Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Uno de los mejores legados que podemos dejar a nuestros hijos es una correcta educación en su alimentación. Una educación que no solo busque objetivos a corto plazo (que se coma las espinacas), sino una educación cuyo objetivo básico sea formarles para que en su futuro de forma autónoma decidan seguir el camino positivo de cuidar la salud.

 

Uno de los peligros mayores a los que se enfrentan los niños de hoy en día es el desequilibrio en la alimentación diaria. Este desequilibrio se plasma en una carencia o insuficiencia en la ingesta de verduras, frutas, cereales y legumbres; y un exceso de productos elaborados industrialmente (bollería, comida rápida, etc...)

Parte de la culpa de este desequilibrio la tienen los padres, pues generalmente por las prisas o por cansancio suelen acudir con frecuencia a este tipo de productos, especialmente a la hora del desayuno o la merienda. Sin embargo, lo único que estamos generando así es una pauta de comportamiento en nuestros hijos negativa a largo plazo, pues crecerán con la idea del recurso fácil a este tipo de alimentación.

Ni mucho menos se trata de obligar a los niños a comerse aquellos productos que aunque saludables, no les gusten. Está demostrado que psicológicamente obligar a comer ciertos productos, ayuda a desarrollar a largo plazo una fobia hacia ellos, de manera que los efectos serían todavía más negativos que el hecho de no comer determinado producto.

Hay que incentivar la alimentación equilibrada y saludable de nuestros hijos haciéndoles comprender que es lo mejor para ellos. Una de las claves será el propio ejemplo que den los padres. Así, si desde el primer momento nos observan preocupados por llevar una buena y correcta alimentación comprenderán que no es algo para tomarse a la ligera y que merece un poco de atención.

Otra idea muy sugerente es hacerles participar en la elaboración de algún plato. Cuando los niños participan, se lo toman como un juego divertido ayudándoles a desarrollar su creatividad y abrir su mente a nuevos sabores. Y en este sentido, también resulta muy útil llevar a los niños a diferentes restaurantes de comida típica para que desarrollen un paladar sin límites en el que lo único sabroso no sea el azúcar y la comida frita.

Este tipo de pautas, además de mantener la salud física de nuestros hijos, nos ayuda a mantener una buena salud psicológica, ya no sólo la derivada del tiempo que pasamos con ellos en la cocina o en un restaurante, sino también que les ayuda a comprender los beneficios de una dieta equilibrada, previniendo así enfermedades como la bulimia o la anorexia.

En conclusión, los padres deben hacerse la pregunta ¿qué tipo de adulto quiero que sea mi hijo? Y actuar en consecuencia a la respuesta. Además, sería muy interesante informarse adecuadamente con un especialista en nutrición, para que no se nos olvide nada.

 

VER MÁS SOBRE PEDIATRÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar