Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL PLACER DE UN MASAJE

Es muy importante para tener una relación sexual placentera cuidar todos los aspectos. La preparación de un masaje para iniciar el juego es también parte de ese placer del sexo, que si nunca has probado, puede ser una gran experiencia.

 

El masaje consiste en una presión y un movimiento de las manos sobre la piel, en sí mismo ya puede ser muy placentero pero si queremos conseguir mayor resultado, podemos utilizar aceites esenciales que favorecerán el deslizamiento de las manos sobre el cuerpo de nuestra pareja. Existen varios aceites que podemos utilizar para este fin como el de pepitas de uva, el de almendra o el de yoyoba.

Además de estos aceites que hemos nombrado existen algunos que por sus propiedades son más específicos para el sexo, por su efecto afrodisíaco, estos son el aceite de sándalo de efecto sedante, el pachuli con un olor dulzón o el ylang de un olor más floral. También pueden encontrarse con este efecto el aceite de flor de azahar, el de jazmín o el de rosas. Podemos realizar nosotros nuestras propias mezclas en casa para máximo tres o cuatro masajes. La forma de realizarlos sería mezclando 30 ml. de aceite base (aceite sin aroma, neutro) mezclado con unas 12 gotas del aceite esencial que escojamos.

Iniciamos el masaje

    Lo primero es una buena motivación para los dos miembros de la pareja, un lugar agradable en cuanto a temperatura, a la luz ambiente y tener un sitio confortable aunque firme para tumbarse. El miembro de la pareja que va a iniciar el masaje debe prepararse para ello, no es recomendable intentarlo cuando nos encontramos cansados o preocupados ya que es posible que entonces no logremos los efectos deseados en nuestra pareja ni en nosotros mismos. Antes de empezar el masaje a nuestra pareja, hay que relajar nuestros músculos y hacer unos pequeños ejercicios con nuestra cabeza y hombros.

    El masaje de hombros es conveniente que nos lo haga nuestra pareja de forma que éste coloque sus dedos sobre nuestros hombros realizando una suave presión con los pulgares moviéndolos haciendo círculos a la vez que se presionan los músculos. Si al realizar el masaje existen puntos más duros o tensos hay que insistir con la presión de los dedos en esa zona.

    Saber tocar a nuestra pareja puede transmitirle sentimientos, haciendo que el masaje sea una experiencia muy agradable para nuestros sentidos. Pero como todo, para saber hay primero que aprender y lo fundamental en masajes es que hay tres formas de masajear la piel: con un roce suave, la fricción con nuestras manos y el amasamiento. Cada uno hay que utilizarlo para una función distinta, el roce suave se ejerce al principio del masaje para extender el aceite sobre la piel. Movimientos más fuertes son los de amasamiento y sirven para liberarnos del estrés diario y por fin, la fricción de nuestras manos consiste en la presión en determinadas zonas del cuerpo especialmente castigadas por la tensión.

Masaje suave

    Es el primer contacto sobre la piel, colocando las manos planas sobre la piel extendiendo el aceite sobre ella, el movimiento debe ser de arriba hacia abajo, si en el movimiento se observan nudos de tensión hay que insistir en esas zonas para intentar deshacerlos. Ahora hacia arriba de nuevo con las palmas abiertas y esta vez separando los dedos. Repetir la operación varias veces esta vez haciendo el masaje solo con las yemas de los dedos, sin apoyar las palmas de las manos y realizando una presión cada vez un poquito mayor.

Más energía en el masaje

    En este caso el masaje sirve para liberar tensión y favorecer la circulación sanguínea. Hay que apretar la piel entre las manos como si estuviéramos amasando pan, haciendo el movimiento de apretar y levantar sucesivamente. Hay que ser fuertes en el masaje pero sin llegar a presionar demasiado.

Presión específica en ciertas zonas

    Aquí se utilizan los dos pulgares que son los que ejercen la presión en zonas más pequeñas del cuerpo, sobre todo en los músculos que envuelven los huesos. Las yemas de los pulgares deben ejercer una presión haciendo movimientos circulares sobre la piel.

 

VER MÁS SOBRE MASAJES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar