Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LA MÁQUINA BIOLÓGICA COMO APARATO DE TRANSFORMACIÓN

¿Cuantas veces hemos sentido esa sensación de ver personas a nuestro alrededor dormidas, realizando tareas de forma automática, respondiendo a hábitos y rutinas? Pero en ese momento, nosotros mismos nos sentíamos "despiertos" por el solo hecho de ver en los demás esa característica.

 

Pero un libro de E. J. Gold con el título "La Máquina Biológica como Aparato de Transformación", nos dio la pista para sensarnos a nosotros mismos totalmente dormidos, aun en el momento de nuestra gran búsqueda espiritual.

Te proponemos, en este preciso momento, hacer un experimento, tómate un momento para sintonizarte con tu cuerpo, con tu entorno. Hazlo unos minutos antes de continuar leyendo este artículo.

¿Qué sentiste? ... Seguramente tu mente comenzó a fantasear con una idea de tranquilidad, de paz, de relax … o se sobresaltó por algo que escuchaste, pero al instante que supiste que te sobresaltó, lo dejaste pasar, y volvió esa sensación de esperar que suceda algo … ¿Sentiste la ropa que llevas puesta?, o los zapatos que tienes en los pies?, seguramente ahora que leíste la pregunta serás capaz de sentirlos, pero en ese momento que utilizaste para sintonizarte, siendo sinceros, no eras conciente de ellos.

Podemos acostumbrarnos a cualquier cosa. A casi cualquier sensación, concepto o emoción. Pero todos éstos pueden, con el tiempo, desvanecerse en el apagado gris del omnipresente segundo plano de todas las demás cosas de la vida que nos rodean constantemente.

Imagínate sentado a solas en el sofá de tu sala. De repente sientes una mano tocándote en el brazo. Sería un choque, ¿no? Después de enterarte de que es la mano de un amigo o amante, y que es una sensación "segura", no estás tan asustado, ¿verdad?

Luego, juntos empiezan a ver una película en la tele, y en ese momento te olvidas por completo de esa mano. Ahora, esa mano, que antes te asustó, ya no choca, porque se ha fundido en el gris de la persistencia.

Ahora piensa en tus almuerzos o cenas … cuando llevas la comida a tu boca, ¿estás conciente de lo que haces? ¿sientes la comida en tu boca?, ¿tu mandíbula moviéndose?, ¿sientes el tenedor que tienes en tu mano?
Obviamente, como en el caso anterior, solo al leer estas preguntas, podrías llegar a hacer un repaso del momento de tu comida, para evaluar lo que sentías en ese momento, pero en ese preciso instante, esas sensaciones se fundieron … desaparecieron.

Tu cuerpo realizó todas seas funciones, por sí solo, por lo tanto, podemos considerar el concepto de que lo que llamas "cuerpo" es una máquina biológica. Esta comprensión puede ser chocante, pero por muy chocante, que sea la idea, con el tiempo se desvanecerá fundiéndose con el gris.

Llegado a este punto, vemos que tenemos una máquina biológica humana, pero ¿es cierto que la "tenemos"?, porque si creemos que SOMOS este cuerpo, ésta máquina biológica humana, no funcionaremos desde el punto de vista de que TENEMOS esta máquina, que la habitamos en este momento. De la misma manera que no SOMOS esta silla en la que estamos sentados, sino que la TENEMOS para sentarnos.

Por lo tanto, no SOMOS esta maquina biológica humana, la tenemos, disponemos de ella desde nuestra propia presencia.

Así que de la formulación original del título, hemos llegado a la presunción de que tenemos una máquina. Tenemos también algunos indicios sobre los efectos devastadores de la identificación con ella. Tenemos un presentimiento de que nuestra conciencia no está unificada. Vemos que nuestra comprensión varía de momento a momento. Y, hemos estado expuestos a la idea de que todas estas ideas están condenadas a desvanecerse en la oscuridad de la espesa niebla gris de la persistencia. Todo esto se puede sacar de esa misma expresión. Bueno, sí, con tal de que lo tomemos a más de su valor nominal y que penetremos más allá del nivel de investigación.

También en el título del libro se menciona una promesa "Aparato de Transformación", o sea que hay algo que se llama "transformación" y tenemos el aparato para realizarla, ya no es necesario recurrir a la magia o a gurúes para que nos "transformen", nosotros mismos tenemos la herramienta para realizar esa transformación.

Ahora podemos buscar a nuestro alrededor formas de "encender" las habilidades transformadoras de la máquina. Puede que sea buena idea digerir estos primeros fragmentos. Tomarlos como un enfoque, enfocarnos en ellos de manera práctica. Detrás de éstos hay una riqueza de materiales.

Si deseas comenzar esta búsqueda te proponemos leer el libro completo "La Máquina Biológica como Aparato de Transformación"

Puedes leer más en forma gratuita desde aquí >>

 

VER MÁS SOBRE MEDITACIÓN >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar