Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA CIRUGÍA ESTÉTICA DE LA A A LA Z

 

La cirugía no hace milagros

La publicidad nos vende que se puede conseguir lo que se desee, y en muchos casos no es así. La medicina está consiguiendo alargar no sólo la vida, sino la calidad de esa vida y, claro, quieres que tu cara y tu cuerpo se corrseponda con la forma como te sientes por dentro. He tenido que rechazar pacientes porque me han pedido imposibles. La perfección y el 100 por 100 de resultados no existe, porque no somos Dios.

La cirugía no resuelve problemas personales

Hay personas que quieren rehacer su vida sentimental a partir de una intervención, y el médico le tiene que hacer ver que es posible que el resultado estético les de un equilibrio y más fuerzas para enfrentarse a las dificultades normales que todos tenemos en la vida, pero lo que no va a hacer es solucionarlos...Que su problemática objetiva va a seguir exactamente igual.

Hay que informarse

El 98 por ciento de las secuelas o problemas que hay en cirugía son por falta de diálogo, de información. Por eso, cuando veo que alguna persona duda, le recomiendo que consulte con otro cirujano estético, que pida una segunda opinión y tiene la puerta abierta para volver después. En mi cosulta les proporcionamos un informe completo, que ellos firman, con toda la información sobre el tipo de intervención, el postoperatorio, posibles problemas, y pros y contras.

¿Cuál es el momento de operarse?

No existe una edad establecida, depende de varios factores. Uno, es el factor del envejecimiento; hay personas que están estupendas a los 40, y otras, muy mal por problemas constitucionales, por enfermedades, disgustos...El segundo es el estado anímico -esto es muy importante- tu autoestima. Y en tercer lugar, si quieres que se note el cambio o no. Se puede hacer un lifting muscular a una mujer de 45 años, que nadie se dará cuenta hasta pasados unos tres o cuatro años: ¿oye, tú qué haces que estás siempre igual? Consigues un buen resultado a largo plazo y sin grandes cambios, esta es la gran diferencia.

¿Qué operaciones se solicitan más?

Estamos en un país de caderas anchas, por lo que la liposucción es una de las técnicas con mayor demanda. De narices grandes —tenemos un origen árabe-judía— así que las rinoplastias también son una de las intervenciones estrella. Asimismo, las operaciones de pecho. Pero donde más se nota el incremento de la cirugía es en el rejuvenecimiento de cara, que es el tema más puntero y difícil y además, lo que más se ve; el pecho o la cadera los puedes esconder, pero la cara no.

La cirugía sigue siendo cara

La cirugía estética es cara, pero hay mucha gente que prefiere prescindir de otro gasto importante. Depende de la escala de valores: ¿qué prefieres, un mes de vacaciones, por ejemplo en la Costa del Sol, o arreglarte esa nariz que es para toda la vida? Y te sorprenderías porque hay mucha gente profesional de nivel medio que se opera al final del mes de julio y aprovecha las vacaciones para pasar el postoperatorio.

Las españolas, a la cabeza

España es uno de los países en donde esta especialidad ha aumentado muchísimo. Somos el primer país de Europa, en cuanto a número de operaciones y el cuarto o quinto del mundo. Además, en España el nivel de cirugía estética es muy alto. Y así como antes era un tabú y decías «¡fíjate, fulanita de tal se ha operado!», ahora entra un poco en el curriculum de una persona el decir: «fulanita se ha operado. ¿Sabes quién se lo ha hecho? El famoso cirujano tal…».

Los hombres también se operan

Los hombres pasan por el quirófano, pero no sólo para solucionar sus problemas tradicionales, como la obesidad o la calvicie, sino también para la cirugía de cara completa: papada, bolsas, etc., porque la competencia laboral y social es muy dura. Además, ellos son más quejicas que las mujeres en cuanto a los resultados. Operar a los varones sin que resulte evidente, es mucho más difícil. Ves a una cantidad de actores americanos, como Michael Douglas, con una «cara de pez»… Parece que le acaban de sacar de una aspiradora y con cicatrices visibles en las orejas. ¡Es terrorífico!

Lo último, el "lift-face"

...o el tratamiento del tercio medio de la cara, es decir pómulos, ojos, etc. En la última reunión internacional que tuvimos llegamos a la conclusión de que nos hemos pasado porque estamos creando una estética que no ha existido nunca: el pómulo tan alto, el ojo tan rasgado, nadie tiene esa apariencia ni siquiera a los 20 años… Por ello tenemos la intención de cambiar técnicas o modificar movimientos musculares para volver a la naturalidad.

No hay que olvidar la propia imagen

En cirugía estética nos ocurre una cosa muy curiosa: hay algunas personas que vienen a la consulta que se han olvidado de su propia imagen: la palabra sería que han perdido el oremus sobre su imagen. Y cuando les enseñas la foto que sacamos antes de operar, niegan que aquella persona sean ellas… Es un proceso psicológico muy curioso que les lleva a pedir una serie de exageraciones en los tratamientos, que luego nunca les satisfacen. Porque, ¿a quién le puede gustar ese labio tan exagerado que vemos hoy?

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar