Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

RIVERA MAYA

Existen lugares en la tierra que guardan el secreto del hombre. La región meridional de México y más concretamente, la ribera maya, es de esos parajes autóctonos en los que el visitante rescata su sentido a través de la belleza más original. Pueblos edificados bajo la historia y gentes que surcan el saber milenario hacen de este territorio un privilegio turístico.

 

La península del Yucatán se conforma como lugar clave donde aún se puede sentir la fuerza de aquellos pobladores fieles a la naturaleza y a su mensaje; aquellas gentes que vivían en armonía y que hacían de sus días un rito sosegado. En nuestros días, el visitante se refugia consciente de que esta vibración perdura de manera sobresaliente.

Contemplar los yacimientos arqueológicos mayas no es un tradicional recorrido turístico. Se trata de introducirte en una época como si de un viaje en el tiempo se tratara. A este revivir humano se une la belleza de un paisaje natural configurado en perfecta sincronía con la construcción, por lo que los torrentes naturales, las escabrosas montañas o las junglas húmedas parecen evocar las voces de un tiempo eterno y mítico.

El célebre territorio del Yucatán se extiende a modo de dedo pulgar albergando tres estados mexicanos: Quintana Roo, Yucatán y Campeche. Cancún es el centro turístico de Quintana Roo. Su nombre es ya internacional por el reconocimiento de sus playas, paraísos donde esconderse del mundanal ruido y en los que recuperar la energía dispersa en la ciudad.

Si la historia es uno de los principales reclamos para acercarse a México, en Cancún todo parece ser al contrario. Es el futuro quien se apodera del asombro humano, construyendo edificios piramidales o cafés a estilo maya del siglo XXI. Pero una cosa permanece intacta más allá de sus civilizaciones milenarias: las playas de arena blanca.

La buena acogida turística de Cancún hizo proliferar a lo largo de la carretera 37 diversos puntos estratégicos donde tomar el sol sin perderse nada de una sociedad con calidad de vida. De esta manera, playas de características semejantes se difuminan acogiendo al viajero hasta Tulum. Es este el lugar más reconfortante de cuantos se pueden visitar. Agradecido y sencillo, sus precios se mantienen sin dispararse y además de mar, ofrece unos de los mejores enclaves arqueológicos de la costa. Las ruinas mayas adquieren aquí una especial belleza puesto que el visitante puede visionarlas desde la costa. El amanecer aporta los atributos necesarios para que la imaginación del turista reviva.

Casas hechas con hojas de palmera y estuco, el contraste

Y si todo parece corresponder a un turismo industrial bien abastecido, hay que decir que aún existen los parajes donde el hombre no ha dejado caer sus comodidades. Los pueblos de pescadores propios de zonas olvidadas también ocupan su lugar en la costa maya de México. El contraste que ofrecen los pobladores indígenas frente a las construcciones turísticas, es uno de esos factores que hacen que el turista se sienta impresionado por la autenticidad del lugar. Gentes que continúan manteniendo sus ritos más ancestrales y que viven humildemente en casa hechas con hojas de palmera y estuco.

Pero la longitud de esta costa paradisíaca tiene la capacidad de ofrecer un producto para distintos gustos. No faltan por tanto, los lugares que llaman a los trotamundos más aventureros o a las sencillas gentes que sólo quieren sumergirse en el silencio de la sal y la luz. Es el caso de la pequeña isla Mujeres o la playa del Carmen. A tan sólo 100 Km al Sur, estos lugares ven incrementarse el número de visitantes cada año como también ven subir el precio de sus productos. Otra de las concurridas playas es la isla Cozumel. Se accede a la misma a través de un corto trayecto en transbordador desde playa del Carmen. Es ideal para practicar el submarinismo debido a la belleza de sus arrecifes coralinos.

Ciudades legendarias en el corazón de la selva
Otro de los grandes espectáculos de la ribera maya es observar la fauna que habita aquellos lugares sabiendo que forman parte de un contenido espectacular. Cocodrilos, aves, tortugas o manatíes engalanan la belleza salvaje de un territorio paradójicamente virgen y explotado. El escenario de los manglares propicia que el visitante tome conciencia de la sincronía de convivencia que desde tiempos inmemoriales existe entre el hombre y el reino animal.

Las selvas que se adentran en el misterio de la huella maya es uno de los motivos por los que el turista se siente en tierra privilegiada. La selva tropical que se alarga hasta llegar a regiones de Guatemala es uno de los vestigios más importantes de la cultura maya, conformando una de las grandes metrópolis de la antigüedad donde se encuentran las ciudades de Calakmul, Kohunlich y Becán. Introducidas en la jungla, los tres núcleos poblacionales conservan el sabor de la leyenda del nuevo mundo.

Volver la vista atrás

La cultura maya es una de las más importantes de las que florecieron en el México antiguo. Por esta razón, viajar a la ribera maya requiere que el visitante se empape de al riqueza de un pueblo crucial en su aportación humana para la historia universal.

Los mayas se asentaron en la región hace unos 5.000 años. Su esplendor data de entre el 300 y 900 d.C. Más tarde entraron en decadencia y desaparecieron. El éxito de esta civilización es conocido su armonía en el saber. Lo que propició que sus numerosos avances hayan sido también un pilar importante para la nuestra. El misterio de su religión estaba unido de manera incondicional a toda su forma vital por lo que sus construcciones adquirían la misma magia que sus ritos. Muchos son los misterios que aún en nuestros días no se han desvelado pero la realidad de una belleza sobrehumana e indescifrable son prueba de su valor como civilización puntera a pesar de su antigüedad.

Tras la caída de las primeras ciudades más emblemáticas, como son Calakmul o Becán, se erigieron otras con un estilo arquitectónico nuevo: Uxmal o Chichén Itzá. A su vez, estos enclaves se vinieron abajo hacia el 1200 y recobraron importancia otras como Tulum y Cozumel. Esta yuxtaposición de culturas dentro de una misma civilización es hoy en día una realidad. No es difícil ver una población urbana que tiene un mayor desarrollo en lugares como Cancún, Chetumal o Playa del Carmen y donde conviven a modo de recuerdo, mestizos, mayas, norteamericanos, europeos o asiáticos. Un ejemplo de que el pasado da vida al futuro.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar