Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

La etapa de ejercicios de relajación te permite precisamente, relajar tu cuerpo después de un trabajo aeróbico, así como eliminar la tensión que se acumula después de haber contraído los músculos. Esto es importante ya que de no eliminar la tensión acumulada, puede ocasionar el clásico músculo "adolorido" al siguiente día de haber hecho ejercicio.

 

Los ejercicios de relajación son movimientos lentos, de estiramiento y pausados, alternando con respiraciones profundas buscando la relajación de todo el cuerpo o de cada parte de él, hasta llegar a la recuperación total. Aprender a relajarse también te ayuda a desarrollar las facultades psíquicas. Intenta hacer lo siguiente:

1. Sentado sobre el suelo con tus piernas estiradas frente a ti, toma aire e intenta alcanzar la punta de tus pies, suelta poco a poco el aire y relájate.

2. Ahora abre tus piernas, ve hacia un lado e intenta alcanzar la punta de cada una, recuerda respirar profundo y soltar lentamente.

3. Sentada, dobla tus rodillas y llévalas a un lado, inclina tu torso hacia un lado apoyándote sobre un brazo y estira el otro lo más que puedas, después lleva el torso hacia el otro lado y estira. Repite con las piernas hacia el otro lado.

4. Acuéstate y lleva tus rodillas hacia el pecho, respira tres veces profundo, contrae tu abdomen y relájate.

5. Acostada, eleva tus piernas, tómalas por los tobillos o pantorrillas y estira sacando los talones. Este ejercicio también es útil para motivar la circulación de la sangre en las piernas y evitar las molestas várices. Regresa las rodillas al pecho y repite tres veces.

6. Sobre una silla o un banquito siéntate con la espalda bien derecha, las palmas de las manos en las rodillas y los pies bien apoyados sobre el suelo, ligeramente separados uno de otro. Cierra los ojos, efectúa una serie de respiraciones profundas. Esto se realiza, aspirando y expirando profundamente por la nariz, sin interrupción. Ordena a cada parte de tu cuerpo que se vaya relajando, empezando por la cabeza y acabando por los pies.

7. Finalmente, de pie y erguido, alza los brazos por encima de la cabeza, con las manos apuntando hacia el techo. Tensar cada uno de los músculos tanto como te sea posible y al bajar los brazos, relájate por completo. Fíjate qué músculos continúan tensos. Repite el ejercicio hasta que todos ellos pierdan la tensión. Este ejercicio también lo puedes hacer acostado, sólo recuerda estirar muy bien y relajarte.

Para lograr una buena condición física te recomendamos realizar una rutina básica de ejercicios con todo lo que te hemos presentado (calentamiento, cardiovascular o aeróbicos, o ambos; y relajación) tomando en cuenta tu rendimiento, es decir; si eres principiante debes empezar con algo leve y poco a poco incrementar la resistencia. No olvides acompañar tus ejercicios con una dieta para ver mejores resultados.

 

VER MÁS SOBRE MEDITACIÓN >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar