Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿QUÉ ES LA FIEBRE?

La Medicina, hasta el final de la primera Guerra Mundial, no comenzó a reconocer la fiebre como un proceso constructivo y útil. Actualmente en amplios sectores médicos se admite a la fiebre como nuestra amiga, como algo que nos hace bien y que no hay que combatir. Se dice que la fiebre evita el crecimiento y multiplicación de los microbios, por lo que cortar una fiebre favorece la infección. Y como se han visto casos de reabsorción de tumores con motivo de una fiebre, hay médicos que pretenden curar el cáncer produciéndola artificialmente.
Por otro lado, están empezando a darse cuenta de los efectos dañinos que producen la aspirina y demás antitérmicos, que van desde lesiones irreversibles del sistema nervioso, hasta la muerte.

 

¿QUE DIABLOS ES LA FIEBRE?
Somos animales de sangre caliente, ya que para que los procesos vitales se desarrollen en nuestro cuerpo necesitamos mantener unos ciertos grados de temperatura que pueden oscilar entre los 35,8 grados por la mañanita (al final del reposo nocturno) hasta los 37,3 grados al atardecer, después de toda una jornada de actividad. El calor es la consecuencia de una actividad. Con la muerte, los procesos vitales se paran y con ellos el calor desaparece. Cuando se hace un gran esfuerzo muscular, la temperatura aumenta en consecuencia y se suda para acelerar la pérdida de calor.
Y cuando el cuerpo está excesivamente intoxicado, y si tiene fuerzas suficientes, provocará una aceleración de los procesos de limpieza, para evitar que la basura dañe a los tejidos. Todas las células acelerarán su proceso de desintoxicación y como consecuencia de este esfuerzo aumentará la temperatura corporal.
La fiebre es una fuerte reacción de defensa frente a un medio interno excesivamente contaminado.

PERO...¿A VECES NO PUEDE HACER DAÑO?
Pero... ¿si se prolonga la fiebre por mucho tiempo? ¿No debilitará al enfermo? Y si pasa más allá de los 40 grados ¿no puede producir lesiones cerebrales irreversibles e incluso la muerte? Es aquí, empujada por estos miedos, que la Medicina afirma que la fiebre se convierte de ser amiga en una mortal enemiga que hay que controlar.
¿Cómo puede ser que el instinto de conservación, habiendo desencadenado una acción por nuestro bien, pudiera querer de repente nuestro mal? ¿Acaso nuestro cuerpo es tonto y los médicos saben más que él? ¿O bien son los médicos los que se pasan de listos? La fiebre no es un proceso ciego y descontrolado. La fiebre es la consecuencia de un proceso que ha desencadenado inteligentemente nuestro organismo con un fin benéfico.
El autor de la fiebre es el mismo que nos construyó en el vientre materno a partir de un óvulo fecundado, el que dirigió nuestro crecimiento, el que hace latir rítmicamente nuestro corazón, el que llena nuestros pulmones aún cuando dormimos, el que llega a cabo este proceso tan complicado que es la digestión... En fin, que de tonto no tiene un pelo. ¿Será posible que este gran sabio sea capaz de producir una fiebre tan fuerte como para hacernos daño? La fiebre será tan fuerte como el cuerpo lo necesite y le sea posible. Si urge evacuar rápidamente venenos que le pueden lesionar gravemente, hará el mayor esfuerzo posible, lo que se reflejará en un aumento de temperatura. Y si se agota en el esfuerzo, cesará para recuperar energías, para volver al ataque en cuanto pueda, lo que explicará fiebres intermitentes. Si una persona alcanza los 42 grados será porque su organismo lo está necesitando, dispone de fuerzas para hacerlo y puede soportarlo. Los niños, los fuertes y sanos serán capaces de esforzarse y por tanto producir fiebres altas, que por lo general serán de corta duración, al terminar antes su trabajo de limpieza. Los viejos, los enfermos crónicos, los cancerosos, ...tendrán débiles fiebres y de larga duración. La fiebre es una demostración de la capacidad defensiva del organismo.

EL MIEDO A LA FIEBRE
He aquí el resumen de los resultados de una investigación llevada a cabo durante cinco años en el "Massachussets General Hospital" sobre 28 enfermos que presentaron fiebres entre 41,1 y 42,2 grados (aparecido en Tiempos Médicos, julio 83). Las enfermedades que padecían eran infecciones (sanguíneas - batemía - neumonías, pielonefritis, absceso intraabdominal e intratorácico, encefalitis y paludismo) quemaduras extensas, hemorragias intracraneales masivas e insolaciones.
Veamos el miedo a las lesiones cerebrales: sólo 9 personas presentaron síntomas nerviosos. Nadie presentó convulsiones. Cuatro casos estaban en coma antes de aparecer la fiebre (tres hemorragias intracraneales y una encefalitis viral). Durante la fiebre, cuatro presentaron ausencia total de respuesta y otro de delirios. Dos acabaron muriendo (tenían hemorragia intracraneal) y tres quedaron con lesiones cerebrales irreversibles. No aclaran si estas lesiones cerebrales son debidas a la fiebre, aunque más adelante afirman: "Se ha corregido ya la creencia, muy popular, de que estas fiebres altas ocasionan alteraciones cerebrales irreversibles, al menos si son tratadas con rapidez y eficacia. Los niños pequeños pueden sufrir episodios compulsivos, pero incluso si ello ocurre, pueden recuperarse sin lesiones neurológicas residuales".
¿Puede matar la fiebre? De los 8 que murieron reconocen que la causa de la muerte no fue la fiebre, sino la enfermedad que padecían (2 por hemorragia intracraneal masiva, 2 por quemadura extensa con infección sanguínea). Sólo en dos casos se podría afirmar, según el estudio, que la fiebre les causó la muerte, ya que fallecieron en un momento febril: uno de ellos debido a una infección sanguínea con hepatitis fulminante después de un transplante renal; y otro debido a una insolación complicada. Más adelante señala que "el enfermo que falleció por insolación fue tratado en exceso con hielo y "aceminoten" (un antitérmico del estilo de la aspirina) hasta volverse hipertérmico" (vamos, que se les fue la mano con la botica).
Ante el hecho de que un enfermo muera con fiebre ¿se puede afirmar con cierto rigor científico que es la fiebre la que lo mató? La fiebre es una reacción defensiva inteligente y controlada por el instinto de supervivencia. El médico no sabe respetarla y hace todo tipo de tratamientos agresivos. Si el enfermo febril muere se afirma: "murió por culpa de la fiebre a pesar de los esfuerzos del médico". ¿No es esto una interpretación un tanto a favor del prestigio médico y contra el cuerpo? Por qué no decir todo lo contrario: "murió a pesar del esfuerzo febril del organismo contra el resultado de las agresiones que le hicieron enfermar (en este caso insolación o transplante), entorpecido a la vez por las manipulaciones violentas médicas". Fíjate, qué tipo de "caricias" terapeúticas aplicaron a estos pobres enfermos febriles: introducción de líquidos en la vena, enfriamiento superficial por mantas hipotermizantes, hielo o agua helada, lavado gástrico con líquidos helados, líquido helado en vena y venenos medicamentosos diversos (antitérmicos, tranquilizantes, antiinflamatorios...). Algunos de estos tratamientos harían enfermar al más sano.

CUANDO EL CUERPO TE REGALE UNA FIEBRE
Dos cosas hay que evitar si quieres que una fiebre no se te complique:
1. Intentar cortarla con medicamentos o baños fríos. El cuerpo lucha desesperadamente y la fiebre es su consecuencia. Combatirlo contaminando la sangre y tejidos con medicamentos (bien sintéticos, bien plantas) es entorpecer su labor. Bajar la temperatura bruscamente con baños fríos o friegas de alcohol, es debilitar y complicar la enfermedad. Basta con que la temperatura de la habitación sea de 18-20 grados, para que el calor producido dentro del cuerpo se difunda en el ambiente, si es que no se le tiene muy abrigado. El poner paños frescos en frente y nuca y mantener los pies calientes con calcetines o bolsa de agua caliente, hace que el calor se vaya por la parte baja del cuerpo, evitando las pesadillas y favoreciendo el descanso y el sueño. Limpiar de vez en cuando la piel con una toalla humedecida en agua templada (nunca fría), también favorece que el calor se vaya del cuerpo paulatinamente.
2. Evitar el comer con fiebre. Durante la fiebre, el cuerpo concentra las fuerzas en el proceso de limpieza, dejando sin fuerza otras funciones no tan urgentes, entre otras la digestión (prefiere alimentarse de las reservas, que le es menos laborioso), al igual que la evacuación de los restos alimenticios (durante el esfuerzo febril es normal no cagar a no ser que haya una fuente de intoxicación intestinal). El meter la comida en este estado provocará un corte de digestión por no haber capacidad de digerir, siendo esto una nueva fuente de debilitamiento e intoxicación. El cuerpo pretenderá evacuar la comida podrida por el vómito o la diarrea. Mienta haya fiebre, basta beber agua pura para aliviar la sed, y si el enfermo tiene miedo a morirse de hambre, engañarle con algún jugo de fruta diluido (mejor de zanahoria si hay diarrea) o algún caldo de verduras sabroso.
Y no queda más que respetar la voluntad del cuerpo y evitar darle el mínimo de trabajo, para que lleve a cabo la labor de emergencia que está llevando, brindándole el reposo absoluto (encamarse, oscuridad y penumbra, habitación aireada y cálida, silencio, evitar el contacto con fibra sintética, tranquilizar al enfermo recordándole lo beneficioso de la fiebre,...). Hay que saber esperar de brazos cruzados a que el cuerpo termine, para volver poco a poco a la alimentación (un poco de fruta, yogourt, puré de verduras,...) y a la actividad.

 

VER MÁS SOBRE PEDIATRÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar