Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LISBOA, PORTUGAL

La capital portuguesa se ha convertido en uno de los destinos más apetecibles para pasar las vacaciones. Situada en la orilla derecha del estuario del Tajo, entre el mar de la Paja y el océano Atlántico, el urbanismo de la ciudad se prolonga hasta Almada, en la orilla opuesta del río, con la que está unida mediante un puente.

 

Fuente de inspiración de Wim Wenders, sus fadistas enloquecen a medio mundo con sus cantos tristes y, aunque su época imperial ya pasó, Lisboa todavía es una ciudad que conserva mucho de su antiguo esplendor y aún más secretos por descubrir en sus calles y en sus gentes. Temperatura agradable, buena comida y facilidad de acceso, son algunas de las ventajas de "la ciudad de las siete colinas".

Según cuenta la leyenda, Lisboa fue descubierta por el más famoso de los héroes de la mitología clásica: Ulises, aunque los historiadores atribuyen su fundación a los fenicios. Su situación geográfica pronto la convirtió en enclave estratégico de griegos, cartagineses y romanos, y la época de los descubrimientos la transformó en uno de los lugares más importantes del mundo.

En la actualidad viven casi un millón de habitantes, y se ha convertido en uno de los lugares preferidos a la hora de elegir destino para pasar las vacaciones, debido a la cercanía con España y a que los precios de los viajes están al alcance de muchos.

Lisboa histórica
El casco antiguo de Lisboa, en el centro de la ciudad, todavía conserva muchas estructuras medievales y de origen musulmán. Sus callejones estrechos, con balcones de hierro forjado y grandes patios, están envueltos de una sensación de hospitalidad que hace que el visitante se sienta acogido desde el primer momento.

La Plaza del Comercio suele llamarse el vestíbulo de Lisboa porque acoge algunos de los edificios más importantes de la ciudad. Tres de sus lados están ocupados por edificios oficiales que se construyeron en el siglo XVIII, y en el cuarto se erige el Arco del Triunfo construido después del terremoto de 1755 que sacudió la ciudad. Además, también se conserva parte de la catedral románica del siglo XII, construida poco después de la reconquista cristiana de la ciudad. El castillo de San Jorge, reconstruido en 1940, el monasterio de los Jeróminos de Belém, fechado en el siglo XVI, y la iglesia de la Madre de Deus son algunos de los monumentos más destacados de la ciudad.

Para finalizar con el recorrido histórico, es de obligada visita la hermosa Torre de Belém, uno de los símbolos más conocidos de Lisboa. Se la considera como, quizá, la torre de defensa más decorada del mundo y guarda la entrada en la ensenada del Tajo formando una pequeña península que con marea alta queda aislada de la costa.

El fado

El fado es la canción emblemática de Lisboa. En sus palabras se oyen los ecos de puertos lejanos, escondidos más allá de las brumas de mares distantes. La angustia de la partida para largos viajes, la tristeza de los navegantes que tardan y la incertidumbre de si regresarán, marca profundamente, esta canción de puertos y marineros.

El fado es también una canción que cuenta los infortunios de la vida, el sufrimiento dejado por amores infelices. La Mouraria es uno de esos barrios por siempre ligado al fado, y entre los muchos intérpretes de fado que se conservan en la memoria de todos, está la voz de Amalia Rodríguez. La voz de esta fadista única, dejó entre los lisboetas la melancolía de la melancolía, que ella cantaba.

Museo Nacional de Etnología
El Museo Nacional de Etnología es un testimonio de la curiosidad de los portugueses por otros pueblos y culturas. A partir del siglo XVI, con la llegada de los grandes viajeros marítimos, los navegantes portugueses fueron varias veces los primeros europeos que conectaron con civilizaciones de otras áreas del mundo. Inmediatamente surgieron descripciones y relatos de los contactos con esos pueblos hasta entonces desconocidos para Europa.

En el año 1755, Lisboa fue asolada por un terremoto. Gran parte de la ciudad quedó destruida, perdiéndose casi la totalidad de los amplios tesoros reunidos hasta entonces. Fue a finales del siglo XVIII cuando creció el interés por los objetos exóticos, cuadros y telas. Como testigo quedó un registro de 1797, en el que fue pedido al Gobernador de Mozambique que enviase a Lisboa, plantas, semillas, conchas, minerales e instrumentos fabricados por los pueblos locales.

En esos momento se comenzó a fraguar los fondos de las primeras colecciones museísticas como el Real Museo de Doña María I. Sin embargo las piedras que deberían formar al Nuevo Museo Nacional de Etnografía no se llegaron a poner hasta mediados del siglo XX, cuando partiendo de la iniciativa de un grupo de investigadores se recopilaron gran parte de las obras existentes en la ciudad a la vez que se incorporaban otras nuevas traídas de Mozambique. El actual museo se ha ampliado y diversificado, con un número superior a veinte mil piezas.

Las colecciones se extienden más allá de los espacios ocupados por los portugueses. El Museo está situado en la actualidad en la zona de Belém, y en él se reúnen piezas tan diversas como una escultura en madera que representa una cabeza femenina, que en otros tiempos formaba parte de un altar real en Benim, o una cabeza humana reducida por los indios jíbaros de la frontera de Brasil y Perú.

De compras
Además de los grandes almacenes y las grandes firmas internacionales, el visitante de Lisboa puede encontrar algunos de los mejores complementos fabricados en cuero de toda la zona. Bolsos, zapatos y cinturones hechos a mano son las mejores adquisiciones en este sector. También es recomendable hacerse con azulejos pintados a mano, porcelana u objetos de cristal tallado a un precio más que razonable.

La mayor parte de las tiendas se encuentran en el barrio de Baixa. Esta barriada está repleta de pequeños comercios donde poder curiosear, además de acoger algunas de las tiendas de música más grandes de todo Portugal, donde podemos aprovechar para hacernos con algún disco de Madredeus o de Dulce Pontes.

Si lo que nos interesa son las antigüedades son de obligada visita las calles (o Ruas) de Dom Pedro V, Do Alecrim o la Rua da São Bento. Aunque en Lisboa hay otras zonas comerciales interesantes como la Avenida de Roma, Alvalade y Campo de Ourique. Pero si no se dispone de mucho tiempo, lo mejor es visitar alguno de los centros comerciales distribuidos a lo largo y ancho de la ciudad como, entre otros, el de Vasco da Gama, el de Amoreiras o el de Colombo, el centro comercial más grande de toda la Península Ibérica.

Gastronomía

Se dice que los portugueses son expertos en disfrutar de los placeres de la vida, lo que explica porqué se pueden disfrutar de maravillosos platos típicos que harán relamerse a más de uno y una (¡ojo con las calorías!). La región de Lisboa ofrece una amplia variedad de platos típicos y excelentes vinos que pueden ser disfrutados en alguno de sus numerosos restaurantes, sobre todo en el casco antiguo. Su situación cercana al mar, hace que lo más destacable sean los platos de pescado, con numerosas formas de cocinar el bacalao (bacalhau), aunque sus carnes y postres también son deliciosos (los pastéis de Belém, en concreto, es casi una obligación probarlos).

Todos estas sabrosas recetas las podemos regar con alguno de sus caldos. Vinos tintos y blancos, y, como novedad, el vinho verde, un vino joven y ligeramente espumoso. Y, como digestivo, Lisboa nos ofrece la ginjinha, su bebida típica, que es una especie de jerez.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar