Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

ARANJUEZ, MADRID

Ubicada en la ribera del Tajo, Aranjuez es una Real Villa de la zona sur de la capital madrileña. Antaño fue el lugar de descanso de los Reyes en los veranos del siglo XVIII. Aranjuez es famoso por su fenomenal huerta, por sus espléndidos jardines, dignos de los monarcas, y por sus bellos monumentos, como el Palacio Real o la Casa del Labrador.

 

Aranjuez fue el nombre de una antigua dehesa que comprendía las tierras situadas entre el Tajo y el Mar de Ontígola, de norte a sur, y la calle del Rey y el Raso de la Estrella, de este a oeste. En el término de la antigua dehesa se hallaba la aldea de Aranz, cerca de la junta de los ríos Tajo y Jarama. Desde los tiempos de Felipe II, el nombre de Aranjuez sirvió para denominar al Sitio, posteriormente Real Sitio y, desde el reinado de Fernando VI, nombre de la población que aquí se asentó.

La Real Villa, el descanso de los Reyes
La Real Villa de Aranjuez está plagada de monumentos que nos evocan los esplendorosos años de la monarquía en España.

Aranjuez está vinculado a la Corona desde la época de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, quienes residieron aquí ocasionalmente. El Palacio Real es una viva muestra de los tiempos pasados. El actual palacio, de piedra blanca y ladrillo, se comenzó en tiempos de Felipe II, cuando se construyó la capilla y parte del edificio, pero fueron Felipe V y sus sucesores, Fernando IV y Carlos III, quienes más esfuerzos dedicaron a su ampliación y ornato. El palacio posee interesantes colecciones de pintura, porcelanas, arañas, candelabros y relojes. Destaca de él, además, el Salón de Porcelana, totalmente recubierto de este material, procedente de la Real Fábrica del Retiro, en Madrid. La Corte residió largas temporadas en este palacio hasta finales del siglo XIX.

La Casa del Labrador constituye otro bello ejemplo de lo que podemos visitar en Aranjuez. Se trata de un pequeño edificio de dos plantas construido en el Jardín del Príncipe, entre frondosas arboledas, a unos cuatro kilómetros del Palacio Real. Antiguamente tenía por objeto ofrecer un lugar de descanso cuando los Reyes y su séquito paseaban por este jardín, que más bien se asemeja a un parque, así como celebrar en él bailes y fiestas cortesanas.

La casita del Labrador se construyó entre 1792 y 1803 por encargo de Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma. La casita posee una interesante decoración, donde destaca el Gabinete de Platino, ya que en sus puertas y paredes aparecen numerosos adornos hechos de oro y platino. Y se llama Casita del Labrador porque el palacete se construyó en el solar de una casa en ruinas donde antes había vivido un labrador.

La llamada Casa de Marinos está situada junto al río Tajo, en el Jardín del Príncipe, y en ella se conservan varias falúas del siglo XIX en las que la Familia Real navegaba por las plácidas aguas del río.

El Jardín del Príncipe es uno de los lugares más impresionantes que alberga Aranjuez. Limitado en su parte Norte por el río Tajo, y al Sur por la Calle de la Reina, el verde jardín se plantó en tiempos de Fernando VI y Carlos III, por iniciativa de su hijo, el Príncipe de Asturias. El jardín posee numerosos paseos, glorietas y avenidas bordeados por altos árboles, tilos, chopos, plátanos y otras especies traídas de América por deseo de Carlos IV. Su extraordinaria belleza inspiró los lienzos de Santiago Rusiñol y la genial composición del Maestro Rodrigo: el Concierto de Aranjuez.

Unas fiestas de lujo
Las gentes de Aranjuez se caracterizan por su carácter tranquilo y amable, lo que no quita para que sus fiestas se celebren con la alegría y el jolgorio típico de estas celebraciones.

Así, las Ferias del Motín, declaradas de Interés Turístico Nacional, se celebran cada año en Aranjuez, desde 1982, en la primera semana de septiembre. El Motín de Aranjuez, acaecido entre el 17 y 19 de marzo de 1808, culminó con la caída del ministro afrancesado de Carlos IV, Manuel Godoy, antiguo guardia de corps de la reina y presunto amante de la soberana María Luisa, hostigado por los nobles y los partidarios del Príncipe de Asturias. La revolución del Motín provocó la subida al poder del deseado Fernando VII.

Rememorando la historia, casi doscientos vecinos de Aranjuez, con guión basado en los Episodios Nacionales de Galdós, vestidos con trajes de la época y en uno de los escenarios donde se desarrollaron los hechos en 1808, el Patio de Armas del Palacio Real, recrean desde las intrigas palaciegas de aquellos días hasta el desenlace final, con el apresamiento del favorito Godoy.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar