Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

LOS BENEFICIOS DEL HIERRO

Las mujeres requieren una dieta equilibrada que contenga los minerales necesarios para el organismo. Dentro de estos minerales, uno de los más importantes es el hierro, responsable entre otras cosas de que nuestros glóbulos rojos estén en forma.

 

Cuando finaliza el verano, el decaimiento se hace notar en nuestro sufrido cuerpo. Este bajón se debe al cambio que supone pasar de la actividad placentera del verano a tener que adaptarnos al otoño y enfrentarnos al ritmo ajetreado de nuestro quehacer cotidiano.

Menos horas de sol, más trabajo y una mala alimentación hace que tengamos carencias de hierro, de minerales o de hidratos de carbono, lo que puede suponer un agotamiento y una tristeza general. Nuestro cuerpo necesita las vitaminas y minerales en pequeñas cantidades para apoyar las reacciones químicas de nuestras células para vivir. Algunos nutrientes afectan a la digestión, el sistema nervioso, el pensamiento y demás procesos de nuestro cuerpo.

Estos nutrientes se encuentran en las comidas y las personas los reciben a través de la dieta. Pero los cambios en nuestra vida hacen que a veces tengamos carencias de estos minerales. La falta de hierro, uno de los minerales más importantes en la vida de la mujer, produce anemia, lo que conduce a una apatía general en nuestras vidas.

Carencia de hierro
Teniendo en cuenta que en el organismo el 65% del hierro forma parte de la hemoglobina y que esta proteína, contenida en los glóbulos rojos, es la encargada de transportar el oxígeno desde el pulmón a los tejidos, la deficiencia de hierro en el ser humano es el problema de nutrición más difundido en el mundo y sus consecuencias funcionales son muy graves.

Cuando falta el hierro en nuestro organismo, uno de los órganos más afectados es el cerebro, pues se alteran sus funciones, con la disminución de la síntesis de neurotransmisores, lo que provoca que disminuya el rendimiento intelectual y la productividad física de adolescentes y adultos. La deficiencia de hierro también altera el sistema de defensas del organismo, influye negativamente en el crecimiento y desarrollo físico, altera las funciones hormonales, reduce nuestra capacidad para realizar trabajos físicos y provoca fatiga, apatía, irritabilidad, maduración lenta, deficiente desarrollo mental en los niños, y ocasiona un desempeño escolar deficiente.

Teniendo en cuenta que el hierro, combinado con el oxígeno, genera la hemoglobina, encargada de transportar el oxígeno desde nuestros pulmones hasta cada una de las células de nuestro cuerpo, no es extraño que la carencia de hierro nos provoque graves perjuicios.

Además, la falta de hierro afecta sobre todo a la vida de las mujeres, teniendo en cuenta los cambios hormonales y las perdidas periódicas de sangre que ésta sufre. A esto hay que añadir los embarazos, la mayoría de los cuales vienen acompañados de la típica anemia de las encintas. El grupo de mujeres cuya edad oscila entre los 18 y 44 años tiene una mayor necesidad de este preciado mineral.

Dieta rica en hierro
No cabe duda de que la manera de evitar estas carencias en nuestro cuerpo es alimentarnos bien y de forma equilibrada. Si seguimos una dieta rica en este mineral olvidaremos por completo la apatía y la debilidad. Las carnes rojas, los pescados, cereales, legumbres, y verduras verdes contienen gran cantidad de hierro. En cuanto a las frutas, destacan las uvas y los higos, además de las ostras, mejillones, frutos secos y la levadura de cerveza, entre otros.

Los vegetales contienen menor cantidad de hierro que las carnes y los pescados. Por este motivo, si nuestra dieta es más vegetariana que carnívora, debemos tomar alimentos que contengan vitamina C, ya que mejora la absorción del hierro de los vegetales. Estos alimentos son, entre otros, las naranjas, el brócoli, coliflor, col, mandarina, fresa, piña, lima y limón.

Nuestro médico, si así lo creyera conveniente, puede recetarnos algún medicamento en el caso de necesitar un aporte extra de hierro, cosa que frecuentemente ocurre durante el embarazo. De cualquier forma, la mejor manera de tomar hierro es siguiendo una dieta adecuada y equilibrada, sin carencias, teniendo especialmente presente que la mujer es muy susceptible a los 'bajones' que derivan de una alimentación deficiente.

 

VER MÁS SOBRE DIETAS >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar