Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

BUDAPEST, HUNGRÍA

Budapest es la unión de dos ciudades (Buda y Pest), todavía separadas por el Danubio, testigo durante siglos de batallas ganadas y perdidas, de soñados romances y de secretas conspiraciones. Buda representa la nostalgia por un tiempo pasado que la distancia embellece, Pest es la rebeldía de aquel no se contenta con la vida que el destino ha tejido para él. Un mosaico viviente en el que han sido protagonistas el pueblo húngaro, alemanes, judíos, eslovacos y polacos. Ellos han convertido Budapest en una de las ciudades más fascinantes del viejo continente.

 

Una de las cosas que más llama la atención de Budapest es su auténtica simbiosis, en cuerpo y alma, con el Danubio. Tal vez sea porque este viejo río la ha obsequiado con una transformación sin igual, convirtiendo su arrogancia en solemnidad, susurrándole al oído poemas escritos para ella por los muchos amantes que se dejaron seducir por sus callejuelas, sus pintorescos rincones, y su pueblo. Viajeros llegados en el siglo X de Centroeuropa desde las estepas asiáticas. Guerreros, jinetes y cazadores, pero lo suficientemente abiertos como para convivir con infinitas aportaciones de todo el mosaico de pueblos de la región, entre ellos alemanes, judíos, checos, eslovacos y polacos.

Divididas por el gran río, protagonista de excepción de sangrientas batallas, camino para la salvación de pueblos enteros y vehículo para el desarrollo comercial de la zona, Buda y Pest nacieron tan diferentes como la noche y el día. Situada sobre la colina, Buda es la vieja ciudad medieval, mientras Pest es el ensanche de la gran urbe que surgió cuando la ya unificada Budapest se convirtió en segunda capital con Viena de un gran imperio.

Los dos lados de la ciudad, en la que viven dos millones de personas, están conectados por medio de siete puentes de tráfico vial y peatonal y dos ferroviarios. Toda su historia, llena de rebeliones y héroes fascinantes, pero también de hechos que intentan ser borrados del imaginario colectivo, como la deportación de la inmensa comunidad judía de la ciudad, está presente hoy en la ciudad. Iglesias, sinagogas, antiguas mezquitas rediseñadas, museos dedicados a las desventuras de este pueblo luchador pero melancólico se reparten por doquier.

Siempre que no coincidamos con el Festival de la Primavera, que se celebra en el mes de marzo, dispondremos del tiempo necesario para descubrir toda la riqueza artística y la enorme oferta cultural que pone a nuestros pies Budapest. Pero si no es así nos encontraremos ante un gran dilema al tener que elegir entre la generosidad natural de esta ciudad y una oferta interminable, no exenta de calidad, de obras teatrales, conciertos de ópera, ballet y conciertos de música contemporánea. Y es que Budapest transmite música por cada uno de los poros de su desgastada piel.

El arte, entre la tradición y la modernidad

La National Gallery es sin duda la mejor elección para comenzar ese viaje al pasado a través de las calles de esta mágica ciudad. En él conoceremos la evolución del arte húngaro de la mano de sus artistas más reconocidos. No muy lejos, se encuentra la Iglesia de San Matías. El más claro ejemplo del mestizaje cultural que durante siglos ha enriquecido Hungría. Construida en el siglo XIII, fue en aquella época escenario de innumerables casamientos reales. Entre los años 1542 y 1580 fue convertida por conquistadores turcos en una mezquita, para ser posteriormente reconstruida en estilo neo-gótico. Está considerada como una de las iglesias más exóticas de Europa por su decoración.

Lo antiguo y lo moderno conviven en el Museo Histórico y Contemporáneo de Hungría, situado en el Palacio Castillo de Buda. Por un lado, nos lleva al pasado para conocer la historia húngara, y por otro, nos sorprende con salas dedicadas a artistas contemporáneos como Hockney Jaspers Johns, Warhol, Yoko Ono, o Picasso. Si aún no nos hemos empapado del todo de la esencia del pueblo húngaro, tenemos una última oportunidad: el Museo Nacional de Hungría. Un edificio de estilo neoclásico que nos deleita con la vida y obra de los personajes más importantes del país.

El siguiente alto en el camino será en Pest, donde se encuentra la Basílica de St. Stephen, una combinación de varios estilos arquitectónicos y sin lugar a dudas la iglesia más importante de la ciudad. Casi sin quererlo y apenas recorridos unos metros, topamos de frente con el edificio del Parlamento, de un marcado estilo neogótico y construido cien años antes de que Budapest formara parte del impero austrohúngaro.

Es también visita obligada en Pest el Museo de Bellas Artes, en el que pueden ser contempladas importantes obras de artistas de los siglos XIV al XIX, como Tintorero, Brueguel, Rembrandt, Durero, Gauguin, Cezanne, Rodin, Manet, Renoir, o Goya. Para poner fin a este pequeño viaje nada mejor que visitar el Bastión del Pescador, un edificio de estilo neorrománico, construido en 1901 sobre el antiguo mercado de pescadores, que es casi seguro que abrirá el apetito al ya fatigado trotamundos.

Cocina al más puro estilo medieval

Para los amantes de la comida húngara tradicional o para aquellos que se aventuren a probarla, la opción más acertada es Régi Sipos Halászkert. Lo mejor: su sopa de pescado. Otra de las curiosidades de esta ciudad es King Arthur's, donde se sirven platos enormes al más puro estilo medieval. Una única advertencia: no dan tenedores, sólo cuchillos.

En pleno centro del barrio judío está Kádár, un pequeño restaurante de ambiente familiar y comida casera barata, que sedujo a Marcelo Mastroianni, entre otros. En las paredes hay fotografías con dedicatorias de celebridades de todo el mundo. Lugar agradable, cocina casera y muy asequible. Así podría definirse Mérleg Étterem, conocido por haber sido en los ochenta punto de encuentro de la oposición del régimen comunista. Algunos de aquellos jóvenes idealistas, hoy en día conocidos políticos, aún siguen yendo.

A medida que el sol se pone los habitantes de esta ciudad se refugian en pequeños cafés que invitan a la conversación o en alocados "tugurios" donde la única posibilidad es bailar sin freno. Para los que deseen dejarse seducir por este mundo sutil y misterioso las opciones son muchas. Entre ellas el café Eklektika, un lugar tranquilo, al estilo años cincuenta y sesenta con jazz en vivo. Una peculiaridad: las mesas y sillas y los cuadros expuestos están en venta. Miniature es el centro cultural de la ciudad. Local de piano, con música centroeuropea y gitana de los Balcanes. Durante el régimen se reunían aquí los políticos clandestinos. Con Tütü Tangó no te equivocarás si lo que quieres es tomar unas copas con estudiantes e intelectuales y bailar todo lo latino con un pinchadiscos cubano. Te encontrarás con muchos personajes conocidos de la vida cultural de Budapest.

Si te gustan los ambientes con "vidilla" date una vuelta por New York, probablemente una de las cafeterías más bonitas del mundo. Tradicionalmente era el lugar de encuentro de los escritores húngaros. Resti Kocsma solamente puede ser definido como un bar al estilo "realismo socialista". En las paredes reliquias de la era: carteles con decoraciones, fotos de Lenin y otros personajes del movimiento comunista.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar