Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

INFERTILIDAD Y FERTILIZACIÓN ASISTIDA

La infertilidad es un problema que afecta aproximadamente al 15 - 20% de las parejas, o lo que es lo mismo, una de cada cinco parejas tiene problemas para lograr su embarazo. El ritmo de vida actual y el retraso por parte de la mujer en la edad ...

 

¿Qué es la infertilidad?
La infertilidad es un problema que afecta aproximadamente al 15 - 20% de las parejas, o lo que es lo mismo, una de cada cinco parejas tiene problemas para lograr su embarazo. El ritmo de vida actual y el retraso por parte de la mujer en la edad a la que decide tener descendencia inciden directamente en la fertilidad. Asimismo, también afectan factores biológicos como el descenso en la concentración y calidad de los espermatozoides en los hombres, y factores como el estrés, la contaminación, el alcohol y el tabaco, influyen en la fertilidad masculina y femenina.

Las causas más frecuentes son:
En el hombre (40%): falta de espermatozoides, baja calidad de los mismos, impotencia o eyaculación prematura o retrograda
• En la mujer (40%): falta de ovulación o irregularidad en la misma, bloqueo de las trompas, endometriosis, problemas en el útero como fibromas
• Causas mixtas (20%): como por ejemplo una incompatibilidad entre ambos miembros de la pareja, problemas en las relaciones sexuales

Debido al sensible incremento en la infertilidad y al aumento del nivel cultural de la población, hoy en día se conoce mucho más sobre este tema, aunque a veces puede originar cierta confusión.

Diferencias entre esterilidad e infertilidad
El resultado final es el mismo, son dos términos que representan la dificultad de una pareja para conseguir un embarazo y la llegada de un hijo.
Podríamos distinguir entre:
- Esterilidad primaria: tras un año de relaciones sin el uso de anticonceptivos no se ha conseguido un embarazo
- Esterilidad secundaria: después de la consecución del primer hijo no se logra una nueva gestación en los 2 o 3 siguientes años sin el uso de anticonceptivos
- Inferilidad primaria: se consigue la gestación pero no se llega a término dando a luz un recién nacido normal
- Infertilidad secundaria: tras un embarazo y parto normales no se consigue una nueva gestación a término dando a luz un recién nacido normal

Tratamiento de la infertilidad
En general, se recomienda llevar una vida sana para prevenir cualquier problema de infertilidad aunque, si después de un año o más manteniendo relaciones sexuales sin protección no se consigue un embarazo, se debe entonces acudir al especialista.

La decisión de tener un hijo es una decisión conjunta de la pareja por lo que la imposibilidad de lograrlo afecta a ambos. El tratamiento de la esterilidad debe de estar dirigida a los dos miembros de la pareja. El diagnóstico y tratamiento requieren un compromiso importante en cuanto a tiempo y paciencia, ya que es un proceso largo que requiere mucho ánimo para ver resuelto un problema que suele producir alteraciones emocionales.

Tras un estudio básico inicial, ha de consultarse a un especialista. Hoy en día, los especialistas son capaces de identificar la mayor parte de las posibles causas de infertilidad o esterilidad. Al comienzo del estudio, se realizarán pruebas a los dos miembros de la pareja, con el fin de determinar dónde se encuentra la alteración.

Los avances médicos que se han producido en los últimos tiempos permiten solucionar actualmente muchos problemas relacionados con la infertilidad.

Reproducción asistida
En la actualidad puede recurrirse a diferentes tratamientos a la hora de conseguir un embarazo. Dentro de la definición de reproducción asistida se incluyen varias técnicas desarrolladas con el fin de solucionar el problema de la pareja estéril. Algunas de ellas se practican desde hace tiempo como la estimulación ovárica o la inseminación artificial, mientras que otras son de desarrollo más reciente como la fertilización in vitro o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides. Existen, asimismo, técnicas novedosas como la criopreservación de embriones o gametos, cocultivos de preembriones o los primeros éxitos en la congelación de óvulos.

Aunque legalmente no está establecida la edad límite para someterse a este tipo de técnicas, no es aconsejable en mujeres mayores de 50 años. Las técnicas de reproducción asistida más comunes son:

Inseminación artificial:


La inseminación artificial es un método muy frecuente utilizado por las parejas con problemas para concebir un hijo. Este procedimiento consiste en la colocación en el interior del útero o en el canal cervical de la mujer, mediante una cánula especial, el semen del varón previamente preparado, realizando una monitorización previa del ciclo menstrual con el fin de detectar el momento de la ovulación. El material seminal puede ser el propio de la pareja o recurrir a un donante en caso necesario.

Este proceso está indicado cuando existe una dificultad para que los espermatozoides pasen a través del cuello uterino, ya sea por alteraciones en la calidad del semen, moco cervical de mala calidad, inconvenientes en la relación sexual y/o incompatibilidades entre semen y moco cervical. La inseminación artificial puede ser también útil en casos de alteraciones ovulatorias.

Se trata de una técnica bastante sencilla y eficaz, aunque el resultado final depende mucho de la calidad del semen. Si no se consiguen resultados en tres o cuatro intentos, está indicado acudir a otras técnicas más precisas como las que veremos a continuación.

Fertilización In Vitro (FIV)
La fertilización in vitro, término que literalmente significa "en vidrio", es un proceso técnico y bastante complejo. Su nombre viene por el recipiente de laboratorio donde se realiza la fertilización de los óvulos, que en un principio fue una cápsula de vidrio, fuera del organismo de la mujer.

Este método es una opción razonable para parejas con varios tipos de infertilidad, aunque en un principio comenzó a utilizarse en mujeres con bloqueo de las trompas. Actualmente se aplica también en endometriosis, factor masculino, causas inmunológicas y casos de esterilidad sin causas aparentes.

En resumen, consiste en la fertilización en un medio de cultivo de los ovocitos de la mujer por los espermatozoides del varón. Una vez obtenidos los preembriones por este proceso, éstos son transferidos al útero para su posterior desarrollo.

Los pasos a seguir son los siguientes:
- Estudios previos al procedimiento, incluyendo análisis hormonales, normalidad fisiológica del útero, evaluación prequirúrgica y estudio de la calidad y capacidad fecundante del semen del varón.
- Estimulación farmacológica de la ovulación: se utiliza medicación para estimular a los ovarios para que produzcan varios ovocitos maduros en lugar de uno solo, que es lo que suele ocurrir de forma natural. Se realiza un control ecográfico para seguir su maduración. El obtener varios óvulos maduros permite optimizar el proceso y evitar que se tengan que realizar nuevos ciclos en caso de no conseguirse un embarazo en ese intento.
- Rescate de los ovocitos: Se procede a la captación de los óvulos por vía transvaginal, aunque a veces se realiza por laparoscopia.
- Inseminación de los óvulos: Se estudian los ovocitos que se han obtenido y se completa su maduración en un medio de cultivo, donde posteriormente es incorporado el semen del varón para su fecundación. El semen suele obtenerse el día de la aspiración de los ovocitos. En los casos en que la calidad del semen no sea muy buena por tener pocos espermatozoides o factor masculino severo, se puede recurrir a técnicas especializadas como la micromanipulación de gametos (ver más adelante).
- Transferencia embrionaria: Dos o tres de los embriones obtenidos se transfieren al interior del útero, mientras que los sobrantes se crioconservan en nitrógeno líquido para su uso en el futuro. El proceso de transferencia no requiere analgesia y se realiza de forma ambulatoria. Después de la transferencia se recomienda reposo y se administra progesterona hasta confirmar el embarazo realizándose un test a los 12 días aproximadamente de la transferencia.

Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI)
La inyección intracitoplasmática de espermatozoides o ICSI (siglas en inglés), es una técnica de desarrollo más reciente que en un principio fue desarrollada para casos de esterilidad de causa desconocida o para cuando no se puede realizar una fertilización in vitro, como en el caso de que la calidad del semen del varón no sea la adecuada. Esta técnica se usa también en muchos casos de esterilidad masculina, varones con vasectomía, eyaculación retrógrada, impotencia, paraplejia o tretraplejia. Asimismo, como complemento de la FIV dando tasas de éxito mayores.

Es un proceso de micromanipulación de gametos. Se realiza una microinyección de un espermatozoide en el interior (citoplasma) del óvulo de la mujer con lo que, al precisarse un solo espermatozoide en lugar de los 50.000 a 100.000 que se necesitan para fecundar un óvulo mediante fertilización in vitro, se ahorran gametos. Actualmente se está desarrollando una técnica que permite la utilización de espermatozoides inmaduros cuando no se puede conseguir células de mayor calidad.

Los pasos a seguir son:
- Estimulación de la ovulación: igual que para la fertilización in vitro.
- Rescate de ovocitos: idéntico procedimiento que para la fertilización in vitro.
- Inyección de ovocitos: Utilizando un microscopio especial de alta resolución se realiza la microinyección del espermatozoide recuperado en el óvulo. Entre las 12 y 18 horas posteriores se visualiza el óvulo para confirmar su fertilización.
- Transferencia embrionaria: Entre las 48 y 72 horas de realizado el proceso de inyección intracitoplasmática se procede a la transferencia embrionaria, siguiendo el mismo proceso que para la fertilización in vitro.

 

VER MÁS SOBRE EMBARAZO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar