Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL ENCANTADOR INSTINTO DEL SOMETIMIENTO

Sostener un vínculo sano con la pareja no es tarea sencilla. Muchas mujeres, en busca de este objetivo, dan "todo" por la pareja, descuidando sus propias necesidades individuales. Así, pierden autenticidad incluso con ellas mismas, desencadenándose una serie de anomalías en su personalidad que podrían ser evitadas.

 

  • "¿Por qué cuando estoy en pareja sacrifico mi individualidad?".

  • "Me va bien en el trabajo, pero cuando estoy en pareja me vuelvo complaciente, no puedo poner límites y me pierdo a mí misma en la relación".

  • "Luché mucho por conseguir mi independencia económica, pero al estar en pareja no puedo dejar de poner las necesidades de mi pareja en primer lugar y resigno lo que yo necesito".

  • "Pongo tanto esfuerzo en hacer funcionar la relación de pareja que me quedo sin energías y, sin embargo, la relación sigue trabada".

Testimonios como estos constituyen unos de los motivos de consulta en psicoterapia por parte de muchas mujeres que, queriendo estar en pareja, no saben cómo amarlo a él sin perderse a si mismas. Independientemente de la edad, profesión y los logros obtenidos en lo laboral, estas mujeres perciben que en el momento de relacionarse con un hombre, empiezan a relegar parte de su vida (social, tiempo para disfrutar a solas, creencias, valores, etc.). Llega un momento en que sienten que se han "mezclado" tanto con sus parejas que, al terminar la relación, tienen la sensación de que han perdido gran parte de sus apoyos individuales y se encuentran con una sensación de vacío, tristeza, confusión y frustración.

Salvando las diferencias que caracterizan a cada mujer, hay algunas características comunes a todas ellas:

  • Pasan gran cantidad de tiempo fantaseando con él o con la relación.

  • Tienden a cuestionar o desvalorizar sus propios sentimientos, opiniones, creencias si estos no coinciden con los de él.

  • Se sienten deprimidas o ansiosas cuando no pueden estar con su pareja.

  • Hacen cualquier cosa para que la relación funcione, hasta están dispuestas a cambiarse a sí mismas para complacer a la pareja (aspecto físico, estilo de ropa, alguna conducta en particular, etc.)

  • Se sienten emocionalmente agotadas cuando una relación termina.

  • Optan o fantasean con quedarse sin pareja durante un largo período de tiempo para no volver a recaer en estas conductas.

Y acá no es tan importante la clase de hombre con el que la mujer se ha relacionado, ni lo linda, capaz, inteligente que es la mujer. Ella tiene un problema: no puede ser ella misma cuando está en pareja. Tiene la sensación de que ser ella misma y estar en pareja son objetivos excluyentes entre sí.

Ante esta situación, algunas mujeres quedan con miedo a formar pareja y prefieren quedarse solas. Otras, intentan la pareja una y otra vez, esperando que el próximo intento resulte mejor que el anterior. Existe también un grupo de mujeres que están en pareja estable y que, tanto han tapado sus necesidades personales, que sienten que es muy difícil cambiar o distanciarse de la relación aunque se sienten desdichadas.

Las raíces del problema
Están en la infancia. Por lo general, la mujer con este trastorno, proviene de una familia disfuncional, donde la niña aprendió a renegar de sus propias percepciones; a no confiar en sí misma; necesitar mostrar una imagen de "que todo está bien" en la familia, guardando algún secreto sobre algo malo que ocurre en el seno de ésta; negligencia o abandono de uno de los padres o ambos; existencia de conductas compulsivas: drogas, alcohol, gasto o juego compulsivo, obsesión con la sexualidad, celos desmedidos, etc.; que uno de los padres tomen a la niña por confidente, cargándola con sus problemas o infidelidades, provocando sentimientos de vergüenza y pérdida de la autoestima; haber sido sobreprotegida o controlada por un adulto posesivo que no permitió a la niña desarrollar su individualidad. pertenecer a una familia con creencias e ideas extremas sobre la sexualidad, ya sea prohibiendo o falta de límites, etc.

¿Qué se puede hacer?
Si bien estas conductas pueden cambiarse en una terapia que apunte a ayudar a la paciente a mantener su identidad o a recuperarla, cuatro pasos son fundamentales y hay que considerar:

  • Aprender a tomarse el tiempo necesario para conocer a un hombre antes de plantear un compromiso. No se puede amar lo que no se conoce bien.

     

  • Ser auténtica y no engañarse a una misma. Todos tienen aspectos positivos que quieren mostrar, pero muchas mujeres crecieron con la idea de que ser extremadamente complacientes, decir a todo que sí y anular su propia identidad, es la mejor manera de relacionarse. Sin embargo la excesiva dependencia genera rabia y tarde o temprano habrá peleas en la relación. El hecho de decir la verdad, lo que gusta y lo que no, lo que se espera de una relación, sin fingir, prepara el camino para ser aceptado tal como se es.

     

  • Tener vida propia. Amigos, intereses, espacios para disfrutar, tiempo para el cuidado personal... Muchas mujeres sienten que ocuparse de sí mismas es sinónimo de ser "malas" o egoístas. Ser compañeras del varón es sano y positivo; anularse a sí mismas, es algo muy diferente.

     

  • Vivir en el presente y la realidad. Una de las grandes dificultades para estar bien en pareja se debe a que las personas quedaron estancadas en el pasado, idealizando un viejo amor o repitiendo en la pareja conductas negativas aprendidas en la infancia. La fantasía es una forma de huir de la realidad, de tapar el dolor y obtener alivio, pero tiene un alto coste emocional.

Estos son sólo algunos de los objetivos a lograr. Cada mujer debe transitarlos a su manera y con su propio tiempo. El camino hacia el auto conocimiento y hacia el cambio puede ser muy placentero porque significa llenar un vacío y alcanzar el bienestar en la pareja que nos es tan necesario.

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar