Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿QUÉ ES LA MENOPAUSIA?

La menopausia es un periodo vital exclusivo de las mujeres sobre el que siempre han existido multitud de mitos y falsas creencias, y aún hoy en día continúa siendo un fenómeno muy desconocido, que representa erróneamente para muchas personas el inicio de la vejez femenina.

 

Los ovarios, en el momento de nacimiento, contienen entre 200,000 y 400,000 folículos, estos órganos diminutos contienen todo lo necesario para producir los huevos maduros u óvulos. Los ovarios producen las hormonas (estrógenos y progesterona). Los estrógenos son un grupo de hormonas femeninas esenciales para el proceso reproductor y para el desarrollo del útero, del pechos y otros cambios físicos asociados con la pubertad. Los estrógenos afectan aproximadamente a 300 tejidos diferentes del cuerpo de una mujer, no sólo aquéllos involucrados en el proceso reproductor, como el útero, mamas y genitales externos, sino también los tejidos en el sistema nervioso central (incluso el cerebro), los huesos, el hígado y el tracto urinario.

Los estrógenos determinan la distribución característica de la grasa del cuerpo en las caderas y muslos durante el desarrollo en la adolescencia. Un estrógeno muy potente es el estradiol, el estrone y estriol son también importantes pero menos potentes. Aunque la mayoría de los estrógenos en el cuerpo son producidos por los ovarios, también pueden formarse en otros tejidos como la grasa, la piel y el músculo. La progesterona es necesaria para acondicionar y preparar el lecho uterino para el huevo fertilizado. La menopausia se define como el fin de los ciclos menstruales y ocurre naturalmente cuando el suministro de folículos se agota o si los ovarios se extirpan quirúrgicamente. La secreción ovárica de estrógenos y de progesterona acaba con la menopausia. El proceso no es súbito, sin embargo.

Un periodo llamado perimenopausia
Normalmente empieza unos años antes y es una fase de transición. Al principio de la perimenopausia el ciclo se vuelva irregular y puede haber aumentos abruptos en las concentraciones de estrógeno. Aproximadamente seis meses antes de la menopausia, sin embargo, los niveles de estrógenos descienden significativamente. Los síntomas típicos son sequedad vaginal y los sofocos (que pueden durar desde seis meses hasta más de cinco años o incluso terminar después de que termine la menopausia). Una vez los ovarios han dejado de producir los estrógenos, todavía continúan produciendo cantidades pequeñas de testosterona, la hormona masculina que puede ser convertida a estrógenos (es decir, estradiol) en la grasa del cuerpo. En resumen, el organismo de la mujer postmenopáusica continúa produciendo hormonas masculinas que se convierten en estrona y estradiol en la medida en que exista grasa en su cuerpo. Las cantidades de estrógeno producidas después de la menopausia, sin embargo, están lejos de acercarse a las producidas durante los años reproductores.

La media edad de las mujeres en la menopausia hoy es de 51.4 años (aunque puede ocurrir a los 40 o después de los 60), por lo que las mujeres, que hoy tienen una esperanza de vida de más de ochenta años, puede esperar vivir unos treinta o cuarenta años en el periodo de la postmenopausia. La menor cantidad de estrógenos durante estas décadas hace que aumente el riesgo de enfermedad cardiovascular, de osteoporosis y posiblemente de enfermedad de Alzheimer.

Tratamiento sustitutivo
Las terapias sustitutivas hormonales están disponibles en varias formas naturales y sintéticas. Los estrógenos pueden administrarse en solitario o en combinación con progestágenos. Cada régimen y forma de administración tiene beneficios específicos y riesgos. La forma clásica de suplementación hormonal es la aportación de estrógenos sin que contengan un progestágeno. Desde que se ha observado que los estrógenos aumentan el riesgo de cáncer uterino, sólo se recomienda para mujeres que han sufrido histerectomía (se les ha extirpado el útero). Disponemos de estrógenos en varias presentaciones farmacológicas. Los estrógenos conjugados comercializados contienen una mezcla estrógenos naturales derivados de la orina de yeguas embarazadas (Premarin). Cenestin es una reciente forma sintética de estrógenos conjugados y se deriva de compuestos presentes en foemas naturales, como la soja. Otros estrógenos vegetales, llamados estrógenos esterificados, se componen de la soja modificada (Estratab, Menest). El Estradiol, el más potente, está disponible (Estrace), en forma parche superficial (Estraderm, Alora, Climara, Vivelle, FemPatch, Evorel), como anillo vaginal (Estring), en inyecciones y en preparados de liberación lenta, que se insertan bajo la piel dos veces al año. Estropipato (Ogen, Ortho-Est) es una versión de la estrona, una forma más débil de estrógeno. Además, se ha desarrollado una presentación en crema vaginal (Vagifem), y se están investigando inhaladores nasales.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar