Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas

PROBLEMAS COMUNES DE LA PIEL

Un grano, un eccema o una mancha, los problemas pueden venir solos o acompañados. La piel es un órgano vivo y como tal se manifiesta con una serie de signos y señales de alarma que nos ponen alerta cuando algo no va bien.

 

Eccema
Es una dermatitis con descamación irritativa o signos de piel sensibilizada. Bajo este nombre se cobijan un montón de afecciones con distinto origen y diferente solución. Desde el eccema de contacto al microbiano o el atópico. Es un problema con un diagnóstico complicado que sólo los alergólogos y los dermatólogos pueden tratar.

Herpes
La vulgar “calentura” o herpes simple se suele localizar en la zona mentolabial y dura aproximadamente una semana. Existen pomadas especiales capaces de resolver la sintomatología del problema, y que por supuesto deberán ser recomendadas por el dermatólogo.

Más grave y de más duración, es el virus del “herpes zóster” que abarca otras zonas del cuerpo y se acompaña de fuerte dolor y quemazón. La única solución eficaz consiste en tomar un tratamiento antivírico por vía oral en las primeras 72 horas de haber aparecido las primeras lesiones sobre la piel.

El zóster suele aparecer en el costado y en el hombro, aunque también puede darse en otras zonas: orejas, genitales o incluso los ojos pudiendo degenerar en ceguera si no se trata a tiempo. Es muy importante una visita urgente al dermatólogo dada su gravedad y las secuelas que puede dejar.


Hongos
Son parásitos vegetales que se contagian en ambientes húmedos, cálidos y oscuros. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque los pies son su localización preferida. Se suelen transmitir en duchas públicas, piscinas, etc. El tratamiento consiste en antifúngicos tópicos y orales.

Acné
Inflamación causada por la secreción excesiva de las glándulas sebáceas debido a factores hormonales, genéticos, psicológicos, etc. Se caracteriza por la aparición de comedones (puntos blancos y negros) y pápulas. En estados muy agudos pueden aparecer pústulas, quistes y cicatrices profundas. Además de un tratamiento específico, la solución requiere una higiene con productos antisépticos.

Manchas
Se trata de un problema de hiperpigmentación persistente en zonas concretas motivado por un número excesivo de melanocitos. La raíz del problema es muy diversa, pueden intervenir factores hereditarios, embarazos, reacciones alérgicas, fármacos, etc. Aunque generalmente, la causa es el exceso de sol sin la protección adecuada.

Deshidratación
El contenido en agua del organismo disminuye con la edad. En la piel, el estrato córneo actúa como barrera frente a la pérdida de agua interior. El estado normal de hidratación depende de tres factores: la velocidad de llegada del agua al estrato córneo desde las capas más profundas de la piel, su velocidad de evaporación y el poder de retención del estrato córneo.

Una piel bien hidratada contiene alrededor de un 10% de agua. En un cutis joven alcanzará hasta el 13% y con la edad puede llegar a disminuir hasta el 7%. Blank demostró que la deshidratación aumenta la rugosidad de la piel.


Arrugas
Son los signos visibles de la edad y el envejecimiento. Se dividen en dos tipos: pliegues de expresión y arrugas profundas. Las primeras se originan debido al desgaste producido en una zona determinada por un gesto repetido con frecuencia. Las segundas están motivadas por la pérdida progresiva de sustancias básicas para el metabolismo cutáneo en sus capas más profundas.

Flacidez
Con el paso del tiempo, la piel disminuye de grosor, perdiendo elasticidad y firmeza. La falta de tersura se manifiesta como una relajación del tono cutáneo y muscular. Sus zonas de preferencia son: el contorno del óvalo (doble mentón), los párpados caídos y las bolsas de ojos.

Es un síntoma más del envejecimiento y la deshidratación. Suele estar asociada también a otras alteraciones y carencias de la piel. El resultado es que los tejidos grasos ceden a la ley de la gravedad y se van descolgando al mismo tiempo que se va perdiendo sujeción.


Couperosis
Manchas rosadas que aparecen en la cara (mejillas, nariz, etc.) como síntoma de sensibilidad en las pieles finas. En realidad, se trata de telangiectasias, pequeñas redes de venas con aspecto de arañitas que se transparentan y se observan a simple vista.

Lunares
Tumores de intensa pigmentación que en general no presentan ninguna importancia, pero que necesitan una urgente consulta con el dermatólogo si cambian de tamaño y color.

 

VER MÁS SOBRE CUIDADOS DEL ROSTRO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Quienes somos | Politica de privacidad | Affiliados | Site Map | Ayuda | Contacto |

Derechos reservados 2017, ConsejosParaMujeres.com.ar - Permitido su uso citando la fuente y link a www.consejosparamujeres.com.ar