Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL ABC DEL CULTIVO DE HIERBAS DENTRO DE CASA

Muchas personas desean cultivar hierbas aromáticas o medicinales, pero creen que no es posible por la falta de espacio apropiados. Aquí, consejos a medida para que esto no sea un obstáculo...

 

Si desea comenzar a cultivar un jardín de hierbas dentro de su hogar, el invierno es la mejor época para planificar y comenzar el sembrado de un jardín herbal de interior. Esto es así porque, sembrando durante esta época, se puede ampliar el tiempo de cultivo, para que con los primeros calores las plantas crezcan con más fuerza y en mayor cantidad.

Como con cualquier proyecto relacionado a la jardinería, el primer paso será evaluar el área que destinará al jardín, para recién luego decidir qué plantas se incluirán allí. Un punto de partida lógico, sería realizar un diagrama del próximo jardín.

La mayoría de las hierbas requieren de un sol lleno para poder crecer, mientras que algunas pueden tolerar (e incluso necesitar) sombra. Estos ítems deberán ser su punto de partida. Para ellos, deberá controlar el área en diversos horarios del día, para determinar si recibe un sol continuo o solo parcial (por ejemplo, a causa del tejado de la azotea de su casa). Tenga en cuanta que estos parámetros no serán estrictos, puesto que pueden cambiar a medida que cambian las estaciones, en gran medida por el crecimiento de los árboles y su consecuente espectro de sombras.

Después de esto, sí será tiempo de determinar qué tipo de hierbas y plantas quisieran que crezcan en el nuevo jardín. Una buen punto de partida, sería contemplar sus propias necesidades, es decir si le serán más útiles por cuestiones de cocina, medicas, estéticas, o bien una combinación de todos estos factores.

Cualquier buen libro de plantas, podrá describirle las propiedades de cada hierba, así como sus tamaños, cuánto espacio requieren entre sí, o, cualquier otra información específica sobre sus características. Será muy importante estar enterado de todas estas cuestiones, puesto que algunas plantas tienen requisitos muy específicos, sin los cuales no llegaran a crecer bien. Por ejemplo, la menta y las violetas son altamente invasoras, por lo que sería preferible que crezcan en macetas, antes que en el jardín mismo.

Una vez que cuente con esta información, estará listo como para diseñar su jardín. En primer lugar, deberá hacer un bosquejo en escala del mismo, en cualquier cartulina u hoja de diseño. Allí, deberá indicar donde quisiera que crezca cada planta, haciendo círculos con el nombre de cada una escrito adentro. Puede llevarle más de un bosquejo si es su primer diseño, así que ármese de paciencia y no tema tirar cartulinas…

Si cuenta con la suerte de tener más espacio en el fondo, puede intentar realizar un diseño formal, con una estatua o fuente en el centro, y caminitos de piedra anaranjada, que dividan las áreas de las distintas plantaciones. Caso contrario, (lo más común) intente en primer lugar que las plantas con altura no le echen mucha sombra a las más cortas.

Otro aspecto a considerar con la falta de espacio, será el plantar las hierbas con una cierta distancia, de modo que usted consiga el suficiente espacio como para poder pasar entre ellas, para regarlas y cosecharlas. Por otro lado, muchas plantas no pueden crecer bien sin un espacio apropiado.

Una vez que éste conforme con el diseño de su nuevo jardín, saque la cuenta del número de plantas totales que crecerán en él, y elabore una lista para realizar las compras de sus semillas, macetas, herramientas, fertilizantes, y, en caso de ser necesario, algo de tierra fértil. Esto último ayudará especialmente a todo su cultivo, facilitando el crecimiento de las nuevas raíces. Si no sabe que tipo ni cuanta mezcla de tierra comprar, pregúntele al vendedor del botánico, que seguramente podrá asesorarlo convenientemente.

No sería una mala idea plantar más plantas e hierbas de las que crea necesitar en sus jardín, para testear cuales de ellas crecen sin problemas y cuales no. Luego, podrá desechar las plantas que no sobrevivan, pero seguramente no le quedarán puntos descubiertos en el jardín. Si todas sus plantas crecen sin problema, siempre se pueden regalar las que sobren a la familia, los amigos, o los vecinos, quienes sin dudas tendrán en cuenta su talento y generosidad.

Siempre es recomendable comenzar a plantar las semillas de ocho a doce semanas antes del invierno, aunque igualmente debería chequear las recomendaciones específicas para cada una, con el paquete de las mismas. Cuando esté listo para comenzar, esparza la nueva tierra sobre todo el jardín, y perfore varios agujeros pequeños con su correspondiente canal de drenaje. Ponga unas semillas en cada agujero, siempre con la profundidad especificada en sus paquetes.

Tenga en cuenta que las semillas requieren de un cierto calor para germinar, por lo que debería dejarlas en las áreas cálidas, y bien ventiladas. Mantenga siempre la humedad en la tierra. El tiempo de germinación varía de una planta a otra, por lo que no todas crecerán exactamente al mismo tiempo. En ese lapso, esté atento a resolver los requisitos de iluminación de las plantas.

Los sistemas de iluminación artificiales, suelen ser muy costosos, y pocas veces se justifica su utilización en un jardín casero. Sin embargo, puede optar por poner tubos fluorescentes, los cuales son igualmente eficaces. La luz debe estar a una distancia de aproximadamente 12 pulgadas de las plantas, para que los tubos no entorpezcan el crecimiento de las mismas. En un principio, no sería mala idea plantar las plantas en macetas, para poder mantenerlas dentro de su casa, y transplantarlas al jardín cuando estas comiencen a crecer.

Previamente, sería bueno ir sacándolas por algunas horas (que irán aumentando gradualmente) al jardín, para que comiencen a aclimatarse a las diferentes temperaturas, el viento y la luz que entra en su jardín. Una vez que comiencen los calores, ya podrá transplantarlas definitivamente al exterior, según el esquema que haya planeado.
Comenzar a realizar un jardín casero, es mucho más sencillo de lo que muchos imaginan. Pero siempre será fundamental la paciencia. Sin ella, mucho de nuestro trabajo podrá ser infructuoso. ¡Adelante!

 

VER MÁS SOBRE PLANTAS >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar