Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL PRINCIPIO DEL FIN DE LA MENSTRUACIÓN

En muchas ocasiones se ha considerado que el fin de la menstruación es sinónimo de soledad y enfermedad, sin embargo, el climaterio o época de madurez de la mujer es la etapa de mayor creatividad y experiencia.

 

Las mujeres tienen un primer y un último día de menstruación. Ninguno de ellos pasa inadvertido, ya que marcan el principio y el final de una etapa, la reproductiva. Y ahí se detiene la sexualidad femenina, y se supone que tras el período reproductivo la sexualidad pierde su justificación y finalidad primordial.

Pero esta afirmación no es certera del todo, ya que el climaterio es una etapa de la vida de la mujer, donde la madurez, la experiencia y la creatividad llegan a su máxima expresión. El hecho de que se transforme en edad crítica depende de su historia personal y del valor cultural que se dé a la maternidad, la sexualidad, la vejez y la muerte.

Los jóvenes tienen una sexualidad variada y activa y la liberalización de las costumbres sexuales se extiende, no sólo a la cantidad de relaciones, a la variedad de parejas, sino también a la apertura cada vez mayor a las relaciones interraciales o a las personas con edades muy diferentes. Y lo que más llama la atención es la libertad que tienen las mujeres para todas las expresiones sexuales.

Aunque toda esta libertad sexual tiene también su otra cara de la moneda, en cuanto a la discriminación de la edad, sobre todo por lo que se refiere a las mujeres. Y las mayores de 50 años son las mujeres que peor paradas salen del juego del sexo. Pero esto no es casual. Existen una serie de mitos que refuerzan esta creencia, de que la mujer a los 50 años es vieja, achacosa y asexuada.

Cuentos de brujas
Para ver cuál es el lugar que ocupan las mujeres de edad más avanzada vale la pena revisar los cuentos de hadas más comunes, ya que son los que han influido sobre la mayor parte de nuestra población, por el peso que tienen los cuentos contados en la temprana infancia.

Por poner un ejemplo, la abuela de Caperucita Roja estaba achacosa, postrada en la cama y con la única ilusión de que llegase su nieta con unos dulces que le había preparado su madre. La madrastra de Cenicienta, que aparece sola, sin esposo, luchando con los sentimientos ambivalentes, frente a la sexualidad de sus hijas. O la bruja de Hansel y Gretel, con suficiente vitalidad, pero al estar aislada, esta vitalidad se transforma en maldad.

Sin considerar los cuentos, en "El país de las sombras largas", se describe una solución para esas mujeres, que permitiría evitar esta etapa, en los casos excepcionales que no murieran antes, que es su abandono en el hielo, en la noche, para morir congeladas.

Este corto repaso de los cuentos más comunes nos da una imagen de la preconcepción mítica en nuestra cultura sobre las mujeres climatéricas. Los mitos contienen en forma implícita las identificaciones más habituales de una cultura dada.

Parece ser que una vez terminada la etapa en que la mujer puede procrear, los únicos caminos que le quedan son la soledad, la enfermedad y la espera de la muerte. No hay lugar en este modelo para la sexualidad ni para cualquier actividad que implique pasión o placer.

Del mito a la realidad
Pero en nuestra sociedad, estos modelos están considerados racionalmente como caducos, desde lo emocional y desde el lenguaje popular y cotidiano se sigue respondiendo a los viejos mitos. Esta situación también alcanza a los profesionales, quienes no preguntan sobre la sexualidad de las consultantes ni permiten que surjan preguntas.

Pero los datos difieren de los comentarios, y de los cuentos de niños, ya que el 60% de las mujeres entre 52 y 65 años tienen una vida sexual activa. Este porcentaje aumentaría de no mediar mitos y prejuicios, abriéndose al mismo tiempo espacios para el asesoramiento y prevención de la pareja que atraviesa esta etapa de la vida.

Aunque también es realidad que exista la soledad para el 25% de mujeres de más de 50 años, además de las dificultades y las angustias de las prejubiladas, y la desocupación para sus maridos o para ellas mismas.

Si bien la sexualidad a esta edad es una situación posible y gozosa para una mujer, tiene también las complicaciones dadas por la dificultad de encontrar pareja cuando no se la tiene en ese momento. Juega también en ese sentido el entorno social en que nos manejamos, nuestras propias ideas y prejuicios. Quizá uno de los elementos a tener en cuenta en la menopausia es que muchas veces los cambios físicos y psíquicos que produce son mal comprendidos y mistificados.

Todos sabemos que lo desconocido produce ansiedad, no es raro que algunas mujeres sientan que lo peor de la menopausia es que no saben qué esperar ni a quién recurrir en busca de ayuda.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar