Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿CÓMO HACER QUE TU HIJO SEA MÁS SOCIABLE?

Normalmente los niños muy pequeños aprenden imitando a sus mayores y desde luego, éstas serán las bases para que el niño siga fomentando estas habilidades cuando sea más mayor.

 

Por esto es importante que el niño tenga en sus mayores un ejemplo de sociabilidad, al igual que lo son para otras muchas cosas.

Las casas en las que existen muchas discusiones, o en las que se pierde el respeto por los derechos del otro (cogiendo cosas prestadas sin permiso, fastidiando al otro adrede, etc) son casas aptas para que sus habitantes generen esas actitudes para con el resto.

Un niño pequeño en esta casa aprenderá a no respetar al otro y más tarde lo practicará en el colegio. Para él es normal porque es lo que ha vivido siempre y necesitará nuevas pautas de aprendizaje difíciles de aprender si en casa todo sigue igual.

Lo mismo sucederá en casas con pocas visitas o con padres poco comunicativos. A menudo podemos encontrarnos en una comunidad de vecinos o en un chalet en el que las posibilidades de charla con los demás son difíciles por las diferencias de edad de los miembros o por la lejanía con el vecino de al lado. Todos somos celosos de nuestra intimidad, pero si nuestro niño nos ve hablar con el vecino un rato o con el panadero del barrio, aprenderá a comportarse igual y estaremos formando las bases para que sea una persona sociable.

También es importante que en estas primeras edades detectes problemas de autoestima o de inseguridad. Los niños tímidos no confían en sí mismos y lo pasan mal, si lo detectas a tiempo puedes ayudarle a cambiar y a socializarse más. Prémiale las conductas de cercanía hacia otros niños y dale refuerzo en la distancia con la mirada o con los gestos para que se sienta más protegido. Poco a poco comprobará que todos sus miedos son infundados y que puede jugar como el resto. Si consideras que el problema se agranda busca ayuda profesional. En niños pequeños es relativamente fácil cambiar sus comportamientos con pautas sencillas para los padres.

Intenta ser sociable con tu entorno y tu hijo aprenderá de ti
También podemos encontrarnos a parejas muy diferentes entre sí. Puede ser que uno de los miembros sea el tímido y el otro el más sociable, no focalicéis la atención del niño y el cuidado en uno de los dos ya que no estará equilibrado. Si el niño pasa el mayor tiempo con el padre tímido o callado, procurad reforzar esto y cubridlo con tiempo que le dedique la otra persona. Un padre tímido generará un hijo tímido en muchos casos, por eso tendréis que repartiros el tiempo para que el niño pueda aprender de los dos.

El padre sociable reforzará la interacción con otras personas y el padre tímido se ocupará de otros aspectos. Procurad que vuestro hijo aprenda de cada uno lo mejor de vosotros mismos. Aunque no siempre lo conseguiréis el trabajo en equipo tendrá sus frutos. Dedicadle tiempo para explicarle las cosas y los comportamientos adecuados. Recriminándole no aprenderá nada nuevo en positivo y cuando le castigues por una actitud antisocial, explícale porqué y cual es el comportamiento bueno que esperas de él, así no estará perdido.

Cuando juega con otros niños...
También es importante enseñar a nuestros niños cual es la mejor manera de comportarse cuando está jugando en grupo. Cuando son pequeños están acostumbrados a ser el centro de atención y si el grupo no atiende a sus deseos es probable que se enfaden.

Como padres, tendremos que enseñarles a reflexionar y a valorar la situación. ¿Qué es más importante? ¿Jugar y divertirse o jugar a lo que yo quiero? Las dos cosas son importantes para él pero puede aprender a tener paciencia, a jugar con los demás y después jugar a lo suyo. Suelen aburrirse con facilidad y necesitan juegos nuevos, entonces será el momento para proponer el suyo.

Tiene que aprender a ser más flexible y a no imponer su criterio, si no, los demás se enfadarán con él y no querrán que participe en el juego. Será muy útil enseñarles con ejemplos cogidos de vuestra vida cotidiana, por ejemplo: “cuando no queríais ir con los amigos a algún sitio y luego cedisteis porque ellos fueron con vosotros otro día al sitio que queríais”.

Tienen que ser ejemplos que el niño tenga muy recientes y que los haya vivido en primera persona. Vuestro comportamiento debe ser bueno, no pongáis como ejemplo una ocasión en la que discutisteis mucho u os enfadasteis aunque después todo saliera bien, le estaríais dando una doble imagen que no os interesa.

Tenéis que enseñarle a solucionar sus problemas con otros niños, no vale el “no le hagas caso”, “pasa de él”, porque es una forma de tranquilizarle en un primer momento, pero no estará aprendiendo estrategias para enfrentarse a las personas conflictivas en un futuro. Enséñale a que defienda sus ideas y a que no se deje achantar por el líder. Tienen que aprender a escuchar y a pedir perdón cuando proceda. Cuando son pequeños saben sacar la rabia y el disgusto pero no saben que hacer y si sus mayores no están ahí para darles soluciones, se sentirán perdidos e indefensos y aprenderán a adaptarse a la situación de manera pasiva. A la larga tendréis un niño con problemas de inseguridad que no sabrá expresar sus sentimientos.

Algunos consejos
Sin salir fuera de casa puedes hacer que tu hijo aprenda socialización:

  • Déjale que marche a casa del vecino a jugar, también puedes organizar reuniones con otros niños en casa para que realicen juegos comunitarios en los que el compañerismo y el apoyo mutuo les lleven a ganar, todas son buenas maneras de aprender.

  • En la escuela a menudo organizan actividades de ocio y extraescolares que ayudan a los niños a conocerse mejor y a hacer nuevas amistades. Los grupos de boys-scout también nos servirán, talleres de dibujo o plastelina, todo lo que sea interacción con los demás les vendrá bien. El objetivo es no tener a un niño encerrado en casa con su cuidadora todo el día, necesita refuerzo por muchas vías (padres, familia, amigos, cole, etc)

  • En invierno resulta más difícil salir de casa y tenerlos más entretenidos por lo que es importante que organicéis actividades y planes para el fin de semana. Podéis quedar con amigos que tengan niños de su edad para que jueguen en el centro comercial o en el parque infantil y organizar las vacaciones navideñas o las de verano con parejas como vosotros, los niños se entretendrán y vosotros también.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar