Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

CÓMO REACCIONAR ANTE EL GENIO DE MI HIJO?

Es bastante habitual encontrarnos por la calle con la escena de un pequeño que llora pataleando en el suelo, mientras su madre, sofocada por la situación y por la mirada de los otros, no sabe qué hacer. Intenta razonar con él pero no lo consigue y su llanto cada vez es más fuerte.

 

Se deduce que el motivo de tal berrinche responde a alguna negativa recibida, aunque a veces se trata de una negativa suya a algún requerimiento del adulto. Alrededor de los dos años son frecuentes y casi esperables las reacciones de este tipo, ya que forman parte del proceso de maduración psíquica. En esta etapa, los niños sufren repentinos cambios de humor, se muestran negativos y resultan muy difíciles de manejar.

 

Recobrar la calma

Se trata de una etapa normal del desarrollo, que se manifiesta en un desequilibrio emocional. El pequeño se debate entre el deseo de sentirse seguro, protegido, y el anhelo de independencia. Es un momento en el que el niño está tratando de ser él mismo y, aunque termine haciendo o aceptando lo que le dicen sus mayores, necesita oponerse para afirmar su individualidad.
Pero esta autoafirmación no está exenta de contradicciones y tropiezos. Por un lado, quiere hacer todo solo y al mismo tiempo nos necesita con desesperación. Al luchar por su independencia, también siente que pone en peligro el amor de los padres. De modo que no son convenientes las amenazas de dejar de quererlo, que lo único que consiguen es aumentar su angustia. Si mantenemos la calma, le ayudaremos a recobrar la suya.

Respuestas para crecer

NECESIDAD DE AUTONOMÍA.
Para los padres es difícil soportar esta etapa del hijo, sobre todo porque antes se mostraba solícito y colaborador ante las demandas del adulto, fundamentalmente las de la madre. Pero a los dos años deja de ser un bebé y para crecer debe decir que 'no' para luego decir un 'sí' que le hace sentir autónomo: 'No es porque tú me lo pides, es porque yo quiero hacerlo'.
LA RABIA COMO RESPUESTA.
Antes no había diferencia entre él y los demás, pero ahora, con ayuda del lenguaje y de sus adquisiciones motoras, se siente una persona distinta de sus padres. Aún no conoce los riesgos ni las consideraciones que tienen los adultos sobre las cosas. Sufre la prohibición y responde con rabia.
DOSIS DE PACIENCIA.
El período del 'no' es un momento muy importante que hay que saber respetar y no contrariar. Esto no significa hacer lo que el niño quiera, si no corresponde, sólo es necesario calmarle con palabras que lo tranquilicen y esperar a que se le pase.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar