Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA DISPAREUNIA

La dispareunia es generalmente introital pero también puede aparecer antes, durante o después de la relación sexual. La causa puede ser un factor psicológico o un traumatismo local (p. ej., laceración del himen, lesiones del meato uretral). Después de un traumatismo pueden aparecer ulceraciones superficiales dolorosas.

 

Otras causas incluyen una lubricación inadecuada, generalmente secundaria a preliminares inapropiados o insuficientes; presión vigorosa sobre una uretra sensible durante el coito; penetración inapropiada; lesión del introito debido a alteraciones inflamatorias (p. ej., vestibulitis); infecciones (p. ej., abscesos de las glándulas de Bartolino o sus conductos); inflamación de las glándulas sudoríparas labiales; irritación secundaria al uso de preservativos de mala calidad o con lubricación inadecuada; reacciones alérgicas al contenido de espumas y geles anticonceptivos y a los preservativos; anomalías del tracto genital femenino (p. ej., tabique vaginal congénito, himen rígido) y enfermedades dermatológicas (p. ej., liquen escleroso). La causa psicológica más frecuente es el vaginismo (v. más adelante).

La dispareunia adquirida no se relaciona con el primer coito y con frecuencia se desarrolla años después del mismo. Sus causas incluyen: involución menopáusica con sequedad y adelgazamiento de la mucosa vaginal, engrosamiento del introito secundario a perineorrafia tras episiotomía o reparación plástica de la vagina, retroflexión uterina marcada con prolapso ovárico al fondo de saco, endometriosis, vaginitis, divertículo suburetral y enfermedad inflamatoria pélvica. La radioterapia para el tratamiento de neoplasias malignas también puede ser causa de dispareunia. Los factores psicológicos y otros relacionados son similares a los implicados en el trastorno orgásmico femenino (v. anteriormente). La estimulación sexual inadecuada o su inhibición psicológica pueden dar lugar a una lubricación vaginal inapropiada y a dolor coital.

DIAGNÓSTICO

El dolor durante o tras el coito es el síntoma fundamental.
La localización y la naturaleza del dolor pueden ser útiles para el diagnóstico; por ejemplo, el dolor con la penetración profunda puede ser indicativa de una lesión uterina y/o del ligamento ancho. Los antecedentes médicos generales y sexuales y la exploración física y pélvica generalmente revelan el diagnóstico. Las lesiones locales del introito y el desplazamiento uterino u otras patologías pélvicas pueden detectarse con la exploración, para la que puede ser necesaria anestesia (v. Vaginismo, más adelante).


PROFILAXIS Y TRATAMIENTO

La exploración de ambos compañeros sexuales antes del matrimonio o la actividad sexual, una explicación clara de los órganos sexuales y reproductores, sus funciones y los factores fisiológicos y psicológicos relacionados con la relación sexual y el consejo sobre técnicas sexuales pueden ayudar a la prevención de algunos problemas. Lo más importante es escuchar a la pareja y responder a sus preguntas.

Las lesiones o defectos deben corregirse si es posible. Por ejemplo, un anillo himenal engrosado puede ampliarse en la misma consulta previa aplicación de lidocaína al 1%.
El tratamiento de las lesiones no complicadas es sencillo. Es importante evitar las relaciones sexuales temporalmente. Debe aplicarse externamente una crema anestésica (p. ej., dibucaína al 1%, lidocaína al 1 o 2%). Los baños de asiento pueden aliviar las molestias vulvares.

El uso de un lubricante hidrosoluble inmediatamente antes del coito generalmente evita el dolor y el espasmo muscular. En algunos casos, la penetración posterior evita la presión en la uretra con sensibilidad aumentada y reduce el dolor. Para el tratamiento del vaginismo, ver más adelante. Los preparados locales de estrógenos o el tratamiento sustitutivo con estrógenos orales son útiles en mujeres con vaginitis posmenopáusica.

Los quistes o abscesos deben tratarse quirúrgicamente; los labios inflamados deben mantenerse limpios y secos. Para el tratamiento de la vulvovaginitis, ver capítulo 238. Si existen inflamación y dolor vulvar, puede aplicarse localmente una compresa húmeda con solución de acetato de aluminio diluido. Si el dolor es severo está indicado un analgésico por v.o., p. ej., codeína, 30 a 60 mg, con paracetamol, 500 mg, cada 4 h. Si la paciente es portadora de un diafragma mal dispuesto que lesiona los ligamentos uterosacros, éste debe recolocarse o extraerse.

Son recomendables las charlas formativas con ambos compañeros sexuales. Sin embargo, si la dispareunia es de larga evolución o si los factores psicológicos subyacentes no pueden corregirse, la paciente debe ser remitida a un psiquiatra.

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar