Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA ENFERMEDAD DEL MIEDO

Éste es un término que designa un tipo de terror, injustificado en apariencia, frente a un objeto, un ser vivo o una situación que no necesariamente implica peligro real.

 

Existen ciertas fobias que podrían considerarse comunes: a la noche, a la soledad, a la muerte, a las enfermedades, a las serpientes... Y otras ocasionales, que producen miedo en condiciones especiales pero que no inspiran temor a alguien sano.

En una primera época de su investigación, Sigmund Freud constató que los síntomas fóbicos se presentaban en todo tipo de trastornos neuróticos o psicóticos, aunque particularmente en la neurosis obsesiva y en la de angustia. Estos síntomas se podían observar en pacientes que practicaban la abstinencia sexual o que se obsesionaban por la limpieza porque les horrorizaban ciertas cosas relativas a la sexualidad.

En su célebre análisis del 'Caso Juanito' (1909), describe extensamente la historia de un niño de cinco años que tenía fobia a los caballos. Descubrió que, bajo el temor a este animal, se ocultaba una angustia más general e incontrolable cuya referencia última era el conflicto con el propio padre.

La observación le demostró que hay, por lo menos, una neurosis en la cual el síntoma fóbico es central; la llamó 'histeria de angustia'. En ella, la energía sexual o libido no se convierte en un síntoma corporal, sino que se libera en forma de angustia.

Los sucesores de Freud (Melanie Klein, Anna Freud, etc.) se interesaron mucho por las fobias infantiles y fundamentalmente por los terrores inspirados por animales. Las fobias a estos y a los espacios, que se observan en niños entre los tres y cinco años, forman parte de su desarrollo psíquico y desaparecen normalmente sin necesidad de tratamiento.

MIEDOS INFANTILES

Freud asoció la conducta del niño con la del hombre primitivo. Planteó que, para ambos, los animales y los hombres estarían emparentados, pudiendo ser amados y odiados al mismo tiempo. Por eso resulta fácil desplazar sobre el animal el conflicto psíquico. Por ejemplo, un niño de cuatro años que padecía fobia a los perros, cuando veía pasar uno por la calle, se echaba a llorar y gritaba: '¡Bonito, no me muerdas, me portaré bien!'. Suelen ser las representaciones de la animalidad las que revelan la esencia de la fobia.
 


LAS CLAVES

El estado emotivo en las fobias es la angustia, la ansiedad y el temor sin límite. Mientras que en las obsesiones es la duda, el remordimiento o la cólera.

Las más conocidas:
 

  • Agorafobia. Miedo a los lugares en donde podría ser posible no encontrar ayuda, particularmente pánico a las multitudes, a los puentes o a estar solo en espacios abiertos.
     

  • Claustrofobia, miedo intenso a los lugares cerrados.
     

  • A los medios de locomoción, en la actualidad aparecen frecuentemente asociadas al transporte en avión.
     

  • A los animales.
     

  • Otras muy comunes son: la hidrofobia (miedo al agua), a caer de las ventanas, a la oscuridad, a la suciedad, a las alturas, a las mariposas, a los caballos, al contacto con otro, etc.

  •  

    VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

     
    Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

    Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar