Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

PARA LOGRAR UNAS MANOS SOÑADAS...

Las manos son una herramienta de trabajo incansable. Comen, beben, fuman... y meten el dedo en casi todas nuestras actividades cotidianas; tocan y retocan, gesticulan, golpean, pellizcan, acarician... Es difícil tener las manos quietas. Siempre a la vista y expuestas a los efectos de todo tipo de agentes externos, se muestran más vulnerables a ellos que el propio rostro. Y delatan el paso del tiempo tanto como el cuello o el contorno de los ojos.

 

Cuidados

Tener las manos limpias no es suficiente para poder mostrarlas con orgullo. Las manos revelan nuestra personalidad, y hasta nuestra profesión. En oriente, simbolizan el alma de la persona y sus cuidados son todo un rito. En occidente, son una tarjeta de presentación y siempre deben estar en perfecto estado de revista.

Su anatomía es muy frágil para todos los cometidos que han de desempeñar. La parte superior de las manos se encuentra bastante desprotegida por la baja concentración de glándulas sebáceas y sudoríparas que posee.

El frío, el sol, los lavados frecuentes y el contacto con detergentes u otras sustancias, deterioran rápidamente el aspecto de la piel y las uñas. El proceso de envejecimiento se acelera aún más con la falta de protección y los pocos e irregulares cuidados que se les prestan.

A veces las manos envejecen antes que el rostro porque se les han negado los cuidados y la protección que necesitaban durante demasiado tiempo. A partir de los 35 años, suele iniciarse el proceso de envejecimiento, que en muchos casos va unido a la aparición más o menos visible de manchas de color marrón.

Al principio apenas se notan, pero van multiplicándose con el paso del tiempo y haciéndose cada vez más evidentes. La acción repetida de los rayos ultravioleta es la causa definitiva para el desarrollo de este defecto de los melanocitos. Hasta ahora, las cremas de manos sólo se preocupaban de hidratar y proteger.

Soluciones

Recientemente, se han lanzado productos especializados en combatir su envejecimiento y capaces de aclarar progresivamente las manchas. Eso sí, la aplicación debe hacerse de manera regular. A las cuatro semanas de uso se empieza a observar algún resultado, justo el tiempo que tarda la piel en realizar el ciclo completo de renovación celular.

Algunos centros de belleza están empezando a incluir en sus cartas de tratamientos, programas específicos para el cuidado de estos problemas. La manicura ha pasado a ser un gesto de higiene en profundidad que la mujer realiza en casa o en la peluquería.

Estos nuevos servicios se ocupan de regenerar el tejido de las manos, eliminar las células muertas y aclarar las manchas con activos específicos.

La cirugía para la belleza de las manos se practica muy poco. Existe poca demanda y los resultados realmente no merecen la pena. El lifting del dorso de la mano, elimina el exceso de piel y quita las venas abultadas. Se realiza con anestesia local y deja una cicatriz en la muñeca, que queda oculta bajo el reloj o la pulsera.

Algunos cirujanos realizan implantes de grasa para dar un aspecto más joven a la mano, pero a los pocos meses se ha reabsorbido. El peeling químico es la técnica más adecuada para borrar las manchas seniles que cubren la superficie de la mano. El problema es que la piel queda muy sensible y después no se puede exponer al sol.

Buenos Hábitos



1. Una manicura semanal. Es el gesto de higiene básico, que no tiene por qué finalizar obligatoriamente en un maquillaje de uñas. Lo principal es cortar con limpieza las uñas, limarlas en un sólo sentido para no astillarlas y separar las cutículas hacia atrás.
2. Lavados suaves. El mejor jabón es el de glicerina o los jabones líquidos diluidos en agua, porque así irritan menos la piel. El agua del aclarado debe ser abundante y a temperatura ambiente. Para finalizar, un secado cuidadoso y dulce pero exhaustivo.
3. Crema hidratante y masaje. De igual forma que la cara, las manos necesitan una dosis diaria de crema. Se aplica mano sobre mano, mediante un masaje dedo por dedo, que active su circulación, sin olvidar los espacios interdigitales y las uñas.
4. Protección especial. Lavar la vajilla, hacer tareas en el jardín o practicar deportes al aire libre, puede suponer una agresión extra para nuestras manos. Es importante utilizar los guantes apropiados a cada situación y cremas resistentes al agua o con factor de protección solar para evitar que se deterioren.
5. Ejercicios. Unas manos tersas y con las uñas perfectas, pueden perder todo su atractivo si sus movimientos no son ágiles y elegantes. La gimnasia es vital para mantenerlas en forma. Se pueden practicar ejercicios con dos pelotitas de goma o con las bolas chinas de reflexoterapia.
6. Mascarilla nutritiva. Se pueden aplicar las mismas mascarillas que se utilizan para la cara en las manos. Son una excelente medida de urgencia para cuando están cuarteadas o rasposas.
7. Peeling. El dorso de la mano se puede exfoliar cuando su piel presente los primeros indicios de manchas o se muestre excesivamente áspera. Después el completo obligado es un masaje hidratante.
8. Cepillo de uñas. Realizar una limpieza frecuente de las uñas con un cepillo de cerdas suaves, agua y jabón.
9. Esmaltes tratantes. Llevar las uñas maquilladas, da lo mismo un rojo fuego o un brillo transparente, puede agredir las uñas. Los pigmentos de algunas lacas se comen el brillo natural de la uña. Elige esmaltes hipoalérgicos y tratantes, que aporten vitaminas, hidroceramidas u otros activos de tratamiento.
10. Sólo quitaesmaltes suaves. Evita los quitaesmaltes corrosivos, en su lugar emplea productos oleosos o con protectores grasos.

 

VER MÁS SOBRE CUIDADO DE MANOS >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar