Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿QUÉ ES LA RELAJACIÓN?

La relajación es un estado de comodidad física y psicológica obtenido mediante determinadas técnicas, donde el gasto energético y metabólico se reduce durante un tiempo a niveles mínimos, produciéndose un bienestar general gracias a una estimulación del sistema nervioso parasimpático llegando, en caso de practicantes asiduos, a un estado de conciencia más elevado y, por tanto, a la antesala de la meditación

 

La relajación puede considerarse como un "alto en el camino", que debe realizarse tantas veces cuanto sea posible, pero de forma especial en situaciones donde seamos conscientes de que la tensión que hemos acumulado supera los propios niveles aceptados y nos hace perder el control sobre una determinada situación. Se dice, a modo de comparación, que "unos minutos de cólera, por ejemplo, pueden suponer más gasto energético y psicológico que un día entero de trabajo físico".
Son muchas las técnicas y formas de conseguir relajarse. Unas físicas, mediante ejercicios, otras de concentración; otras de abstracción -personales o dirigidas- y así un largo etcétera. Todas ellas tienen en común la necesidad de un control voluntario o involuntario sobre la respiración.
La falta de relajación repercute en el organismo, provocando alteraciones morfofisiológicas, somáticas y psíquicas.
En cuanto a la técnica, es preciso indicar que la ausencia de tensión se manifiesta a tres niveles: fisiológico, conductual y subjetivo:

A nivel fisiológico, presenta cambios viscerales, somáticos y corticales.
  A nivel de conducta, se manifiesta a través de actividad, inactividad, huída, lucha y expresiones del rostro.
  A nivel subjetivo, afecta a las experiencias internas del propio estado emocional: malestar, tensión o calma.

Es preciso abandonar la timidez, el miedo al fracaso, las contracciones y los "agarrotamientos", siendo conscientes de su presencia para alejarlos como fantasmas y permitir que la energía circule libremente a través de nuestro cuerpo. Las acumulaciones de esta tensión, mal llamada estrés, pues por estrés debe de entenderse como la falta de reacción del organismo a los estímulos externos y no a la propia sobrecarga tensional, nos lleva a un sinfín de alteraciones. Entre otras encontramos:

A nivel Fisiologico:

Aumento de adrenalina, y por tanto de la frecuencia cardiaca y respiratoria, aumento de la presión sanguínea, aumento del colesterol y de los triglicéridos, aumento del nivel de glucosa e incremento de la tensión muscular.
 

A nivel Emocional:

Estados de angustia, agresividad, cansancio, depresión, frustración, ira...

A nivel Cognitivo:

Trastornos de la concentración y de la memoria, bloqueo intelectual.

A nivel Conductal:

Trastornos alimenticios, alcoholismo, tabaquismo, inquietud en piernas, en cara, temblor, sudoración excesiva de manos y pies. Estas simples situaciones menores, justifican la necesidad de practicar la relajación diariamente, de manera sistemática, durante unos minutos, cuyos beneficios se dejarán sentir a nivel general.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar