Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LOS VIDEOJUEGOS EN LA INFANCIA

Los niños adoran los videojuegos, practican una y otra vez hasta ganar. Para ellos, este es un medio de entretenimiento, no piensan en el mensaje que puedan recibir de ellos sino en divertirse. Por esto, es difícil para ellos comprender por qué los padres son tan críticos y controlan tanto el tiempo que dedican a estas actividades.

 

Pero claro, nosotros pensamos en las consecuencias, tanto directas como indirectas. Las directas, como las imágenes agresivas que suelen aparecer en muchos de estos juegos y que tememos puedan imitar nuestros hijos; y las indirectas, todas esas horas que le dedican las restan de su vida social, hablar o jugar con los amigos, practicar algún deporte, leer, etc.

Los juegos de pantalla pueden crear adicción en nuestros hijos, basta con ver como se quedan absortos frente a éstos. Por norma general, suelen ser más vulnerables aquellos niños que tienen dificultades de relación en su vida real.

Para que esto no ocurra, será mejor que los padres dejen bien claro y desde el principio las normas, ya que si se limita su uso después de un primer período sin control, los niños podrían pensar que se trata de un castigo. Pero ¡cuidado al fijar los límites!, intenta no ser excesivamente estricta, de lo contrario, puedes fomentar el engaño en tu hijo. Tampoco critiques sus gustos, ni le riñas o grites por jugar excesivamente, se trata de controlar el tiempo destinado a dicha actividad o de censurar el contenido de los juegos, no a él. Es mejor explicarle y hacerle comprender nuestros razonamientos, en lugar de imponerlos. Así mismo, es importante hacer ciertas concesiones, como dejarle jugar más rato cuando sus amigos vienen a casa, en los días fríos o lluviosos que no puede salir a la calle, o como premio cuando haya sacado buenas notas o haya hecho bien sus tareas.

Si transcurrido el tiempo de juego y tras alejar los videojuegos, tu hijo se queja de que se aburre o no sabe qué hacer, quizás deberías preocuparte de que tenga a mano material o actividades que le estimulen, en lugar de quejarse de la cantidad de juguetes que hay por toda la casa y soltar la vieja cantaleta de "cuando yo tenía tu edad..." Los tiempos cambian y cada niño es un mundo, por esto, es mejor preocuparnos por cuáles son las cosas que realmente les interesan, quizás sería bueno anotarlo en alguna actividad deportiva o cultural que le interese, o que el niño disponga de libros, puzzles u otros juegos que realmente le atraigan. Jugar con él, llevarlo al parque o ir de excursión, pueden ser otras alternativas muy enriquecedoras para ambas partes.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar