Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

APRENDER A RESPETAR LOS VALORES DE LOS OTROS

"....No echéis vuestras perlas delante de los cerdos...."   Biblia Mateo, 7:6 

 

Hace poco durante una cena muy elegante a la que me invito un amigo no deje de pensar en esta pequeña frase.  Resulta que mi amigo es un hombre muy exitoso que llego a USA procedente de un país pobre en Asia.  Su hermano acompañado de su nueva esposa lo estaban visitando y mi amigo preparo esta cena para darles la bienvenida.  La cena se llevo a cabo en un restaurante de un hotel cinco estrellas, el cual es muy exclusivo y caro.

Durante la cena el hermano y su esposa no escondieron su disgusto.  No hubo conversación o broma que los hiciese sonreír.  Por mas que tratamos tenían cara de aburrimiento, actitud arrogante y parecía que solo querían que la cena acabara lo más rápido posible. 

Cuando la cena termino mis amigos y yo a sus espaldas comentábamos porque la aptitud tan antisocial.  Seria que estaban cansados, no les gustaría comer fuera de casa, eran unos arrogantes, no apreciaban que su hermano se estaba gastando tanto para agradarles en fin muchas conjeturas.  A mí me pareció que sencillamente la cena no era de su agrado y que no apreciaban las mismas cosas que nosotros en USA, lo cual en este caso no es malo ni bueno solo una diferencia.

Personalmente me sentí muy frustrada, la situación en la mesa fue incomoda.  La frase de arriba me venia a la mente.  El valor de las perlas como el valor de todo lo demás es relativo.  Cada persona refleja sus propios valores personales en el valor que otorga a otras cosas o situaciones.

Cuando juzgamos a las personas o les reprendemos a veces queremos imponer nuestros propios valores.  Es importante recordar que por mucho que queramos que otros miren la vida con el mismo cristal que nosotros la vemos esto es imposible.  Aun cuando estamos en lo correcto, cuando sabemos que podemos ayudar a alguien, que podemos evitarle que cometa errores o que sufra es imposible imponer nuestros valores y creencias.

Para algunas personas el estudiar es muy importante y desean que sus hijos estudien como ellos.  Personalmente creo que esto es muy bueno, pero podrían haber personas que piensen diferente y aunque yo les tire mis perlas (mis valores) no las apreciaran, porque esa no es su experiencia en la vida.  No habrá argumento ni prueba que los convenzan de lo contrario.  Lo que para mí es agrado para otros será desagrado.

No todos tenemos la misma capacidad para entender y analizar.  No todos tenemos el mismo crecimiento espiritual o valores éticos.  Aun cuando sabemos que estamos en lo correcto muchas veces es mejor callar porque nuestro interlocutor no tiene la capacidad para apreciarlo.  Como los cerdos no aprecian las perlas, muchas personas no aprecian algo que nosotros consideramos valioso, en estos casos los argumentos, los juicios y las peleas no solucionaran nada.  Es mejor guardar nuestra energía para algo más provechoso. 

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar