Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

A COSTA DA MORTE, A CORUÑA

El conjunto de las Rías Baixas gallegas es una prueba viviente de la lucha entre el mar y el hombre. La ruta que vamos a emprender nos va a dirigir a la franja litoral entre la playa de Carnota, cerca de Muros, y el cabo de San Adrián, poco antes de llegar a A Coruña, lugar que se conoce con el tétrico nombre de Costa de la Muerte por la multitud de naufragios y leyendas que ocultan las bravas aguas que la bañan.

 

Para llegar a A Costa da Morte, como la llaman los gallegos, lo haremos bajando desde A Coruña por la C-552. Las rías de esta zona son pequeñas debido a la cercanía de las montañas, de las que parecen colgar pequeños pueblos como Fisterra, Camariñas o Malpica. La ría de Corme-Laxe, la de Camariñas y la ría de Corcubión dan vida a la Costa de la Muerte.

Tierras de misterio
Desde A Coruña, por la C-552, nuestro primer destino será Corme-Porto, una de las dos poblaciones que conforman la Ría de Corme-Laxe. Desde la comarcal buscaremos la población de Ponte Crespo, a la que llegamos por una carretera local, y siguiendo el camino acabaremos en Corme, una población marinera que se estira hacia el norte ofreciendo una estampa de gran belleza. Aquí descubriremos una intensa gama de matices, de colores vivos que se emplean para cubrir paredes, ventanas y balcones.

Antes de dirigirnos a Laxe, observando la Ría desde Corme, vemos que su silueta se parece a un monstruo prehistórico con sus fauces abiertas entre la Punta Roncudo y la Punta Insúa. Su cola alargada y cimbreante se adentra en el curso inferior del río Anllóns. Además, alrededor de la ría encontramos una impresionante costa acantilada, granítica y con formas caprichosas que parecen haber sido labradas por la paciente mano de un ser misterioso. Oquedades que se asemejan a pilas de iglesia, nidos como labrados por mil avispas..., todo se une para darle mayor sensación de misterio a este tramo de la Costa de la Muerte

Siguiendo el camino por las carreteras locales llegaremos a Laxe, donde destaca la iglesia del siglo XIV, así como su gran playa de fina arena.

La ría de Camariñas
Lo mejor para continuar nuestro viaje es seguir por carreteras locales y poner rumbo a Camariñas para conocer la Ría que lleva su mismo nombre.

La pequeña ría de Camariñas, tras una ancha y brava entrada, viene a morir mezclando sus aguas, mansamente, con las del río Grande. Su desembocadura, el cabo Vilán al norte y la Punta da Barca son los tres vértices del irregular triángulo que enmarca la ría.

Dos villas pesqueras presiden esta lengua marina, una al norte, Camariñas, y otra al sur, Muxía. La primera llama la atención por el intenso colorido de sus casas, que orillean unas calles pequeñas e irregulares. En Muxía, villa de calles estrechas y casas de piedra adornadas con molduras de hierro, el faro es sustituido por el santuario de A Virxe da Barca, construido sobre las rocas del litoral frente al mar bravo de la Costa de la Muerte.

Aquí se acababa el mundo
Precedida de la larguísima playa de Carnota, la ría de Corcubión se orienta de sur a norte entre el cabo de Fisterra, lugar donde comenzaba el mare tenebrosum de los romanos, y el monte Pindo. Tres ríos desembocan en las aguas de esta ría: el Xallas, el Brens y el Cée, cuya desembocadura, en el fondo norte de la ría, está flanqueada por las poblaciones de Corcubión y Cée.

Estas dos villas, muy cercanas geográficamente, compiten por la primacía económica de la zona. Mientras Corcubión destaca por su aspecto señorial y su desarrollo pesquero y turístico, Cée se centra en la industria y el comercio. El valle que presiden, como toda la ría, está rodeado de solitarias playas de inolvidable recuerdo.

Para terminar, desde Cée por la C-552 llegaremos a Carnota, que es la playa más larga de Galicia y un lugar perfecto para pasar unos días y seguir descubriendo los misterios que encierra la Costa de la Muerte, que nunca dejará de sorprendernos.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar