Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿POR QUÉ TU HIJO SE DESPIERTA POR LA NOCHE?

El niño de 5 años o menos, que presenta dificultad para dormir durante la noche, constituye un auténtico problema tanto para sí mismo (iiritabilidad diurna, falta de atención, somnolencia) como para su familia ( enfermedad de la madre, disgustos conyugales)

 

Se define a este tipo de niño como aquel que no quiere irse nunca a tiempo a la cama ( con o sin rabietas incluídas) así como el que una vez dormido se despierta frecuentemente o bien se despierta 1 o 2 veces durante periodos largos.

Esta situación se produce aproximadamente en el 20 % de niños de 1-3 años y en el 10 % de los de 4-5 años. Su carácter suele ser crónico y el transtorno que provoca en las familias afectadas enorme.

El tratamiento de este problema tiene dos enfoques:

1) Medicamentoso

2) Conductual. El tratamiento con fármacos suele ser rechazado por los padres, a los que disgusta ver a una criatura tomando medicinas indefinidamente. Además suele ser efectivo en el corto plazo pero ineficaz a largo plazo en la mitad de los casos estudiados. El tratamiento conductual parece reportar resultados menos inmediatos pero mucho más sostenidos en el tiempo.

Tipos de tratamientos conductuales utilizados:

1) Establecimiento de rutinas previas a la hora de acostarse: Los veinte minutos anteriores al momento que los padres han decidido que debe ser el de irse a la cama, van precedidos de una secuencia de hechos repetidos de forma precisa todos los días (baño, masaje, lectura de cuento, otros). Cualquier protesta del niño será cortada con la misma frase: ´Es la hora de dormir´.

2) Agotamiento: Los padres toleran la rabieta y llantina del hijo durante un periodo más grande cada día. Entrarán al cuarto para tranquilizarle no permaneciendo en él más de quince segundos tras un consuelo rápido al niño.

3) Acortar su periodo de sueño despertándole por la mañana entre 15 - 60 minutos antes de la hora en la que él lo hubiera hecho espontáneamente. Ello propiciará un mayor cansancio nocturno.

4) Omisión sistemática: Los padres acuden al primer llanto del niño y se aseguran de que todo está en orden. A partir de ese momento y llore las veces que quiera durante la noche, no volverán a acercarse a la cabecera de éste.

5) Chequeo por intervalos: Los padres ignoran cualquier expresión de cólera o llanto por parte del niño durante 20 minutos. Al cabo de éstos acuden a su habitación y comprueban que todo está en regla aunque sin tocar, levantar ni alimentar al niño. La secuencia se repetirá cada veinte minutos hasta que el niño se duerma definitivamente.

La elección de una u otra de estas terapias conductuales o su combinación dependerá de la paciencia y del criterio sobre su hijo que tengan los padres.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar