Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

EL BAÑO PARA EL BEBÉ

Es fundamental que el bebé esté limpio y cómodo, pues una higiene adecuada constituye la mejor garantía contra las posibles infecciones o irritaciones de su delicadísima piel.

 

Bañar a nuestro hijo tiene que ser mucho más que una rutina higiénica ineludible. Debe convertirse en un rato de intensa comunicación afectiva con él que hay que aprovechar al máximo. Al placer que le proporciona el contacto con el agua (unas veces es relajante y otras, estimulante), se añade la sensación de bienestar al sentir los brazos de mamá sobre su cuerpo.
Es importante que el niño pueda vivir estos momentos sin sobresaltos. Por este motivo, la persona encargada de su higiene debe estar a gusto, relajada y tomarse todo el tiempo necesario para disfrutar del momento y trasmitir su bienestar al bebé.

No es necesario utilizar jabón todos los días. También se le puede dejar que chapotee en agua clara, sin más. El bebé nos lo agradecerá.

Equipo necesario

Una palangana o un barreño también sirven para el baño, siempre que no tengan aristas que dañen su delicada piel.
La bañera con patas, convertible en cambiador y con departamentos para los accesorios, es una opción muy práctica.
Además de una esponja y otros útiles, en el baño no puede faltar algún juguete o mascota de goma que divierta y estimule al bebé.
La toalla debe ser suave y lo suficientemente grande para que cubra su cabeza y su cuerpo. Es mejor no lavarla con suavizante, pues puede provocar alergias.
Aunque la mayoría de los productos cosméticos para bebés suelen ser muy suaves y con un pH neutro, no conviene abusar de ellos, sobre todo los primeros días.

Al terminar el baño, debemos sacar al bebé del agua con cuidado y envolverle en una toalla suave y grande (es mejor no lavarlas con suavizantes, pues pueden provocar alguna alergia en su delicada piel). Luego hay que proceder a secarle con meticulosidad, pero sin ser enérgicos. Atención a la temperatura del cuarto.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar