Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿QUÉ ES LA CESÁREA?

Consiste en una intervención quirúrgica en la que se extrae el feto del útero, por vía abdominal, a través de una incisión en la pared abdominal y otra en la pared uterina; ésta tiene una frecuencia de aproximadamente 4-25% de todos los nacimientos, según el centro y el país donde se haga el estudio.

 

Aunque el origen del nombre de cesárea se ha relacionado con el nacimiento de Julio Cesar, esto parece no ser cierto ya que la madre de Julio Cesar sobrevivió muchos después del nacimiento de su hijo, en una época donde la intervención era mortal.

Es más probable que se deba a la lex regia promulgada en el siglo VII a.c. por Numa Pompilio y que luego pasó a ser denominada lex cesarea, bajo los emperadores, y que establecía, la necesidad de extraer el feto a través de las paredes abdominales de las mujeres fallecidas durante el parto o embarazo adelantado.

Peligro para el bebé (sufrimiento fetal)

• Disminución del nivel de oxígeno en el bebé.
Aumento o disminución de la frecuencia cardíaca fetal.
Problemas de útero: muy pequeño, cicatrizado o deforme.
Varios bebés en el útero (parto múltiple).
Problemas del cuello del útero: muy laxo o relajado (cuello uterino incompetetente).
Infección activa de la madre, como en el caso del herpes genital.
Problemas con la placenta y el cordón umbilical: insercción de la placenta muy cerca del cuello uterino (placenta previa), cuando la placenta se desprende prematuramente del útero (desprendimiento prematuro de placenta).
Desarrollo anormal del embarazo o parto

Peligro para la madre (sufrimiento materno)

La cabeza del bebé es muy grande para pasar a través de la pelvis de la madre (desproporción céfalo-pélvica).
Trabajo de parto prolongado.
Posición anormal del bebé: parto de "nalgas" (presentación de nalgas), posición transversa, etc.
Embarazo a edad avanzada (más de 40 años).
Enfermedad extrema (eclampsia, preeclampsia, hipertensión arterial).
Mujeres fallecidas durante el parto.
Embarazo adelantado.

La cesárea puede realizarse a través de una incisión en el abdomen en sentido longitudinal desde el obligo hasta el pubis o en sentido transversal de 1 a 2 cms. por encima del pubis. Actualmente por razones estéticas tiende a realizarse esta última, y en los casos de cesáreas urgentes se opta por la incisión media infraumbilical, o en los casos de que la paciente tenga este tipo de cicatriz previamente.

La cesárea no es una intervención sin riesgos. Con las nuevas técnicas quirúrgicas y anestésicas, con la instauración de la antisepsia (limpiar previamente el área donde se va a practicar la incisión), la posibilidad de transfusiones y utilización de antibióticos han disminuido en gran medida las posibles complicaciones que pudiesen presentarse como hemorragias, infecciones o accidentes anestésicos.

En cualquier lugar donde asisten partos debe estar preparado para iniciar en breve tiempo, después de establecerse la indicación, una cesárea que puede salvar la vida de muchos fetos.

¿Cuáles son sus complicaciones?
La cesárea no es una intervención sin riesgos. Con las nuevas técnicas quirúrgicas y anestésicas, con la instauración de la antisepsia (limpiar previamente el área donde se va a practicar la incisión), la posibilidad de transfusiones y la utilización de antibióticos han disminuido, en gran medida, las posibles complicaciones que pudiesen presentarse, como hemorragias, infecciones o accidentes anestésicos.

Entre las posibles complicaciones, que pudiesen presentarse, están la rotura uterina, la placenta previa (implantación baja en el útero de la placenta) y la placenta accreta (adhesión de la placenta a la capa muscular del útero o miometrio).

Cualquier lugar donde se asisten partos debe estar preparado para iniciar en breve tiempo, después de establecerse la indicación, una cesárea, que puede salvar la vida de muchos fetos.

Parto Vaginal después de Cesárea
Se han realizado muchos estudios dedicados a los riesgos vinculados al parto vaginal después de cesárea. El consenso global es que hay un riesgo limitado aumentado para una prueba de trabajo de parto después de una cesárea y una tasa de posibles complicaciones graves de un 2,4%.

Pero ésto no es una contraindicación absoluta para un parto vaginal después de una cesárea anterior, si la paciente ha tenido un adecuado control prenatal y tanto ella como el feto se encuentran en buenas condiciones, de no repetirse la indicación de la cesárea anterior, la paciente puede tener un parto vía vaginal sin ningún tipo de complicación, con una adecuada monitorización del feto y de la madre durante la prueba de trabajo de parto.

Entre las posibles complicaciones que pudiesen presentarse están la rotura uterina, la placenta previa (implantación baja en el útero de la placenta) y la placenta acreta (adhesión de la placenta a la capa muscular del útero o miometrio). Después de dos cesáreas el riesgo aumenta por lo que el máximo de cesáreas que se recomiendan son tres, con sus excepciones y después de la tercera se sugiere la esterilización quirúrgica de la paciente.

 

VER MÁS SOBRE EMBARAZO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar