene una pelea o si se sienten celos, el cerebro pasa al modo de defensa y, simplemente, libera más dopamina, lo que provoca que deseemos más a la otra persona y que estemos más decididos a conseguir su amor, añadió la doctora Helen Fisher, de la Universidad Rutgers (Nueva York, Estados Unidos).

Este mecanismo de defensa se denomina, según la doctora Fisher, “principio de frustración-atracción”, que produce una sensación en el enamorado casi idéntica al mono de un drogadicto.

 

VER MÁS SOBRE PAREJAS >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar