Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA INDECISIÓN

A veces es una decisión difícil tomar un camino u otro, pero es inevitable tener que escoger durante toda nuestra vida. Hay personas que aplazan indefinidamente la toma de decisiones, creándose así un estado de desasosiego que a nada conduce. Hay que ser valiente y no dejar que sean los demás los que tomen las riendas de nuestra vida.

 

Es cierto que antes de tomar una decisión importante debemos plantearnos una serie de cosas como son:

- Analizar las diferentes opciones que existen
- Valorar cada opción de forma que veamos lo que nos hace sentir cada una
- Finalmente tomar la decisión
- Actuar en consecuencia

Analizar las opciones

En esta primera fase de la toma de decisión, se trata en la medida de lo posible de dejar aflorar a nuestra cabeza todo, absolutamente todo y todas las ideas por peregrinas que nos parezcan. El proceso es ir desechando ideas y aceptando otras pero sin bloquear la entrada de ninguna por cuestiones de moralidad o cualquier otra razón. Si nos encontramos en un momento de mucha presión es mejor dejarlo para otra ocasión, puesto que no podemos pensar con claridad y podríamos llegar a una solución inadecuada.

Valorar cada opción por los sentimientos
Igual de importante que abarcar todas las posibilidades, es tener en cuenta qué siente nuestro corazón por cada una de ellas. Podemos realizar un ejercicio práctico que consiste en ponernos a escribir una lista de pros y contra de cada una de las opciones, la lógica nos llevará a valorar objetivamente las decisiones. Sin embargo, al terminar el ejercicio nos daremos cuenta de que alguna de ellas ha salido más favorecida que las otras, seguramente la que nos dicta el corazón. Los sentimientos son importantes, nunca hay que dejarlos de lado.

Tomar la decisión
Facilita mucho la toma de decisión el tener muy claro cuáles son nuestras prioridades en la vida, a partir de aquí la decisión girará en torno a ellas. Hay que tener en cuenta que no existe la decisión perfecta, siempre al tomarla dejaremos cosas en el camino que podrían haber sido igual de buenas. El tomar la decisión adecuada, dependerá en mucho de que seamos capaces de ser sinceros con nosotros mismos sin necesidad de escondernos detrás de expresiones como: "debería", "querría", "sí, pero...". Lo fundamental es la confianza en nosotros mismos y la creencia de que la decisión tomada es la mejor.

Un buen consejo es tomar la decisión en solitario, si compartimos la decisión, a veces no somos sinceros del todo, porque pueden primar sentimientos como la vergüenza, el pudor, etc. Nosotros no debemos justificarnos ante nosotros mismos de lo que sentimos o de cómo actuaríamos, delante de los demás estamos obligados a hacerlo, son las reglas de la convivencia. Por tanto, siempre la decisión es cosa nuestra.

Actuar en consecuencia
Ahora hay que actuar en consecuencia y sentir que estamos haciendo lo correcto, pues se trata de una acción estudiada, no tomada al azar. Siempre hay que mirar hacia adelante y saber que la voluntad y la perseverancia hacen que llegamos a las metas fijadas.

El poder de decisión
Muchas veces nos enfrentamos a situaciones en las que decidir es muy importante y no sabemos qué hacer. En ocasiones nos vemos obligados a dar una respuesta sin estar realmente seguros que eso es lo que queremos hacer y decimos que sí o que no sin estar plenamente convencidos de que eso es lo que deseamos.
Por eso es importante aprender a decidir así que, trataremos, de darte una orientación para que hagas tus propias elecciones sin presión. Estamos conscientes que los medios de comunicación o el mismo entorno nos dicen que solo tienes una vida y que debes vivirla, pero en ocasiones dejarte llevar por los instintos no es tan bueno si no tomas en cuenta los riesgos o consecuencias que tienen tus actos, así que lo ideal en los casos de tener impulsos, es analizar bien y si finalmente decides hacerlo ¡felicidades!, pero si desechas la idea, también te felicitamos puesto que es una decisión que tu tomaste.

También hay que recordar que nuestro cerebro no procesa las negaciones, es por eso que mientras más te prohiben hacer las cosas, con más gusto las haces. De igual forma, es por esa razón que cuando decimos "no tengo frío", "no estoy nervioso", "no necesito..." En realidad lo sientes mas, ya que la orden llega a tu cerebro como que lo hagas. Este proceso neurolinguístico nos lleva a pensar que detrás de un "no", se esconde un "sí" así que si en realidad hay algo que quieres evitar hacer, busca la manera afirmativa de decirlo, por ejemplo, a los niños hay que evitar decirles "no hagas esto o aquello", lo mejor es decirles "si lo agarras se puede romper y te puedes cortar, mejor vamos a jugar a otra cosa", de esta manera le estas diciendo lo mismo pero de una manera afirmativa y sobre todo con una explicación lógica.

Decir sí es mucho más fácil, aunque en ocasiones es mejor decir no. Sabemos que estás en la edad de conocer, pero de todo lo que existe, hay cosas que distan mucho de ser buenas para que las pruebes, así que aquí entra tu educación y tu criterio, el problema es que en ocasiones nos dejamos llevar por el momento y lo que menos usamos son esas dos herramientas y es entonces cuando hacemos cosas de las que luego nos arrepentimos.

Si bien es cierto el dicho "el que no arriesga, no gana", también es importante que tanto vas a arriesgar y, sobre todo, que tanto se puede perder si se hace sin pensarlo, por lo que antes de decidir se puede preguntar "tiene sentido", créeme vale la pena tomarse un segundo para reflexionar.

Por supuesto todo esto sin dejar que tu lado intrépido y aventurero se pierda, sino que hagas uso de él cuando sea el momento y lugar correcto y siempre con una reflexión, aunque sea breve, de lo positivo y negativo de la decisión. Aprendiendo a decir que no, te ahorrarás muchos problemas porque solo harás lo que realmente quieras y dirás que sí plenamente convencida, haciendo todo lo que quieras sin quedarte con las ganas de nada. Esta en ti ese poder de decisión, úsalo y verás que te va a ir mucho mejor, pero sobretodo ¡sé felíz!.

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar