Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

CUIDA TU FORMA FÍSICA EN EL PRIMER TRIMESTRE DE EMBARAZO

El ejercicio disminuye el riesgo de padecer obesidad y diabetes. Genera una mayor capacidad respiratoria y de circulación sanguínea. Fortalece y tonifica los músculos para el parto. Algunos ejercicios te evitarán dolores de espalda y que el aumento de peso dañe algunas articulaciones. Ayuda a complementar el efecto de la dieta. Disminuye el nivel de ansiedad y de estrés.

 

Si practicas algún deporte puedes seguir haciéndolo siempre que no suponga un gran esfuerzo o un riesgo. Aunque tengas la misma agilidad que antes, recuerda que estos meses son esenciales para la correcta implantación del óvulo fecundado.

Si vas al gimnasio consulta con tu preparador para que adapte el ejercicio a tu estado. Ponte en manos de preparadores especiales en gimnasia prenatal y consulta cualquier duda sobre tu actividad física al ginecólogo.

Si vas a comenzar algún tipo de ejercicio, debes empezar suavemente y controlar el ritmo cardiaco (no sobrepasar los 120 pulsaciones por minuto). Procura comenzar con un ejercicio que no suponga un gran esfuerzo como andar una hora diaria al aire libre. La gimnasia acuática ayuda a prevenir y paliar los dolores de espalda. El estado de ingravidez alivia la presión sobre las articulaciones y facilita la práctica de los ejercicios. Además, tiene un mínimo riesgo de lesiones.
 

Lo que no tienes que olvidar...

 

  • No te fatigues en exceso, recuerda que una embarazada no tiene las reservas energéticas habituales.

     

  • Reduce el ritmo si notas que te falta oxígeno. No continúes sin haber descansado lo suficiente.

     

  • Procura incrementar las calorías en forma proporcional al gasto físico que te suponga la práctica del deporte.

     

  • Bebe suficiente agua durante el ejercicio y también después para mantener un buen grado de hidratación.

 

VER MÁS SOBRE EMBARAZO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar