Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL MONTSENY, ESPAÑA

El Montseny es el macizo de mayores dimensiones y de más altura de la Sierra Prelitoral catalana (Catalunya-España). Su superficie es de más de 30.000 hectáreas repartidas entre las comarcas de la Selva (Girona) y Osona y el Vallès Oriental (Barcelona). Su mayor riqueza está en su variedad. En él podemos encontrar los elementos más típicos de la vegetación mediterránea y casi sin quererlo, y tan sólo subiendo unos pocos metros, toparnos de frente con las especies más características de la eurosiberia o del dominio boreoalpino. Unos valores que fueron ya reconocidos para su protección en 1978, cuando el Montseny fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Nueve años más tarde, en 1987, la Generalitat de Catalunya daba su visto bueno a la creación del Parque Natural del Montseny.

 

Uno de los principales alicientes de este macizo radica en la extremada variabilidad de los ambientes que presenta, no sólo en cuanto a la vegetación sino también en relación con el relieve. Desde el punto de vista orográfico, el Montseny se inicia a menos de 200 metros para llegar a alturas que superan los 1.700 metros. El río Tordera separa la montaña en tres partes: el llano de la Calma y el monte Drau (1.344 metros), la cima de Matagalls (1.693 m), el pico de las Agudes (1.706 m), y la colina del Home (1.713 m), que culmina el macizo.

En el Montseny el turista puede encontrar los tres dominios biogeográficos característicos de Europa occidental: el mediterráneo, la eurosiberia y boreoalpino, cada uno de ellos con sus correspondientes elementos de flora y fauna que le son propios. El primero de los tres lo podemos encontrar desde la base del macizo hasta los 900 metros. A partir de esta altura y hasta los 1.600 metros se pueden admirar muchos de los componentes biológicos característicos de la región centroeuropea, y más arriba aparece ya en escena la región borealpina, escasamente representada si se tiene en cuenta la poca superficie que ocupa en el macizo este tipo de ambientes.

Encinas, pinos, alcornoques, robles, hayas y toda clase de especies caducifolias, así como abetos dan forma a un paisaje básicamente forestal que ha ido extendiéndose en las últimas décadas debido al abandono progresivo de las actividades agropecuarias y los bajos rendimientos de la explotación del bosque.

Un aspecto muy a tener en cuenta es el papel que desempeña el Montseny como refugio para muchas especies propias de contextos ambientales de mayor latitud, las cuales encuentran en este macizo el límite meridional de su área de distribución a Catalunya. Esta función la cumple también para otras especies hasta hace poco cercanas al Montseny pero que con el paso del tiempo y la continua alteración del territorio se han ido asentando en la zona, resguardándose así de la amenaza humana y de las modificaciones de su hábitat.

Además de los aspectos ecológicos y medioambientales, el Montseny es una montaña de un gran valor histórico y cultural. Las actividades ganaderas, agrícolas y forestales han tenido un valor decisivo en la modelación de su paisaje, aportando igualmente un legado arquitectónico importante (masías, cabañas de pastores, pozos, fuentes,...).

El hecho de que el Montseny sea una vasta zona verde situada a poca distancia de Barcelona y su área de influencia llevó a que en la década de los setenta se realizara lo que fue la primera ocupación urbanística de su entorno. Esto condujo a la aprobación, en 1977, de un plan de protección especial que lo catalogaba como parque natural de acuerdo con las regulaciones que establecía la ley del suelo.

El objeto era no sólo preservar el patrimonio natural y cultural de la montaña, sino también favorecer un desarrollo económico compatible con el mantenimiento del paisaje, así como ordenar y garantizar el uso social del Montseny como espacio para pasar el tiempo libre. Los valores de este macizo eran posteriormente reconocidos en 1978, cuando fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Nueve años más tarde, en 1987, la Generalitat de Catalunya daba su visto bueno a la creación del Parque Natural del Montseny.

A raíz de este interés por su preservación y por su conversión en zona de esparcimiento, en los últimos años se ha dado un importante cambio en el paisaje y en los elementos constructivos que lo componen. Los campamentos, las escuelas de naturaleza o la gastronomía son algunas de las actividades que poco a poco han ido sustituyendo a aquellas más tradicionales que otorgaban al Montseny su auténtico valor como espacio en el cual el hombre y el entorno formaban una unidad. Con una afluencia masiva de cerca de 2 millones de visitantes por año, el principal reto al que actualmente se enfrenta el macizo es hacer compatible el mantenimiento de los valores ecológicos y culturales con las actividades económicas tradicionales y su optimización como espacio dedicado al tiempo libre.

Quizás la mejor opción para iniciar lo que sería una primera aproximación a la realidad del Montseny es coger la carretera que atraviesa el parque en sentido sur-norte. El trayecto se inicia en el núcleo de Sant Celoni para continuar luego por la zona de Santa Fe, en la que se encuentra el embalse más conocido de la zona. Desde este punto, lo ideal es dirigirse hacia el cuello de Sant Marçal para descender de nuevo hasta el núcleo de Viladrau. Este trayecto permite ver muy de cerca las partes más interesantes y emblemáticas del lugar.

Animales para todos los gustos
La cantidad de especies animales inventariadas en el Montseny es realmente importante. La estratégica situación del macizo en un contexto claramente mediterráneo convierte a la zona en límite meridional en lo que respecta a la distribución de los elementos faunísticos. Es por ello que junto a las especies que definen determinados ambientes podemos encontrar también otras más singulares que realzan el interés de la montaña para todo aquel que se acerca a ella para descubrir sus secretos.

El número de anfibios y reptiles relacionados con el Montseny se eleva a más de 30, entre ellos algunos tan frecuentes como la salamandra, el sapo, el tritón del Pirineo o la rana roja. Pero son, sin duda, las aves, las auténticas dueñas de estos parajes. En total, se han contabilizado 200 especies. El halcón, el tordo, el petirrojo, o el merlo de agua son las más conocidas. En cuanto a los mamíferos, el grupo mejor representado es el de los roedores, seguido de los quirópteros y los insectívoros. Destacan la rata esquirolera, el murciélago de cueva, el erizo común, y la musaraña de agua. Entre los carnívoros cabría dictar casi en exclusividad a la garduña, mientras que en el grupo de los artiodáctilos el rey es el jabalí, sobre todo, por la cantidad de ejemplares que moran por estos parajes. Los amantes de las especies acuáticas lo tienen un poco más difícil. La falta de una buena red hidrológica, la introducción de ejemplares foráneos y la contaminación han hecho que las opciones sean prácticamente nulas. Sirva como ejemplo para denunciar esta realidad que en la zona tan sólo han sido localizadas cinco especies, de las cuales el barbo de montaña es el más abundante y mejor distribuido.

Y es que a pesar de tratarse de un espacio protegido, la herpetofauna que habita en la zona podría verse amenazada, de una manera muy especial, como consecuencia de la gran afluencia de visitantes que tiene el Parque durante todo el año, debido principalmente a su cercanía con grandes núcleos de población humana. Un peligro adicional lo constituye el auge de las áreas de picnic que sin un control exhaustivo de los residuos de los visitantes puede llegar a provocar fenómenos muy localizados de contaminación, que pueden convertirse en especialmente graves en los puntos de reproducción de los anfibios. Una consecuencia más de la afluencia turística, es el atropello de ejemplares en las carreteras que cruzan el macizo. Es especialmente vulnerable a ello la salamandra, sobre todo en los días lluviosos y no muy fríos.

Si este conjunto de factores no se controlan, la riqueza faunística del Parque Natural del Montseny, posiblemente, se verá inevitablemente amenazada a medio plazo, especialmente en aquellas zonas más explotadas. De ahí la importancia que tiene el concienciar a los turistas para que se acerquen a este pequeño tesoro de la naturaleza con respeto y extremado cuidado.

La ocupación humana
Aprovechando sus recursos naturales, el hombre ha vivido desde tiempos remotos en el Montseny. Un buen ejemplo de esto lo forman los restos ibéricos de Montgròs, en Brull. La iglesia románica de Tagamanent, la ermita de San Marçal o el mismo castillo de Montsoriu son un testimonio de la edad media. Los campesinos ocuparon primero los sectores más bajos, donde los suelos eran fértiles y el agua abundante, pero a partir del siglo XVI comenzaron a instalarse también en las tierras más altas aprovechando los bosques y las zonas de pastos.

En estas masías de montaña se desarrolló una rica tradición cultural que aún perdura. Sin embargo, en los últimos decenios se ha producido una gran despoblación de la montaña. En la actualidad la población que lo habita mantiene una importante actividad forestal y agrícola acorde con los intereses propios de un espacio protegido. De hecho, el Parque Natural de Montseny forma parte de la red de espacios naturales protegidos, promovidos y gestionados por la Diputación de Barcelona, que conforman un anillo verde, que rodea una de las áreas más fuertemente urbanizadas del país.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar