Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿POR QUÉ MI HIJO HA VUELTO A MOJAR LA CAMA?

Se habla de enuresis cuando un niño que dispone de madurez fisiológica suficiente (entre los tres y cuatro años, aproximadamente) no controla la micción. La enuresis nocturna es la más común, pero también existe la diurna y la mixta.

 

Aunque habitualmente se debe a dificultades de tipo psicológico, corresponde descartar un origen orgánico del síntoma: puede estar asociada a problemas urológicos, ya sean infecciosos, irritativos (cálculos vesicales), o por malformación (alteraciones de los uréteres o del meato). También puede estar ocasionada por afecciones neurológicas que influyen en el funcionamiento de la vejiga. La epilepsia nocturna es otra causa a descartar.

COINCIDENCIAS RELEVANTES
Si un niño mayor de cuatro años y medio presenta el síntoma, y queda excluída toda causa física, cabe averiguar qué factores psicológicos le están afectando. A veces basta con observar si la enuresis coincide con un episodio relevante en su vida: una separación familiar, el nacimiento de un hermano, el comienzo de la escuela, etc. En ocasiones, la actitud del entorno familiar puede contribuir a fijar en el tiempo y a convertir en síntoma lo que podría ser sólo un episodio puntual.

Por ejemplo, si la respuesta es muy agresiva (castigo, burla o violencia física) o todo lo contrario, es de complacencia protectora. En este último caso, los beneficios secundarios hacen que el síntoma se haga permanente. Si el niño sufre por ellos o los padres se sienten desbordados e impotentes con la situación, es aconsejable consultar con un especialista. N

QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO
 

  • Él quiere seguir siendo pequeño...
    Muchos autores comparten la idea de que en el niño enurético existe el deseo inconsciente de continuar siendo pequeño durante el mayor tiempo posible. En cada caso habrá una o varias explicaciones de por qué no quiere crecer. Algunos niños tienen la creencia que sólo pueden ser queridos si se mantienen como bebés.
     

  • ...pero tú debes respetar su ritmo natural.
    Otros expertos coinciden en subrayar la importancia del ambiente familiar por exceso o por defecto de protección. Algunos padres sobrevaloran el control de la orina y las heces y manifiestan una exigencia intempestiva y precoz en el uso del orinal, imponiendo ritualizaciones más o menos coercitivas (sentarlo cada hora en el orinal). Se trataría de un marco educativo muy estricto que no tiene en cuenta el ritmo propio del niño. Para la psicoanalista Francoise Dolto, la mejor manera de educar a los niños es respetar su ritmo, y simplemente decirles: 'Esto es lo que los adultos hacen en el cuarto de baño. Cuando puedas hacerlo solo, irás también'.

  •  

    VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

     
    Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

    Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar