Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL PRIMER DIA DE COLEGIO

Es el momento de la vuelta al colegio. En algunos hogares se trata de la primera vez que un hijo va a la escuela. Además del esfuerzo económico que supone, hay otros factores que no dejan de ser inquietantes.

 

Para los adultos es motivo de alegría por la inclusión del hijo en la vida social, pero también supone cierta tristeza porque se separa de ellos. Para los hijos también es motivo de felicidad, porque ganan en conocimientos y amigos. Pero también sienten inquietud porque abandonan un lugar más infantil, donde todo es más conocido y familiar.

SIN AMENAZAS
Según cómo los padres hayan vivido sus propias separaciones del entorno familiar, transmitirán esa experiencia a sus hijos. Si lo que se privilegia es lo negativo de ese proceso, es difícil que los cambios puedan ser vividos con cierta tranquilidad por los niños. Cuántas veces los adultos anuncian el ingreso en la escuela como si se tratara del fin de la buena vida: '¡Pórtate bien o te castigarán!'; 'Ahí vas a ver lo que es bueno'... Convertir la escuela en una amenaza marca la forma que asumirá su primera socialización y su futuro escolar.
Si atendemos a estos ejemplos, no nos extrañará ver a niños que lloran o a los que hay que arrastrar por la calle, porque no quieren entrar al colegio.
Hay otras maneras de acercarse, hay niños que esperan ese acontecimiento con impaciencia y alegría. Los que van por primera vez, necesitan que los padres les anticipen con palabras lo que van a encontrar, ése recuerdo les servirá de compañía, ya que les resulta difícil pasar tantas horas alejados de los padres.
Es importante considerar que, cuando son pequeños, les es muy difícil contar lo que les pasó en el colegio aquel día. Sólo pueden hablar de lo que está pasando en ese momento. Es inútil enfadarse porque no sepan contarlo.

Aprender a dar lecciones

 
  • ÉPOCA DE CAMBIO
    En el caso de aquellos niños que vuelven al cole tras las vacaciones, aunque no sientan el miedo de la primera vez, pueden estar inquietos por diversas razones. Si cambian de colegio, tendrán que hacerse con un nuevo ambiente, compañeros y profesores. Pero sin llegar a ese extremo, el simple hecho de pasar a un curso superior supone cambios que les intranquiliza, aunque luego aporte experiencias enriquecedoras.
     

  • NUNCA BAJO PRESIÓN
    Ciertos padres viven con inquietud el curso escolar que se avecina porque la experiencia del año anterior no fue buena. Forzar al niño o ejercer el chantaje de la recompensa o el castigo puede quitarle el gusto por la tarea o lo puede convertir en un ser obsesionado por la escolaridad.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar