Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

CONSEJOS NATURALES PARA CUIDAR LA PIEL DEL CUELLO

El cuello, la barbilla y la línea de la mandíbula son a menudo las primeras zonas que muestran los signos más evidentes del paso del tiempo, y se aconseja que aunque ahora no tengas signos de envejecimiento en esta zona, no pienses: ¡cuándo salgan ya lo haré!, habrás pérdido un tiempo vital. No pierdas un minuto más, utiliza la misma crema hidratante y nutritiva que utilizas para el tratamiento facial acabando la aplicación o masaje facial en el cuello y escote. Esta zona necesita hidratación y el cuidado especial de productos específicos.

 

 

Aparte de los productos específicos, deberemos tener cuidado con la dieta, es de mucha importancia lo que comemos y para evitar signos de envejecimiento es importante que aumentes el aporte de Vitamina E, presente en la leche, los huevos, arroz integral, legumbres, frutos secos, … esta vitamina sufre un serio desgaste en las mujeres que se aproximan a la menopausia.

Si tu edad oscila entre los 18 y 25 años no hace falta que utilices la crema específica de cuello, pero eso sí, la crema facial que utilices siempre trabájala también en tu cuello y escote, trabajando a la vez los ejercicios.

Si tu edad sobrepasa los 25 años, deberías empezar a utilizar la crema específica, que hagas una dieta rica en Vitamina E y practiques los ejercicios 3 veces a la semana como mínimo.

Estas edades son un dato de orientación y pueden ser un tanto relativas, ya que hay pieles jóvenes con problemas de envejecimiento prematuro (mala dieta, exposiciones exageradas al sol...) y pieles más maduras tersas, frescas y muy bien cuidadas.

Las cremas recomendadas a continuación son muy nutritivas y fáciles de preparar:

Crema nutritiva de leche y miel

- 500 ml. de leche
- 500 ml. de miel líquida
- 1 clara de huevo
- 6 gotas de esencia de menta

Se bate la clara de huevo y sin dejar de hacerlo se añaden la miel, la leche y por último, la esencia de menta.

Mascarilla de albaricoque y almendra

- 2 cucharadas de aceite de almendras
- 2 cucharadas de lanolina
- una cucharada y media de aceite de albaricoque
- 2 cucharaditas de vinagre de sidra

Se calienta la lanolina hasta que se funda y luego se le añaden los aceites. Cuando los ingredientes estén bien mezclados, se incorpora el vinagre de sidra. Se retira el preparado del fuego y no se deja de remover hasta que se haya enfriado.

Infusión tónica a las hierbas

- 50g. de hojas de perejil fresco
- 50g. de romero fresco
- medio litro de leche

Se trituran el perejil y el romero y se vierte la leche hirviendo sobre ellos. Se deja reposar el preparado y luego se filtra. Esta infusión se aplica con la ayuda de un algodón, mediante suaves toques.

La aplicación de la crema de cuello debe ser: Con un masaje suave que se inicia desde la base del cuello hasta la barbilla.
Suaves palmoteos en el doble mentón.
Es importante que no pellizques la piel ni la estires bruscamente.

Ejercicios

Los ejercicios para el cuello son importantes tanto para la salud como para la estética, pues están indicados para reforzar y dar elasticidad a toda la musculatura de la zona cervical y dorsal alta, cuyos músculos acumulan tensiones con facilidad, mejoran la movilidad en toda esta región así como la circulación sanguínea y linfática. Son unos ejercicios sencillos y se pueden realizar a cualquier hora del día. Realiza movimientos rotatorios en un sentido y en el otro, es decir, a izquierda primero y luego a derecha.
Mueve la cabeza hacia un lado y hacia otro, efectuando el gesto de "no". Se inspira profundamente con la cabeza erguida, y se expira con cada movimiento lateral. Realízalo de tres a cinco veces.
Mantener la espalda muy erguida, y mover el cuello hacia delante y hacia atrás, realizando el gesto de "si". Inspira cuando la cabeza esté erguida y expira el aire cuando realices el movimiento, es decir, cuando inclines o subas la cabeza. Repite de tres a cinco veces el movimiento.

 

VER MÁS SOBRE CUIDADOS PARA EL CUELLO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar