Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

¿CÓMO APRENDEN A RELACIONARSE NUESTROS HIJOS?

Entre los 18 meses y los 3 años, la mayoría del chicos atraviesan una etapa, en la que su relación con el resto de los niños, se basa en manotazos, patadas o empujones.¿A qué se debe esta agresividad?

 

Debido a que los niños, hasta el momento, la relación con los otros niños de su edad se basaba exclusivamente en el contacto con primos, o con niños del vecindario esporádicamente, algunos padres piensan que este nuevo comportamiento de sus hijos, es debido a la mala influencia de otros chicos del colegio o la guardería.

Pero la razón es bien distinta en la mayor parte de los casos. El niño ha pasado de tener apenas contacto con niños de su edad, a mantener una relación social diaria. Y como todo lo nuevo, tiene que aprender, en este caso tiene que aprender a relacionarse.

El niño actúa de manera egocéntrica. Cree que todo es suyo, y que por tanto puede usarlo cuando quiera. Además a esta edad su manera de manifestar sus emociones ha cambiado, por que ahora dispone de más medios para demostrar su ira o su desacuerdo. Antes solo podía ponerse a llorar o pedir ayuda a un adulto, pero ahora es más independiente. Puede resolver un problema ofreciendo resistencia a que le quiten algo por ejemplo, y si no lo consigue, se vengará de cierta manera mordiendo o dando patadas. Claro que hay que enseñarle que esas no son maneras de relacionarse con los demás.

Diversos estudios ponen de manifiesto que las madres que se hacen entender por sus hijos, y les explican sobre los sentimientos de los demás, les están ayudando a ser más tolerantes con el resto de las personas.

Que exista una explicación a los mordiscos y patadas, no significa que se deban tolerar. Lo mejor es reprenderle cuando se le ve en esta actitud, intentando explicarle que esta manera de actuar no es correcta. Incluso se debe insistir en que pida disculpas al niño con el que se ha comportado de manera incorrecta.

 

VER MÁS SOBRE NIÑOS Y ADOLESCENTES >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar